¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Memory Banda escapó del matrimonio infantil en Malawi, pero su hermana de 11 años no tuvo tanta suerte

Memory Banda, 18, advocates for victims of child marriage with a member of the Malawian Parliament.  Credit: Let Girls Lead

Memory Banda, 18, intercede por víctimas de matrimonio infantil con un parlamentario malauí. Crédito. Let Girls Lead.

Este artículo e informe de radio de Joyce Hackel para The World como parte del proyecto Across Women's Lives (A través de las vidas de las mujeres) apareció originalmente en PRI.org el 12 de marzo de 2015, y se reproduce como parte de un acuerdo para compartir contenidos.

Memory Banda es una de las afortunadas.

Listen to this story on PRI.org »

Esta muchacha de 18 años logró escapar del ciclo que convierte a la mitad de las niñas de su edad en su país del sur de África en novias, y a menudo en madres.

Pero su hermana Mercy no tuvo tanta suerte.

Cuando solamente tenía 11 años, Mercy quedó embarazada durante una ceremonia de limpieza, ceremonia sexual tradicional que tiene por objetivo preparar a las púberes para la condición de mujer y el matrimonio. A Mercy la obligaron a casarse con el hombre que la embarazó, pero el matrimonio no duró. Tampoco el siguiente. Con 16 años, Mercy ya tiene tres hijos y poca educación. Sus sueños de convertirse en profesora deben esperar.

Hace algunos años, Memory conoció Girls Empowerment Network, ONG con sede en Malawi que ha estado tratando durante años que los legisladores aborden el tema del matrimonio infantil. Siendo ella misma apenas una adolescente, Memory consiguió que otras chicas de su aldea se sinceraran. Los talleres de redacción del grupo tuvieron como resultado un extraordinario grupo de testimonios llamado “I Will Marry When I Want To!” (¡Me casaré cuando yo quiera!) con el que Memory y el grupo le dio una perspectiva crucial al debate en Malawi sobre el matrimonio infantil: la de los propios niños.

Memory Banda, on the far right, along with a group of young activists organized by Let Girls Lead. Credit: Let Girls Lead

Memory Banda, a la derecha, junto con un grupo de jóvenes activistas organizadas por Let Girls Lead. Crédito: Let Girls Lead.

Memory cree que los testimonios obligaron a los legisladores a poner fin a la negación de lo difundido que se había vuelto el matrimonio infantil en este país aferrado a las tradiciones. “Los atrapamos”, dice. Siguió hasta convertirse en algo parecido a una activista para una nueva ley que eleve la edad legal de matrimonio en Malawi a los 18 años. Tras cinco años de debate, se aprobó este último febrero.

Ahora, Memory dice que la aplicación de la ley es clave: “Hará una gran diferencia y tendrá un gran impacto, pero solamente si hay mejores maneras de implementar el programa para que se llegue a más y más personas con respecto a la nueva ley”.

Después de todo, el matrimonio de su hermana a los 11 años también era ilegal, pero eso no impidió que se realizara el perjuicio. Memory está exhortando a su hermana a no darse por vencida con sus aspiraciones robadas de ser profesora. “Creo que todavía tiene oportunidad de regresar al colegio”, dice.

Y Memory ve una nueva apertura formándose en la sociedad malauí cuando trata de educar a las niñas acerca de sexualidad y sus derechos. Sabe que su hermana está decidida a no dejar que sus hijos pasen por lo que ella pasó. La hija mayor de Mercy ya tiene cinco años, casi la mitad de la edad que tenía Mercy cuando se casó.

“La niñita sabe por lo que pasó su mamá. Y estoy bastante segura de que también tiene mayores esperanzas para su propio futuro”, dice Memory.

Si quieres ayudar a la lucha de Girls Empowerment Network por la igualdad de género y la justicia en Malawi, o conocer más de su trabajo, puedes ver su sitio web: http://www.genetmalawi.org/

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.