¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La confrontación entre los hutíes y Hadi está convirtiendo a Yemen en un lugar peligroso

Major General Mahmoud alSubaihi, Minister of Defense the day he arrived arrived in Aden. Tweeted by @Yemen411 on March 8, 2015.

El General Mahmoud alSubaihi, Ministro de Defensa, el día de su llegada a Adén. Tuiteado por @Yemen411 el 8 de marzo, 2015.

Otro miembro clave del gobierno de Yemen ha huído del control hutí a la capital Saná en el norte de la sureña ciudad portuaria de Adén. El General del Ministerio de Defensa Mahmoud al-Subaihi llegó a Adén el 8 de marzo.

Los hutíes, una poderosa milicia tribal del norte de unos diez mil integrantes, ocuparon por la fuerza el palacio presidencial de la capital de Yemen el 21 de enero.

Desde que entraron por primera vez en Saná el 21 de setiembre del 2014, los hutíes tomaron el mando de los edificios gubernamentales, el aeropuerto, el Banco Central de Yemen, y los ingresos que generan las corporaciones nacionales como Safar Oil Company.

La huida del General Al-Subaihi el 8 de marzo es percibida como un gran impulso para el Presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi, quien está construyendo un centro de poder rival en el sur con unidades militares leales y tribus contra los hutíes.

El 7 de marzo, un asistente de Hadi aseguró que el presidente dijo: “Adén se convirtió en la capital de Yemen desde el momento en que los hutíes ocuparon Saná.”

Hadi huyó de la capital Saná con su familia después que los huties le impusieran un arresto domiciliario durante un mes.

Hadi presentó su dimisión un día después de que los hutíes tomaran el palacio presidencial. Cuando huyó y alcanzó Adén, a 400 kilómetros de la capital el 24 de febrero, Hadi publicó un comunicado declarando que el parlamento de Yemen no había aceptado su dimisión, por lo que sigue siendo presidente. Fue entonces cuando Hadi denunció todos los acuerdos políticos realizados por los hutíes desde que se apropiaron del control.

Voces anti hutíes celebraron la fuga de Hadi de la prisión de Saná. Algunos temen que Hadi podía haber motivado a los hutíes a invadir Adén. Y otros creen que Hadi es imprudente al apoderarse de las tensiones existentes entre el norte y el sur del país.

El sentimiento separatista continúa siendo popular en el sur del país, donde los yemeníes se sienten económica y políticamente marginados por el norte. Los hutíes pertenecen a tribus del norte y Hadi pertenece a una tribu sureña.

Estar en Adén es simbólico y peligroso

La alguna vez próspera ciudad costera de Adén es la segunda más grande de Yemen. Adén es la antigua capital del Sur de Yemen, la cual fue un estado independiente hasta 1990, cuando se unió con el Norte de Yemen. Desafortunadamente para Saná en 1994, el Sur del Yemen declaró de nuevo su secesión del norte. Derivó en una guerra civil, y el norte terminó por ocupar el sur.

Los hutíes con unilateral uso excesivo de la fuerza en Saná y las provincias del norte, han llevado a las del sur a rechazar cualquier tipo de orden que provenga de ellos y están organizando su propio ejército para defenderse a sí mismos si son atacados por los hutíes.

El movimiento populista hutí

El alzamiento hutí contra el gobierno comenzó en 2004. Desde entonces, el centro del poder de Yemen en Saná ha alegado que los hutíes quieren derrocarlos e implementar la ley religiosa Shia. Los hutíes han sostenido que están “defendiendo su comunidad contra la discriminación” y la agresión del gobierno.

Muchos hutíes están asociados a una rama del Islam Hutí llamada zaydismo. Los zaydis constituyen un tercio de la población de Yemen y han gobernado el Norte de Yemen durante casi 1,000 años hasta 1962.

El gobierno de Yemen del anterior Presidente Ali Abdullah Saleh y el actual Presidente Hadi han acusado a Irán de financiar la insurgencia hutí. Desde 2004-2010, el gobierno trató de oprimir la rebelión de forma brutal.

En 2011, los hutíes se unieron en un levantamiento masivo contra Saleh. Pronto expandieron su territorio de control en Saadah y la cercana provincia de Amran.

Antes del 21 de setiembre del 2014, nadie en Yemen pensaba que los hutíes podrían alcanzar la capital Saná y nadie pensó que los hutíes ni siquiera considerarían emprender una guerra civil que estaban destinados a perder.

Fue impactante cuando Saná estuva rodeada por las milicias hutíes. Exigían que se mantuvieran los subsidios de los precios de combustibles.

