¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Así planta cara el grupo guatemalteco ‘Las Poderosas’ a la violencia contra las mujeres

Naciendo

“Naciendo” es la nueva propuesta teatral de Las Poderosas. Imagen facilitada por el grupo y publicada con permiso.

A partir de procesos de recuperación y empoderamiento, el colectivo guatemalteco Las Poderosas da una respuesta contundente a la violencia de género a través del teatro. Sus obras y sus labores, expandidas en las redes sociales y en la región desde 2008, luchan por la expansión de la igualdad y contra la violencia por razón de sexo. De este modo, a través de obras y de testimonios, Las Poderosas se enfrentan a desigualdades profundas en un país desgarrado por la violencia de género. Para estas mujeres, el teatro es una forma de sanar, de denunciar, de comunicar y de concientizar en un país en el que, según los datos de ONU Mujeres “dos mujeres son asesinadas, de media, cada día”.

En conmemoración al Día Internacional de la Mujer, presentamos las iniciativas del colectivo como parte de un acercamiento a los distintos modos de lucha por la igualdad hechos por y para las mujeres en la región latinoamericana.

El grupo se formó a partir de una experimentación teatral dentro de la filmación del documental “Hoy puedo ser” del argentino Marco Canale. A partir de la experiencia, este grupo de mujeres se dedicó a explorar de lleno el poder de los testimonios y de la exploración en grupo del mundo de las emociones. Sin embargo, el punto central de su trabajo se basa en hacer visibles las distintas formas de violencia, de las más evidentes a las más silenciosas, que se esconden en la cotidianidad y que pueden verse tan solo cuando se observan en colectivo. El blog Heroínas da cuenta de la historia de Las Poderosas y señala los aspectos más importantes de su trabajo y de su historia:

El gusanito del teatro invadió las entrañas de estas siete mujeres y sus hijos, que decidieron continuar con el montaje escénico y hacer presentaciones a lo largo y ancho de Guatemala. […] De las vueltas del destino y de un sueño que tuvo Lesbia Téllez [una de las participantes] en el cual, estas supervivientes se veían sobre el escenario vestidas de luchadoras, nace “Las Poderosas”. Una compañía de teatro sin parangón que tiene como propósito, sanar a aquellas personas que han sido objeto de la violencia mediante la catarsis y el espacio creativo que ofrece el teatro. […] Cuando se les pregunta qué significa para ellas el teatro, esta “Liga de la Justicia” de siete heroínas […] no dudan en asegurar que ha sido su salvación y el motor de cambio de sus vidas.

El “trailer” del colectivo muestra un poco más de la forma y el estilo del trabajo sobre las tablas. En el video pueden verse las integrantes de Las Poderosas compartiendo parte de sus propios testimonios:  

Mi marido me mandó matar. Me dispararon al corazón. Perdí mi brazo, pero hice justicia.

Parte del trabajo de Las Poderosas es también el trabajo comunitario con mujeres de distintas regiones dentro y fuera de Guatemala, en el que se busca destacar el problema de la violencia y dar con soluciones a través del intercambio de testimonios. Un ejemplo de estas labores fue su participación en las celebraciones del Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres, con “cerca de 60 mujeres procedentes de 8 municipios del Departamento [guatemalteco] de Sololá, algunas de ellas lideresas y sobrevivientes de violencia”.

En su trabajo más reciente, “Naciendo”, el grupo profundiza en las visiones de las distintas caras de la violencia y de su presencia en las raíces mixtas de Guatemala y en la dolorosa guerra que ha marcado al país,cuyos muertos superan los 250.000. Pero de modo más profundo, esta nueva propuesta abre conversaciones sobre el cuerpo, el sexo, y más importante aún, la búsqueda interna:

Naciendo Poderosas

Extracto de “Naciendo”. Publicada con permiso.

[“Naciendo”] nace de una investigación sobre nuestra sexualidad, nuestro origen y la guerra. Hablamos con nuestras madres, con nuestras hijas, con nuestras nietas y con mujeres sobrevivientes del conflicto armado, buscando las huellas de nuestra historia, de nuestro país, la historia de nuestros cuerpos.¿Qué es lo que vivimos? ¿Qué estamos por vivir?

Hacer esta obra, recordar, tratar de entender las sombras y la luz, nombrar, cantar o hablar sobre cómo hacemos el amor, fue una forma de mirar a los ojos ese camino tan ancho que cada una de nosotras guarda adentro.

Mirarlo como si fuera un río.

Es el lugar desde el que estamos naciendo.   

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.