¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Airbnb llega a Cuba: ¿Qué significa para los ciudadanos estadounidenses y los propietarios cubanos?

Trinidad, Cuba (Foto ArsenalFreak liberada para el uso público por su autor)

Trinidad, Cuba. Foto de ArsenalFreak, liberada para el uso público por su autor.

Airbnb incluyó más de 1.000 casas privadas en Cuba a la lista de sus propiedades de alquiler que abarca a más de 190 países. Pero cuando la idea de Airbnb surgió en 2007 en San Francisco, California, básicamente porque la renta de Brian Chesky y Joe Gebbia – dos de sus creadores – subió en un 25 por ciento y necesitaban huéspedes que ayudaran a pagarla, los cubanos alquilaban habitaciones en sus hogares desde hacía más de dos décadas.

“Por primera vez en décadas, los viajeros estadounidenses autorizados tendrán la oportunidad de experimentar la auténtica hospitalidad cubana en los hogares de toda la isla”, refiere la compañía en su blog.

La empresa se autodefine como “un mercado comunitario que conecta a personas que tienen espacios disponibles en sus hogares con otras que buscan un lugar en el que quedarse”. De esta forma, los huéspedes y los anfitriones entablan relaciones personales con gente de todo el mundo.

“La hospitalidad no es una mercancía en La Habana, es una forma de vida”, añade Airbnb. “Los cubanos han dado la bienvenida a los visitantes en sus hogares durante décadas”, añaden.

El comienzo de la crisis económica en 1990 en Cuba, tras el derrumbe del llamado campo socialista, aceleró la búsqueda de soluciones individuales para la obtención de fuentes adicionales de ingresos. En 1993, se publicó un decreto que autorizaba el trabajo por cuenta propia – o iniciativa privada – en más de 55 actividades, pero no fue hasta 1997 que se permitió el arriendo de habitaciones, como respuesta a la difícil situación de la vivienda en La Habana y como alternativa para captar las divisas del turismo.

En 2010, el gobierno cubano promovió nuevas medidas para fortalecer el trabajo por cuenta propia como alternativa a la racionalización del empleo en el sector estatal. Hasta marzo de 2014, casi 30.000 cubanos tenían licencias para ejercer esta actividad y al menos 10.000 se ubicaban en La Habana.

Cienfuegos, Cuba (Foto de la autora)

Cienfuegos, Cuba. Foto de la autora.

¿Quién puede ser un anfitrión en Airbnb y cómo funcionaría para Cuba?

Cualquier ciudadano puede listar su propiedad en Airbnb. Sin embargo, las condiciones del servicio para los anfitriones aclaran que estos deben cumplir la legislación vigente en sus respectivos países con respecto a la ordenación territorial y aquellas que regulan el alquiler de propiedades residenciales u otras propiedades.

Además, se deben tener en cuenta los requisitos fiscales, normas y reglamentos que puedan ser aplicables a cualquier alojamiento, incluyendo la obtención de todos los permisos, licencias y registros obligatorios.

En el caso de Cuba, el decreto ley 184 de 2011 señala que los arrendatarios deben pagar un impuesto de 150 CUC mensuales por el alquiler de una habitación a extranjeros, independientemente de si logra rentarla o no durante este periodo. En los casos en que se alquila más de una habitación, el impuesto aumenta en 75 CUC por cada habitación adicional.

Tras la entrada en vigor de la Ley 113 del sistema tributario, los trabajadores por cuenta propia que ejercen las actividades de arrendamiento de viviendas, habitaciones o espacios, ingresan al fisco una cuota mensual mínima de hasta 30 CUC por cada habitación y pueden deducir hasta un 20 por ciento de los ingresos para el pago del impuesto sobre los ingresos personales.

Asimismo, uno de los problemas básicos que encontrarán los interesados será el poco acceso a Internet en la isla. Las estadísticas más recientes proporcionadas por la Oficina Nacional de Estadística e Información de Cuba, reflejan que en 2013 sólo el 26 por ciento de la población cubana tuvo acceso a servicios de Internet o a una red doméstica, que proporciona correo electrónico y permite el uso de sitios web localizados en el país.

No obstante, contrario a Netflix, que requiere conexión en tiempo real para el uso del servicio, los propietarios podrían usar vías alternativas como la contratación de una tercera persona que revise las reservaciones y mantenga actualizado el calendario de rentas.

Al respecto, el periodista y bloguero cubano Javier Ortiz declaró a Global Voices:

Llevo varios meses buscando sitios web para anunciar mi casa. Me he inscrito en más diez, pero hasta ahora solo uno de ellos funciona, y me cobra una comisión del 20%. En cuanto me enteré que existía algo llamado Airbnb y que estaba abierto a Cuba, entré y publiqué los datos de mi casa. Quiero aprovechar la primera avalancha de visitantes estadounidenses que vendrán e Internet es una herramienta clave en ese propósito.

¿Cómo procesará Airbnb el pago de las reservaciones de ciudadanos estadounidenses?

En el sistema de pago de Airbnb, los huéspedes pagan a la empresa al reservar un alojamiento y esta pone a disposición de los anfitriones el dinero pasadas 24 horas tras la llegada del huésped.

“De esta forma las dos partes quedan protegidas por las condiciones del servicio, las políticas de cancelación, la política de reembolso al huésped y otras medidas de protección”, alerta la compañía.

Para cubrir los costes de funcionamiento del sistema, Airbnb aplica una serie de tarifas de servicio en cada transacción, así como los impuestos que determinan las autoridades de cada ubicación (por ejemplo, el IVA).

El precio promedio de las habitaciones en Cuba ronda actualmente los 40 dólares.

Airbnb contrató a un remitente de dinero autorizado en Estados Unidos para hacer los pagos en su nombre. La compañía eligió VaCuba, una empresa con sede en la Florida, que se especializa en el envío de dinero en efectivo y regalos a las familias en Cuba. La agencia tiene más de 45 años de experiencia y ofrece además servicios de pasaje, trámites consulares y recarga de celulares. 

¿Dónde están ubicadas las propiedades que promueve Airbnb en Cuba?

Airbnb

Hasta la fecha, la mayoría de las propiedades están ubicadas en La Habana, con más de 600 viviendas, y le siguen Pinar del Río, Trinidad y Cienfuegos. El precio promedio por una habitación en La Habana ronda los 51 CUC, y en el resto de los lugares es de 30 CUC aproximadamente. Una de las zonas más visitadas por los turistas es la playa de Varadero, ubicada en la provincia de Matanzas, donde las habitaciones suelen costar 45 CUC como promedio.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.