¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Las razones detrás de la huelga de jornaleros mexicanos en San Quintín

Imagen de una de las recientes protestas de los  jornaleros de San Quintín por mejoras laborales.

Imagen de una de las recientes protestas de los jornaleros de San Quintín por mejoras laborales compartida en las redes sociales.

Desde mediados de marzo, la región costera de San Quintín en Baja California (norte de México) ha figurado en los encabezados noticiosos debido a una disputa laboral emprendida por trabajadores agrícolas.

Los portales RT y Global Research (ambos en inglés) han difundido la noticia. El primero de ellos ha señalado que el número de empleados inconformes es 50.000 y que las protestas se han tornado violentas, mientras que el segundo resalta que la huelga ha interrumpido la cosecha, empaque y envío de calabacita, tomate, bayas y otros productos a tiendas y restaurantes en Estados Unidos. La demanda: incremento salarial y beneficios que la ley ordena, incluidas prestaciones en materia de seguridad social.

El conflicto, no obstante, parece ir mucho más allá de una simple disputa industrial pues tiene visos de conflictos migratorios e indígenas; Andrew Selee (Woodrow Wilson International Center for Scholars) es una de las personas que ha apuntado tal situación:

En su mayoría los trabajadores son de origen indígena mixteco de Oaxaca y Guerrero.

Este movimiento ha cobrado dimensiones trasnacionales con la marcha de los huelguistas a la frontera México-EU la semana pasada, en donde se encontraron con otros trabajadores agrícolas indígenas que se dirigieron a la frontera desde el otro lado para apoyarlos. Se reunieron en un parque cerca de la playa para tener un mitin binacional, con manifestantes de ambos de la frontera, dividido por el cerco que separa los dos países pero une sus esperanzadas para un futuro mejor.

Los estados de Oaxaca y Guerrero se encuentran en el sur de México, por lo que la presencia de los trabajadores en el norte implica un fenómeno migratorio interno.

El sitio digital Animal Político ha ido más allá y ha equiparado el tema a uno de esclavitud. Al mencionar el Índice Global de Esclavitud 2014, dicho portal presentó también la noticia de San Quintín:

Pero además, en el norte del país, en Baja California, se mantiene una huelga laboral que inició el 17 de marzo pasado cuando los jornaleros del valle de San Quintín exigieron a los empresarios agrícolas sueldos justos por su labor; además de prestaciones como vacaciones, aguinaldo y afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En el mismo artículo, Animal Político señaló:

La organización Walk Free, con sede en Australia, denunció que la esclavitud sigue siendo una realidad global y que la laboral ocupa un papel privilegiado entre los tipos de esclavitud que todavía se ejercen.

México aparece en el lugar 18 del ranking mundial de esclavitud de entre 166 países.

Sin embargo se trata de un dato por demás inexacto, ya que al consultar directamente el índice de esclavitud elaborado por Walk Free se aprecia que México aparece en el lugar 111 (no 18), aunque con un alarmante número de 266.900 personas que se estima, se encuentran esclavizadas. En el índice se hace mención a que los grupos con mayor vulnerabilidad incluyen “mujeres, niños e indígenas”.

Algunas reacciones tras las protestas de San Quintín han sido tan alarmantes como la esclavitud, pues según el portal Sopitas existe (o existió) en Facebook una página con mensajes de odio hacia los trabajadores inconformes de aquella región:

Ahora, resulta que una página de Facebook fue creada para “invitar” a la gente a “exterminar” a los jornaleros del Valle de San Quintín que están efectuando las protestas. “Son peor que las cucarachas”, dicen en la fanpage llamada “Exterminio de Oaxacos en B.C.”.

“Oaxaco” es un término peyorativo utilizado por la gente del norte del país para referirse a sus connacionales del centro y sur (no necesariamente provenientes de Oaxaca) con rasgos indígenas. 

La desigualdad y el clasismo son problemas que aquejan a la sociedad mexicana y que únicamente se ven acrecentados por los bajos sueldos que percibe la mayoría de la población, como aquellos quienes ganan el salario mínimo, equivalente a cerca de cinco dólares ($5) estadounidenses por día.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.