¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Petición: Que la crisis de ISIS no coarte la libertad de expresión en Japón

kazuhiro soda

Kazuhiro Soda; imagen cortesía de Kazuhiro Soda.

Una declaración en línea a favor de la libertad de expresión en Japón iniciada por periodistas el 31 de enero, había conseguido más de 1,000 firmas hasta el momento de la publicación del original de este artículo.

La declaración, llamada “Una declaración en contra de la moderación” (“翼賛体制構築に抗するという「声明」”) fue redactada por Kazuhiro Soda, un documentalista japonés con residencia en Nueva York.

La declaración, y solicitud de firmas, tuvo lugar durante la reciente crisis de los rehenes a la que se enfrentó Japón a finales de enero. El violento grupo militante ISIS amenazó con matar a los ciudadanos japoneses Haruna Yukawa y Kenji Goto si el gobierno japonés no pagaba un rescate de 200 millones de dólares.

Yukawa y Goto fueron asesinados por ISIS.

Soda y otras personas pertenecientes a los medios de comunicación se alarmaron después de que cualquier crítica contra el enfoque del gobierno japonés para resolver la crisis fuera recibida con duras recriminaciones, tanto en los medios sociales como desde el propio gobierno. Los llamados a la “moderación” les hicieron recordar a Soda y otros, la atmósfera en Japón en tiempos de guerra, donde disentir no estaba permitido en absoluto. 

Ante esto, Soda redactó y publicó la siguiente declaración, publicada en este blog, instando a sus lectores con ideas afines, muchos de los cuales son periodistas, escritores, cineastas y comentaristas, a firmar la declaración mediante correo electrónico a:

hanyokusan@gmail.com

声明文(案)

私たちは「ISIL」による卑劣極まりない邦人人質惨殺事件を強く非難し、抗議するものである。また、この憎しみと暴力の連鎖の帰結として起きた事件が、さらなる憎しみや暴力の引き金となることを恐れている。
同時に、事件発生以来、現政権の施策・行動を批判することを自粛する空気が日本社会やマスメディア、国会議員までをも支配しつつあることに、重大な危惧を憶えざるを得ない。
「このような非常時には国民一丸となって政権を支えるべき」
「人命尊重を第一に考えるなら、政権の足を引っ張るような行為はしてはならない」
「いま政権を批判すれば、テロリストを利するだけ」
そのような理屈で、政権批判を非難する声も聞こえる。
だが、こうした理屈には重大な問題が潜んでいる。
まず、実際の日本政府の行動や施策が、必ずしも人質の解放に寄与するものとは限らず、人質の命を危うくすることすらあり得るということだ。であるならば、政府の行動や施策は、主権者や国会議員(立法府)やマスメディアによって常に監視・精査・検証され、批判されるべき事があれば批判されるのは当然の事であろう。
また、「非常時」であることを理由に政権批判を自粛すべきだという理屈を認めてしまうなら、原発事故や大震災などを含めあらゆる「非常時」に政権批判をすることができなくなってしまう。たとえば、日本が他国と交戦状態に入ったときなどにも、「今、政権を批判すれば、敵を利するだけ」「非常時には国民一丸となって政権を支えるべき」という理屈を認めざるを得なくなり、結果的に「翼賛体制」の構築に寄与せざるを得なくなるだろう。
しかし、そうなってしまっては、他国を侵略し日本を焼け野原にした戦時体制とまったく同じではないか? 70数年前もこうして「物言えぬ空気」が作られ、私たちの国は破滅へ向かったのではなかったか?
実際、テレビで政権批判をすると、発言者や局に対してネットなどを通じて「糾弾」の動きが起こり、現場の人々に圧力がかかっている。
問題なのは、政権批判を自粛ないし非難する人々に、自らがすでに「翼賛体制」の一部になりつつあるとの自覚が薄いようにみえることである。彼らは自らの行動を「常識的」で「大人」の対応だと信じているようだが、本当にそうであろうか?私たちは、今こそ想像力を働かせ、歴史を振り返り、過去と未来に照らし合わせて自らの行動を検証し直す必要があるのではないだろうか?
日本国憲法第21条には、次のように記されている。
「集会、結社及び言論、出版その他一切の表現の自由は、これを保障する」
日本国憲法第12条には、次のようにも記されている。
「この憲法が国民に保障する自由及び権利は、国民の不断の努力によって、これを保持しなければならない」
私たちは、この日本国憲法の精神を支持し尊重する。そしてこの精神は、「非常時」であるときにこそ、手厚く守られ尊重されなければならないと考えている。
なぜなら「非常時」にこそ、問題の解決のためには、様々な発想や見方、考え方が必要とされるからである。
私たち言論・表現活動に携わる者は、政権批判の「自粛」という悪しき流れに身をゆだねず、この流れを堰き止めようと考える。誰が、どの党が政権を担おうと、自身の良心にのみ従い、批判すべきだと感じ、考えることがあれば、今後も、臆さずに書き、話し、描くことを宣言する。

Declaración

Como firmantes de esta declaración, todos protestamos y condenamos enérgicamente el cobarde asesinato de los japoneses Kenji Goto y Haruna Yukawa perpetrado por ISIS.

Nos preocupa que lo que hasta ahora ha sido una pauta de intensificación de la violencia pueda desencadenar incluso más violencia y crueldad. 

Al mismo tiempo, a medida que se han desarrollado los acontecimientos en las últimas semanas, ha habido una fuerte presión social en Japón a fin de que los locutores y otras figuras de los medios de comunicación practiquen la “moderación” (“自粛”, o jishuku) y eviten cualquier crítica sobre cómo ha manejado el gobierno la crisis de los rehenes. Esta presión social se ha extendido hasta el punto de que se ha intentado controlar cómo los miembros elegidos del Parlamento cuestionan la política del gobierno.