También prometieron combatir la corrupción e implementar las conclusiones sin precedentes de la Conferencia Nacional de Diálogo (NDC), que tuvo lugar después del levantamiento en Yemen en 2011. Esto también contribuyó a aumentar la popularidad hutí.

La NDC fue un proceso de negociaciones de 10 meses entre Hadi, y representantes de los hutíes, partidos políticos, y organizaciones de jóvenes y mujeres. La conferencia pretendía colaborar con la transición de Yemen de casi 33 años de gobierno de Saleh, pero varios grupos no lograron alcanzar un consenso abordando asuntos referentes al sur.

Con la popularidad hutí y el aumento de poder, el Presidente Hadi cedió en su demanda para instaurar un gobierno tecnócrata.

Pero no fue suficiente; marcharon hasta Saná.

Muchos jóvenes ciudadanos yemeníes han cuestionado la facilidad con la que los hutíes consiguieron llegar a la capital con poca resistencia. Llevó a los grupos varios meses para finalmente reemplazar a los salafitas, un grupo conservador suní que controlaba Damaj, el año pasado. El distrito está en la provincia Saddah de Yemen, un núcleo hutí donde se inició el levantamiento de armas contra el gobierno de Yemen en 2004.

¿Porqué el ejército no detuvo a los hutíes?

La armada de Yemen está principalmente compuesta por tribus del norte leales al expresidente Saleh, quien gobernó el país durante 33 años. Saleh se aseguró que sus simpatizantes obtuvieran prestigio y privilegios dentro del ejército.

Saleh invirtió mucho en la construcción del edificio de la Guardia Republicana, a través de su hijo, quien era jefe de esa división.

El primo de Saleh, el General Ali Muhsin, quien más tarde se unió al levantamiento de 2011 y de conocida influencia sobre muchos políticos de Yemen, comandó la Primera División Armada. A raíz del levantamiento estas brigadas se unieron y adaptaron, debido a que Hadi tenía que reconstruir el ejército, conforme a la Iniciativa del Consejo de Corporación del Golfo, que se inaguró cuando su predecesor el Presidente Saleh dimitió.

La Guardia Republicana se desconcertó por su decisión y sintieron que habían perdido parte de sus privilegios: mejores salarios, formación y armas. Cuando Hadi se hizo cargo, prestó especial atención a los comandantes de las fuerzas armadas del sur. Esto provocó el alejamiento de las poderosas tribus marciales del norte. Más fragmentaciones tuvieron lugar dentro del ejército.

El poder hutí fue reforzado y fortificado por las tribus marciales pro Saleh. Finalmente, los hutíes tomaron el control de muchos de los campamentos militares que no se resistieron excepto el de la Primera División Armada. El comandante General Ali Muhsin huyó de Yemen y todavía intenta hacerse cargo del ejército desde el exterior.

Cuando los hutíes se trasladaron para ocupar la capital, el poder del Presidente Hadi ya había disminuido. No pudo defender el Palacio Presidencial ni su propia residencia.

Algunos analistas dicen que los hutíes no pretendían gobernar el país, más bien solo controlar a Hadi y ser quien tenga la sartén por el mango en el país. La renuncia del Presidente Hadi y el Primer Ministro les forzó a esta situación.

Tras unirse a la rebelión, las milicias hutíes comenzaron a establecer coaliciones con fuerzas políticas alcanzando algunos acuerdos que construirían un estado juntos. Los acuerdos nunca se llevaron a cabo. Ahora otras fuerzas políticas ven al los hutíes como un grupo impostor, que no cumple con sus compromisos, por lo que las negociaciones con ellos son percibidas como una pérdida de tiempo.

Yemeníes en el Sur

Mientras esto sucedía en la zona norte de Yemen, el sur, económica y políticamente marginado, fue retirado de la conversación hasta que Hadi llegó a Adén.

Tras los levantamientos de 2011, los sureños fueron apartados del proceso de transición política. Su representación en el NDC y otras asambleas nacionales era mínima, los líderes políticos del norte dominaban.

Los hutíes han convertido las disputas políticas de Yemen en confrontaciones sociales, lo que podría desencadenar en un conflicto sectario. Esto podría llevar a Yemen a más fragmentaciones.

Desafortunadamente, el infortunio de Yemen no se desvanecerá hasta que no haya igualdad de condiciones para todos los actores políticos del país.

Osama Abdullah es un joven blogger de Yemen

Corrección: Debido a un error editorial, una versión anterior de este artículo declaró de forma incorrecta que Hadi era de una tribu del norte. 

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.