¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En la crisis educativa paquistaní, la guerra contra las trampas en los exámenes en Baluchistán es en vano

Middle School Ghatti Dhor

Estudiantes en escuela secundaria en Ghatti Dhor. Foto por Feroz Jan, usada con permiso.

Esta historia fue escrita originalmente por Feroz Jan en urdu para PakVoices. Fue editada para dar contexto en inglés por Salman Latif  y es publicada por Global Voices como parte de un acuerdo de intercambio de contenidos. 

El gobierno de la provincia más grande y pobre de Pakistán, Baluchistán, ha estado desarrollando una agresiva campaña para frenar “las trampas” en los exámenes de los colegios los dos últimos meses. Para concienciar, el departamento de educacion ha estado usando el eslogan “las trampas son la muerte del conocimiento, las trampas son la muerte del mérito.”

Actualmente, Pakistán se enfrenta a una crisis educativa de proporciones sin precedentes. De acuerdo con Alif Ailaan, una campaña por la reforma educativa en Pakistán, el 47% de los niños entre 5 y 16 años no van al colegio. La situación es bastante peor en Balochistán, donde el 66% de los niños no van al colegio.

Students holding up banners saying " Cheating is the death of knowledge." Photo by Feroz Jan.

Estudiantes sosteniendo pancartas que dicen: “Las trampas son la muerte del conocimiento.” Foto por Feroz Jan.

Crecí estudiando en el sistema educativo de Baluchistán y poco ha cambiado desde mis tiempos. Para ver si la campaña de las trampas era efectiva, o incluso necesaria, decidí visitar algunos colegios en Gwadar y sus periferias, donde la matriculación estudiantil es del 33%, uno de los más altos de Baluchistán.

Middle School Ghatti Dhor: a view of Class 2

Una vista de la clase de 2º en la escuela secundaria de Ghatti Dhor. Foto por Feroz Jan, usada con permiso.

En un colegio, pregunté a Ajmad Baloch, un estudiante de 9º, sobre la campaña. Su respuesta fue, “las trampas pueden ser la muerte de la educación, pero en nuestro caso, ¿Qué educación? Cuándo ni siquiera nos han enseñado el programa completo de una de las materias, mucho menos bien enseñado ¿Qué puede hacer un estudiante excepto trampas y cómo se las deberían arreglar para aprobar (sus exámenes)?”

Cuando le hice la misma pregunta a otro alumno Munawwar Ali, él dijo, “Nosotros no tenemos profesor de física, solo hemos estudiado 1.2 ejercicios del libro de matemáticas, y los exámenes ya se acercan. No tenemos más opción que hacer trampas y pasar los exámenes.”

Las reivindicaciones de los estudiantes parecen justas y válidas. Cuando entré a la escuela secundaria en Ghatti Dhor, vi alumnos recibiendo clases fuera, en la veranda, mientras estaban sentados en el suelo. Solo cinco profesores estaban presentes en el colegio, con otros muchos ausentes. El edificio del colegio estaba en ruinas.

Después, visité el colegio de Kapri Muhallah en Sarbandar, un pequeño pueblo cercano a Gwadar. Los locales allí dijeron que el colegio durante mucho tiempo ha mantenido el estatus de escuela secundaria (referido a cursos 6º,7º y 8º) pero el dilapidado edificio solo tiene dos habitaciones. También dijeron que muchos profesores se ausentaban del colegio.

Kapri Muhallah School, Surbanda: A view of Class 8

Estudiantes de 8º curso en el colegio Kapri Muhallah, Surbanda. Foto por Feroz Jan, usada con permiso. 

A la vista de estos hallazgos, encontré difícil ver el beneficio de cualquier campaña tratando de acabar con las trampas en los exámenes. Si los alumnos no están siendo enseñados en primer lugar, si no tienen infraestructura educativa, y si los profesores se están ausentando en muchos colegios, ¿Cual es propósito de esta campaña? ¿Es simplemente un desperdicio de recursos?

El estado de la educación en Pakistán en general está lejos de ser satisfactorio. Los problemas fundamentales que se plantean para mejorar la tasa de alfabetización son la deficiente infraestructura, la existencia de colegios fantasma (edificios sin profesores), falta de preparación de los profesores (muchos de ellos no cualificados) y la importancia de la inseguridad financiera que muchas veces frena a los padres de matricular a sus hijos en los colegios.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.