¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Estudiantes de Ámsterdam exigen reformas y crean “La Nueva Universidad”

Students occupying the Bungehuis . Photo from http://newuni.nl/

Estudiantes en plena ocupación del edificio Bungehuis, en la Universidad de Ámsterdam. Foto extraída del sitio newuni.nl, con permiso.

Un grupo de estudiantes y manifestantes que se movilizan con el nombre de De Nieuwe Universiteit (“La Nueva Universidad”) ocuparon el edificio conocido como Bungehuis, del área de Humanidades de la Universidad de Ámsterdam (UvA). Protestan en contra de un recorte presupuestario previsto para el departamento de humanidades de esa universidad.

El sitio neerlandés NLTimes informó que la protesta tiene dos aspectos:

… the occupation of the Bungehuis on Spuistraat by members of the De Nieuwe Universiteit organization and a demonstration by members of the Humanities Rally, an organisation which previously planned a student march and rally. A group of approximately 20 people barricaded themselves in the building beginning at 4:30 a.m., leaning out of windows, dangling banners and occasionally throwing confetti onto the masses gathered at the door.

(…) por un lado, la ocupación del edificio Bungehuis, en la calle Spuistraat, por parte de miembros de la organización De Nieuwe Universiteit y, por el otro, una manifestación por parte de miembros de Humanities Rally, un grupo que ya había organizado una concentración y marcha estudiantil. A partir de las 4.30 de la mañana, un grupo de unas 20 personas bloquearon el acceso al edificio, mientras se asomaban por las ventanas, colgaban carteles y, de tanto en tanto, arrojaban papel picado a la multitud reunida afuera.

Pero, ¿cómo comenzó todo?

El vocero de Humanities Rally, Tivadar Vervoort, comentó a NLTimes que las protestas se originaron a raíz de que “el Consejo Administrativo de la Universidad presentara un plan para el 2016″ que “implica la fusión de varias carreras de grado (como Filosofía, Historia, Literatura Holandesa y Literatura Inglesa) en un único programa de Artes Liberales”.

La fusión responde a un modelo de asignación de recursos según la cantidad de estudiantes que se gradúan por facultad. Así como la cantidad de graduados de la facultad de Humanidades se ha reducido en los últimos años, también se ha reducido el presupuesto para ese departamento.

Para hacer frente a esta situación, los estudiantes se inspiran en las generaciones previas que buscaban una mayor participación de los estudiantes en asuntos universitarios.

“La Universidad de Ámsterdam cuenta con una historia de participación ciudadana, democratización y protestas”, le dijo a Global Voices Rik Van Eijk, uno de los estudiantes que participan de la protesta.

Van Eijk se refiere los días en los que el Maagdenhuis, el edificio que está ocupado actualmente, estuvo tomado durante cinco días en los años sesenta por estudiantes que exigían un rol más activo en los asuntos de la universidad. En aquel entonces, los directivos y docentes eran los únicos que ejercían el gobierno de la UvA. Según Van Eijk, la situación actual se asemeja en cierto modo a la de aquellos años, aunque ahora el consejo directivo intenta acallar tanto a los estudiantes como a los docentes.

Tanto los docentes como los estudiantes reclamaban un plan que incluyera menos sacrificios. Se crearon distintos grupos de acción a la vez que se prepararon planes alternativos que se publicaron en enero. Sin embargo, según Van Eijk, el Consejo ignoró por completo estos planes. Vervoort, el vocero de Humanities Rally, se adhirió a esta queja.

Como consecuencia se creó el movimiento “Nueva Universidad”, el cual comenzó el 13 de febrero y se sostuvo durante 11 días, hasta que la policía antidisturbios lo disolvió a fines de febrero. En total, hubo 46 manifestantes arrestados que ya fueron liberados. Al día siguiente, se organizó una manifestación más grande, de la que participaron más de 1000 personas, aunque “en mi opinión fueron más”, sostuvo Van Eijk.

