¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Reacciones en Irán a la última filtración de Snowden sobre el hackeo de tarjetas SIM

El tuitero @AmirMehrabian publicó esta foto a favor del software libre y en contra de American Products y la NSA el 11 de febrero, aniversario de la Revolución Islámica en Irán.

El tuitero @AmirMehrabian publicó esta foto a favor del software libre y en contra de American Products y la NSA el 11 de febrero del 2014, aniversario de la Revolución Islámica en Irán.

El ministro iraní de Tecnologías de la Información y la Comunicación, Mahmoud Vaezi, ha asegurado que su ministerio está investigando las tarjetas SIM de sus proveedores de telefonía móvil para comprobar que no son vulnerables a ser hackeadas por agencias británicas o estadounidenses. Estas declaraciones son su reacción al informe publicado por The Intercept sobre los documentos proporcionados por el informante de la NSA, Edward Snowden, en los que se revelaba que espías norteamericanos y británicos hackearon los ordenadores internos de Gemalto, el mayor productor de tarjetas SIM del mundo.

El informe también indica que Irán se encuentra entre los países seleccionados para la extracción de datos en 2010. El GCHQ controló regularmente los correos electrónicos de los empleados del segundo proveedor de telefonía móvil, MTN Irancell. Los controles del gobierno británico buscaban en estos correos términos técnicos que pudieran permitir una inspección más profunda de cuentas individuales que condujeran a cuentas más generales de empresas. The Intercept explicó: 

In its key harvesting “trial” operations in the first quarter of 2010, GCHQ successfully intercepted keys used by wireless network providers in Iran, Afghanistan, Yemen, India, Serbia, Iceland and Tajikistan…..GCHQ harvested the emails of employees of hardware companies that manufacture phones, such as Ericsson and Nokia; operators of mobile networks, such as MTN Irancell and Belgacom; SIM card providers, such as Bluefish and Gemalto; and employees of targeted companies who used email providers, such as Yahoo and Google. During the three-month trial, the largest number of email addresses harvested were those belonging to Huawei employees, followed by MTN Irancell.

En sus operaciones «experimentales» de recolección de claves del primer trimestre de 2010, el GCHQ interceptó claves utilizadas en proveedores de redes inalámbricas de Irán, Afganistán, Yemen, India, Serbia, Islandia y Tayikistán… El GCHQ consiguió correos de empleados de empresas de material informático como Ericsson y Nokia, de operadores de telefonía móvil como MTN Irancell y Belgacom, de proveedores de tarjetas SIM como Bluefish y Gemalto, y de empleados de compañías seleccionadas que utilizaban servicios de correo electrónico como Yahoo y Google. Durante los tres meses de pruebas, el mayor número de direcciones de correo electrónico obtenidas fueron las pertenecientes a empleados de Huawei, seguida de MTN Irancell.

Este documento interno del GCHQ revela que Irancell, el segundo proveedor de telefonía móvil de Irán fue seleccionado para la extracción de datos en 2010.

Este documento interno del GCHQ revela que Irancell, el segundo proveedor de telefonía móvil de Irán fue seleccionado para la extracción de datos en 2010. Foto de The Intercept.

En su primera respuesta a estas revelaciones, el 25 de febrero, Vaezi pidió a los iraníes por medio de la semioficial Agencia de noticias Fars, que utilizaran sus teléfonos móviles solo cuando fuera necesario, y recurrieran a sus líneas fijas para la mayor parte de sus comunicaciones. El ministro también se aseguró de recordar a los iraníes que este tipo de interferencias por parte del gobierno norteamericano son hechos ordinarios «en la época en que vivimos», aludiendo a la situación de la seguridad mundial posterior a las revelaciones de Snowden sobre la NSA. Vaezi fue aún más lejos:

We were even witness to the news that the German Chancellor's mobile was subject to American surveillance. It is within this context that we have been made aware of another important issues, and next to operators all over the world, Iranian cell phone operators have been subject to SIM card hacks.

Hemos sido testigos de la noticia de que incluso el teléfono móvil de la canciller alemana era objeto de vigilancia por parte de EE. UU. Es dentro de este contexto que se nos han dado a conocer otros importantes asuntos, y al igual que otros operadores de todo el mundo, los operadores iraníes de telefonía móvil han sido víctimas del hackeo de tarjetas SIM.

El ministro aseguró a los iraníes que mientras estas amenazas a la seguridad nacional afecten al ámbito de su ministerio, siempre habrá presupuesto para combatirlas. Explico que en los pasados seis meses se ha destinado un presupuesto de 200 000 millones de tomanes (unos 700 millones de dólares) para garantizar que las tecnologías iraníes de comunicaciones eran seguras ante injerencias extranjeras. 

Irán también trabaja en la implementación de numerosas plataformas locales de Internet para medios sociales, correo electrónico y motores de búsqueda, en un esfuerzo por nacionalizar la Red iraní. Aunque no está claro si se está creando una Internet nacional con la intención final de aislar a los iraníes de la Red mundial, las promociones y lanzamientos recientes de buscadores nacionales como http://www.gorgor.ir/ inciden en estas prácticas. Irán ha aprovechado las revelaciones de Snowden, y concretamente la parte que afecta a los operadores iraníes de telefonía, para reforzar sus argumentos a favor de una Internet nacional.

Eslóganes a favor del software libre y contra la vigilancia en el aniversario de la Revolución Islámica

Vaezi insistió que a la vista de los pirateos de tarjetas SIM, los iraníes deberían «utilizar plataformas de medios sociales móviles locales tanto como sea posible, ya que estas plataformas están albergadas dentro del país». No obstante, estas precauciones son fútiles frente al pirateo extranjero de dispositivos de fabricación también extranjera, como las tarjetas SIM, y de las operaciones centrales de comunicación de Irán.

Tampoco se incluyen en la respuesta nacional a los hackeos de la NSA las actividades de vigilancia de Irán sobre sus propias comunicaciones, dirigidas sobre todo a sus ciudadanos. La naturaleza ubicua de las prácticas estatales de vigilancia sobre los ciudadanos iraníes ha acabado por formar parte de los medios tradicionales, sobre todo tras la revelación de julio de 2013, cuando se instalaron escuchas telefónicas en la oficina del parlamentario Ali Motahari. Igualmente, Abbas Salehi, actual subsecretario de Cultura de la administración de Rohuani y jefe de la Agencia Atómica Iraní, escribió en el diario Khorasan que «la vigilancia está tan extendida en la sociedad que ni las líneas fijas, ni los teléfonos móviles, ni los buzones tienen privacidad (…) En las reuniones, durante las conversaciones importantes, los teléfonos móviles suelen estar apagados o se dejan fuera».

A este asunto se aludió durante el «Día en que Contraatacamos» de 2014, cuando se pidió al gobierno de EE. UU., y a otros gobiernos de todo el mundo, transparencia y responsabilidad en sus operaciones de inteligencia, a la luz de las revelaciones de Snowden. No obstante, las actividades de espionaje de Estados Unidos e Irán pueden enmarcarse en la creciente guerra digital en la que ambos países están inmersos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.