¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La ayuda de una ONG libanesa a refugiados sirios

Screenshot of the ongoing IndieGogo by 'Lebanese for Refugees'

Captura de pantalla de la actual Campaña IndieGogo de “Lebanese for Refugees”.

Todo comenzó en diciembre de 2013 cuando la activista y periodista Carol Malouf fue contactada por la municipalidad de Arsal, situada junto a la frontera norte del Líbano con Siria, para llamar la atención de la gente sobre las malas condiciones en que vivían 400 familias de refugiados sirios. Se los había instalado en “tierra de nadie” y una tormenta de invierno muy severa llamada Alexa estaba por golpear la región. Así fue como nació la ONG “Lebanese For Refugees” (Libaneses por los Refugiados).

Lebanese For Refugees trabaja de la manera tradicional, recaudando dinero a través de donaciones y con la cooperación de varias ONG y organizaciones como el Comité de Ayuda Islámica, la Embajada de EE. UU. en Beirut, la Unión Europea y Foodblessed, entre otras.

Aunque tiene una corta existencia, Lebanese For Refugees ya logró mucho. Según el informe anual enviado a Global Voices Online, recaudó más de 100 000 dólares estadounidenses en tres meses, desde  diciembre de 2013 hasta marzo de 2014, y 20 000 dólares en enero de 2015 a través de la campaña “Para mantenerlos abrigados”. En esta última campaña más de 3 000 personas donaron ropa, zapatos, juguetes, mantas, alimentos y dinero, lo que se tradujo en 22 camiones que distribuyeron la mercadería entre los refugiados de diferentes campos en un mismo día.

The 'Keep them warm' campaign in Hamra on January 10 (Source: Hummus For Thought)

La campaña “Para mantenerlos abrigados” en Hamra el 10 de enero (Fuente: Hummus For Thought)

Además, en sus primeras semanas se entregó nafta diesel a 50 familias (40 litros por familia y por semana) y se gastaron 5 000 dólares por semana en combustible y gas para cocinar en las semanas de invierno de 2013 y 2014. Se repartieron más de 1000 cajas de alimentos y se cubrieron con grava 2000 metros cuadrados de campamento. Además se gastaron 30 000 dólares en ayuda médica que fue distribuida entre los refugiados y también se organizaron visitas del equipo médico de la Universidad Americana de Beirut (AUB). Varias personas que requerían de cuidados médicos especializados fueron trasladadas al Centro Medico de AUB (AUBMC). Y este es solo un resumen de todos sus logros.

La ONG ahora concentra sus esfuerzos en recaudar 20 000 dólares para sus próximos proyectos. La falta de fondos es un problema serio para administrar la situación de los refugiados. Como ya hemos informado antes, el esfuerzo de la sociedad civil del Líbano está lejos de ser suficiente. Hasta diciembre de 2014, solo se había donado el 60 por ciento (757 millones de dólares) del monto requerido por la Agencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en 2014 (1200 millones de dólares). La ONU también anunció recientemente que suspendió la entrega de alimentos a 1.700 000 refugiados, debido a “promesas de donaciones incumplidas.”

No obstante, lidiar con lo que podría llamarse la “fatiga del donante” puede ser muy difícil. A estas alturas el libanés promedio está habituado a ver a los refugiados sirios en condiciones miserables, y es que con el número de refugiados que aumenta día a día y el conflicto que no parece terminar nunca, es fácil empezar a “acostumbrarse” a la situación de los refugiados. En una entrevista con France 24, Carol Maalouf habló del desafío que representa la fatiga de los donantes:

Se han hecho infinidad de esfuerzos por crear conciencia respecto a la terrible situación de los refugiados sirios en el Líbano. Uno de ellos, destacado por Lebanese for Refugees, es “La niña de los fósforos” una corta adaptación danesa del cuento de Hans Christian Andersen del mismo nombre. Fue filmado en Becá, Líbano, donde más de 400 000 refugiados residen actualmente. Según sus directores Thomas Pa Papetros y Darin “Daro Daro” Hassan, este cuento en particular fue elegido para mostrar que “no mucho ha cambiado en los últimos 170 años”. El corto es un proyecto de Turning Tables financiado por Red Barnet/Save the Children Denmark y con el apoyo de Kong Gulerod Film.

Si usted quiere contribuir con la actual recaudación de fondos en línea, puede hacerlo a través de este enlace.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.