Poco después, alrededor de 300 estudiantes y docentes se movilizaron y ocuparon el Het Maagdenhuis, el campus central de la UvA. 

Los manifestantes crearon un sitio de internet en el que se puede ver una transmisión en directo de la ocupación y en el que exponen sus exigencias

1. Democratic election of the university board
2. Change of the allocation model: finance based on input, not on efficiency
3. Cancellation of the current Profiel 2016
4. Referendums per institute and programme about collaboration between the UvA and the VU at the FNWI (Faculty of Science)
5. Fixed contracts instead of flexible staff appointments
6. An open debate about housing costs in relation to budget cuts of reseach and education.
In connection to this: retaining the Bungehuis as UvA-location

The general motivation behind all these demands is discontent with the current ways of management. Top down, efficiency-oriented management damages the very thing a university should revolve around: research and education.

1. Elección democrática del Consejo de la Universidad
2. Cambio del modelo de asignaciones de recursos: financiamiento según ingresos, no según eficiencia
3. Cancelación del plan Profiel 2016 actual
4. Referendos por instituto y por programa acerca de la colaboración entre la Universidad de Ámsterdam (UvA) y la Universidad Libre de Ámsterdam (VU) en la Facultad de Ciencias (FNWI)
5. Puestos de trabajo fijos en lugar de contratos flexibles
6. Debate abierto por los costos de local en relación con los recortes presupuestarios en investigación y educación
En conexión con esto: mantener el Bungehuis como parte de la UvA.

Ingrid Robeyns, del blog Crooked Timber, profundizó:

[The students] are protesting what you could call the increasingly utilitarian or economistic approach to higher education and science policy. I can’t give you all the details in this post, but the story is familiar, and sounds quite similar to what has been happening in the UK (my hunch is that the Netherlands is following the UK’s path, with a few years time lag).

[Los estudiantes] están protestando en contra de lo que se podría llamar un enfoque cada vez más utilitario o economicista en lo que respecta a la educación superior y a las políticas científicas. No les puedo dar todos los detalles en esta publicación, pero la historia es familiar y es muy parecida a lo que ha venido pasando en el Reino Unido (mi impresión es que los Países Bajos están siguiendo el modelo del Reino Unido, con unos años de desfase).

La referencia al caso del Reino Unido no es muy alegre. En noviembre del año pasado, Stefan Grimm, profesor de Toxicología en la Facultad de Medicina de la Escuela Imperial de Londres (Imperial College London) apareció muerto en su casa, en lo parece que fue un suicidio.

Un correo electrónico que envió a sus colegas antes de morir se viralizó rápidamente. Allí, Grimm acusaba a la Universidad de volverse un negocio.

“Esto no es más una universidad sino un negocio con unos pocos en lo más alto de la jerarquía (…) que se están beneficiando exageradamente, mientras que a nosotros nos sacan nuestro dinero” escribió, haciéndose eco de la opinión de Richard Hall, para quien la universidad es una “máquina de ansiedades“.

Se cree que Grimm estuvo bajo una fuerte presión para que justificara su cargo en la Escuela Imperial recaudando los fondos necesarios para proyectos de investigación.

En un correo electrónico que Grimm recibió de un superior de la Escuela Imperial, se puede leer:

I am of the opinion that you are struggling to fulfil the metrics of a Professorial post at Imperial College which include maintaining established funding in a programme of research with an attributable share of research spend of £200k [per annum] and must now start to give serious consideration as to whether you are performing at the expected level of a Professor at Imperial College.

Tengo la opinión de que usted está intentando cumplir con los requerimientos de su puesto como profesor en la Escuela Imperial, que incluyen la tarea de mantener los fondos asignados para un programa de investigación con una imputación para gastos de investigación de £200 000 (USD 307 000) [por año], y que ahora debe de estar pensando seriamente en si su desempeño está al nivel del esperado para un profesor de la Escuela Imperial.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.