¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Budistas protestan contra la construcción de una mezquita en el norte de Tailandia

Protest against the planned construction of mosque in Nan province. Photo from @joe_black317 and  Khaosod, used with permission

Manifestación contra el proyecto de construcción de una mezquita en la provincia de Nan. Foto de @joe_black317 y Khaosod, utilizada con permiso

Unas 800 personas participaron en una protesta contra el proyecto de construcción de una mezquita en Mueang Nan, distrito de la provincia de Nan en el norte de Tailandia. Un monje budista, que representó a los manifestantes, entregó una carta de protesta a un funcionario provincial.

La mayoría de los tailandeses son budistas, mientras que un 5% de la población es musulmana. La mayoría de estos musulmanes vive en el sur del país, anteriormente conocido como el Reino de Pattani. De hecho, algunos grupos musulmanes abogan por la separación de este territorio del resto de Tailandia.

Los manifestantes, que vinieron de Ban Buppharam y otros distritos vecinos, reclamaron que la comunidad musulmana no les consultó sobre el proyecto de construcción de la mezquita. 

La primera audiencia se celebró en enero pero el comité musulmán local no llegó a un consenso sobre esta cuestión. 

El periódico Bangkok Post entrevistó a los aldeanos, que reiteraron que una mezquita no es necesaria en la provincia. El reportaje sostiene que la gente tiene miedo de que pueda haber un “objetivo político o religioso oculto” en la construcción de la mezquita, “lo que podría dar lugar a conflictos y violencia” en otras áreas de Tailandia.

Por otro lado, la zona propuesta para la mezquita se encuentra tan solo a dos kilómetros de un templo budista, lo que no agrada a algunos. En la petición alegan que la mezquita podría producir “contaminación acústica” o que crearía tensión debido a “diferencias en el estilo de vida y cultura”.

El señor Rikkraisak Kanta, de 55 años, le explicó a un medio local sus motivos para oponerse a la mezquita:

Villagers have no problems with Muslims but this protest is because we are not happy with the local (provincial) government that allowed the building of this mosque in a Buddhist community. We should have a public hearing before the construction as this mosque has an impact on our community. If the province continues with the construction, the Nan people will continue the protest.

Los aldeanos no tienen problemas con los musulmanes, sino que protestamos porque no estamos contentos con el gobierno local (provincial) que autorizó la construcción de esta mezquita en una comunidad budista. Debería llevarse a cabo una audiencia pública antes de la construcción dado el impacto que está teniendo en nuestra comunidad. Si la provincia continúa con el proyecto, el pueblo de Nan seguirá protestando.

Un representante musulmán dijo que en la actualidad hay 60 musulmanes en Nan y que deben viajar 130 km hasta otra provincia para profesar su fe. Otro líder musulmán también defendió el proyecto, mencionando el impacto positivo que tendrá en el turismo. Afirmó que “los turistas de provincias vecinas, incluidos los extranjeros y musulmanes, podrán visitar la mezquita, lo que implica un mayor consumo en la región”.

Algunos tailandeses lamentan la muestra de intolerancia hacia otra religión:

Dice que quiere la paz y que no quiere segregación pero lo que está haciendo aquí es el comienzo de la segregación. 

¡Como se esperaba! Los habitantes de Nan piden que no se construya la mezquita. Algunos dicen que la manifestación es política y contra el ejército.

Los actos del monje son un insulto a la religión. Es una bestia. Sus acciones van en contra de las normas que rigen a los monjes.

Esta noticia me aflige: los budistas de Nan en contra de la mezquita.

Ukrit Puengsopha, el gobernador de Nan, trató de lograr el equilibrio. Dijo que en lugar de construir una mezquita permanente, los musulmanes de la provincia podrían empezar por construir una balasah, un lugar temporal de veneración. Y añadió que la comunidad podrá transformarlo en una mezquita más grande cuando haya más musulmanes en la región.

Al igual que otras religiones, el islam está reconocido oficialmente en Tailandia y la población goza de buenas relaciones con países y organizaciones islámicos. No obstante, la amenaza de protestas continuas plantea la cuestión de la ignorancia de la sociedad respecto a las religiones no budistas y el impacto de la intolerancia en el futuro de Tailandia.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.