¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Blogger fue multado en Singapur por criticar caso de la ley contra la homosexualidad

Photo of Alex Au from his blog

Foto de Alex Au tomada de su blog

Un blogger de Singapur recibió una multa de S$8,000 (US$5,843), ordenada por la Corte el 5 de marzo de 2015, porque dos años atrás escribió una publicación en un blog en la que supuestamente acusó al Tribunal Supremo de manipular los procedimientos judiciales relacionados con las peticiones contra la Sección 377A, la ley que criminaliza el sexo entre hombres. 

Alex Au Wai Pang es un escritor de 62 años que publica en Yawning Bread. También es un miembro prominente de la comunidad LGBT de Singapur. Alex dijo que apelará la decisión de la corte.

El caso involucra un artículo que escribió Alex titulado “377 complicaciones en los planes mejor trazados de la Corte Suprema”, que aborda el tema del “extraño calendario” de peticiones desafiando la sección 377A en la Corte. Los fiscales dijeron que el artículo “sugería injustamente que el Tribunal Supremo había actuado de manera indebida”, y por lo tanto “se arriesgaba a debilitar la confianza pública en la administración de justicia en Singapur”. La Corte estuvo de acuerdo con la fiscalía y dictaminó que el artículo “cruzó el límite legal y constituyó un desacato escandalizante”.

Alex y sus abogados argumentaron a través de sus alegatos que el artículo no violaba ninguna ley:

The [government] has had to twist Mr Au’s words out of context and to editorialize to impute sinister innuendo into his article where none exists. In so doing, [it] has mischievously ignored the caveats in Mr Au’s article that clearly flag out to his readers that he is theorizing, as opposed to making statements of fact.

El [Gobierno] ha tenido que sacar las palabras del señor Au fuera de contexto y editorializar para adjudicarle insinuaciones siniestras al artículo, cuando en realidad no hay ninguna. Al hacerlo, se han ignorado maliciosamente las advertencias en el artículo del señor Au que claramente alertan a sus lectores que el está teorizando y no haciendo afirmaciones de hecho.

Muchos criticaron la decisión del Attorney General’s Chambers (AGC) de acusar a Alex. Una declaración firmada por 170 personas en diciembre de 2013 describió el caso como una amenaza contra la libertad de expresión:

The AGC’s action, rather than enhancing confidence in the judiciary, might weaken public confidence. It also implies that the public is not allowed to form opinions on judicial processes.

La acción de AGC, en lugar de aumentar la confianza en la justicia, podría debilitar la confianza pública. Esto también implica que el público no tiene permitido formar opiniones sobre procesos judiciales.  

AGC les recordó que la libertad de expresión no es absoluta:

As important as the right to free speech and expression is, the Constitution recognizes that our society as a whole must be safeguarded against statements without basis which injure the reputation of persons or lower confidence in the administration of justice.

A pesar de la importancia que tiene la libertad de expresión, la Constitución reconoce que nuestra sociedad como un todo debe ser protegida de las declaraciones sin base que perjudican la reputación de las personas o que disminuyen la confianza en la administración de justicia.

El caso de Alex es citado por varios grupos políticos como la manifestación más reciente del acoso sistemático sufrido por activistas y críticos del gobierno. Como reacción ante la decisión de la Corte, el Partido Reformista alentó al público a que esté alerta con respecto a sus derechos:

Alex Au has already declared his intention to file an appeal. People we have to unite and fight to keep our rights, those few that we have left, if we are not to lose them for ever.

Alex Au ya ha declarado su intención de apelar. Tenemos que unirnos y pelear por nuestros derechos, aquellos pocos que nos quedan, si no hemos de perderlos para siempre.

Phil Robertson, Director Adjunto de Human Rights Watch en Asia, le recomendó a Singapur que revoque la ley arcaica de “escandalizar a la justicia”. También se mostró disconforme con la decisión de la Corte de condenar a Alex:

Singapore’s courts, like any other public institution, are strengthened, not weakened, by open debate on issues of general concern. The prosecution of Alex Au for speaking out is just one more example of Singapore’s willingness to misuse law to gag its critics.

Las cortes de Singapur, como cualquier otra institución pública, se ven fortalecidas, no debilitadas, por el debate abierto sobre temas de interés general. El proceso judicial contra Alex Au por alzar su voz es un ejemplo más de la disposición de Singapur a usar la ley de manera errónea para acallar las críticas.

Este tema debería darles ánimo a los habitantes de Singapur para aumentar la presión en la demanda por la abrogación de dos leyes de la época colonial: Sección 377A y el delito de “escandalizar a la Corte”. También debería inspirar a los activistas y a otros ciudadanos a ampliar la campaña por una mayor libertad de medios y una mayor protección de los derechos humanos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.