Este nivel de control del discurso público es sumamente preocupante para nuestra sociedad democrática en Japón.

“En tiempos tan extremos es importante que cada japonés apoye incondicionalmente las políticas del gobierno.”

“Si valora la vida humana, jamás debe intentar obstruir al gobierno.”

“Si critica al gobierno en este momento, solo estaría apoyando e incitando al terrorismo.”

Siguiendo esta lógica, los ataques se realizan contra las críticas a la gestión de la crisis de los rehenes de ISIS por parte del gobierno de Abe. Sin embargo, esta lógica oculta un problema más grande.

En primer lugar, las políticas y acciones reales del gobierno japonés no contribuyen necesariamente a resolver la crisis de los rehenes.

E incluso si las políticas fueran siempre beneficiosas, resulta lógico que el electorado, los legisladores elegidos y los medios de comunicación monitoreen, examinen y evalúen cuidadosamente las políticas y actividades del gobierno. 

Además, si usamos el argumento de las “circunstancias extremas” (非常時) para pedir “moderación” al criticar las políticas del gobierno, entonces también deberían incluirse circunstancias extraordinarias como accidentes nucleares, grandes terremotos y otros desastres naturales. 

Otro ejemplo. Si Japón entrara en un conflicto armado con otra nación, utilizando la lógica actual de la “moderación”, podría establecerse el siguiente argumento: “En este momento, cualquier crítica contra el gobierno solo sirve para ayudar a la causa del enemigo. En tiempos extremos como este, la política nacional debe unirse en una sola para apoyar al gobierno.”

Cuando Japón participó en la Segunda Guerra Mundial, se utilizó esta misma lógica para imponer el concepto de la “moderación” en la sociedad japonesa y así acallar las discrepancias.

Durante esos años de gobierno militar en Japón, ese concepto tenía un nombre: 翼賛体制 o yokusan taisei, un “sistema de apoyo” de los objetivos del gobierno japonés en la guerra.

Al aceptar la “moderación”, ¿no estamos adoptando como sociedad el pensamiento de guerra que le permitió a nuestra nación invadir otros países y que finalmente convirtió a Japón en un páramo calcinado y ennegrecido?

Mediante la creación de temas tabú, ¿acaso no estamos conduciendo a nuestro país a la ruina otra vez?

De hecho, sabemos que existen recientemente casos reales en los que expertos o locutores critican al gobierno y, como reacción, una multitud de voces en Internet y otros medios de comunicación surgen con rapidez para culpar a las voces disidentes y presionarlas a que se callen.

El problema es que aquellos que no dudan en atacar cualquier crítica contra las políticas del gobierno apenas son conscientes de que ellos mismos se hallan en la vanguardia de un nuevo e incuestionable “sistema de apoyo” (翼賛体制, “yokusan taisei”) al gobierno japonés. 

Para aquellos que piden “moderación”, todo es una cuestión de “sentido común” y “actuar como adultos”. ¿Pero realmente es así?

¿No es de vital importancia que utilicemos nuestra imaginación para comparar lo que ocurrió en el pasado con lo que puede ocurrir en el futuro?

El artículo 21 de la Constitución japonesa dice:

Se garantizan la libertad de reunión y de asociación así como la libertad de expresión, de prensa y de otras formas de expresión.

El artículo 12 de la Constitución japonesa reza:

Las libertades y derechos garantizados en esta Constitución se mantendrán con el constante empeño de las personas, quienes se abstendrán de cualquier abuso de dichas libertades y derechos y serán siempre responsables de su uso para el bienestar público.

Debemos apoyar y conservar el espíritu y la intención de la Constitución japonesa, sobre todo en estos “tiempos extraordinarios”. Debemos aferrarnos firme y protectoramente al espíritu de la Constitución, la cual garantiza el derecho a expresar nuestras opiniones con libertad.

Debemos hacerlo porque cuando vivimos como sociedad circunstancias extraordinarias, necesitamos escuchar una variedad de perspectivas distintas sobre cómo solucionar el problema. Esta forma de pensar debería ser primordial. 

Nosotros, como personas que ejercemos nuestro derecho a la libre expresión, ahora declaramos nuestra oposición a toda costa a la amenaza de conformarse con la “moderación” y evitar criticar al gobierno.

No importa qué partido lleve las riendas del gobierno, todos y cada uno de nosotros seguiremos nuestra conciencia. Nos comprometemos personalmente a no dudar nunca sobre lo que escribimos, hablamos, dibujamos o creamos.

Todo el mundo puede firmar la declaración si envia un correo electrónico a hanyokusan@gmail.com

Soda y los demás organizadores de la declaración piden que los que firmen lo hagan con su nombre real.

Por ahora hay 1,000 firmantes, incluyendo a:

  • Ryuichi Sakamoto
  • Tatsuru Uchida
  • Hirokazu Kore-eda
  • Keiko Tsuyama
  • Oriza Hirata
  • Tatsuya Mori
  • Kazuo Hara
  • Mad Amano
  • Koichi Nakano
  • Rika Kayama
  • Shinji Miyadai
  • Setsu Kobayashi
  • Shigeaki Koga
  • Karin Amamiya
  • Hajime Imai
  • Susumu Shimazono
  • Mayumi Taniguchi

Estaba  programada una conferencia de prensa el lunes 9 de febrero, de 5 a 6 p.m. en la sala B 104 de la Cámara de Consejeros en Tokio.

Para más información: http://hanyokusan.blogspot.jp/2015/02/blog-post.html

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.