¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tras semanas de negarle asilo, España acepta a una camerunesa perseguida por lesbiana

Christelle Nangnou en una imagen tomada en Camerún. Imagen de eldiario.com con licencia CC BY-SA 3.0

Christelle Nangnou en una imagen tomada en Camerún. Imagen de eldiario.es con licencia CC BY-SA 3.0

Christelle Nangnou, una joven lesbiana camerunesa, llegó a Madrid el pasado 25 de marzo, con la intención de pedir asilo político dada la persecución que sufren los gais en Camerún. Nangnou se encuentra en busca y captura en su país, donde su condición de lesbiana puede acarrearle una pena de 5 a 10 años de prisión.

Según contó a eldiario.es, llegó al aeropuerto de Barajas con documentación falsa y un recorte de un periódico en el que se informa de que la policía busca a Nangnou por ser «la cabecilla de un grupo de lesbianas», y califica la homosexualidad de «práctica satánica». Las autoridades españolas rechazaron la petición de asilo alegando dudas sobre la veracidad de su historia y decretaron su expulsión de España.

Recorte de periódico aportado por Christelle Nangnou para demostrar la persecución de que es víctima. Foto de eldiario.es con licencia CC BY-SA 3.0

Recorte de periódico aportado por Christelle Nangnou para demostrar la persecución de que es víctima. Foto de eldiario.es con licencia CC BY-SA 3.0

Christelle contó con la ayuda de Eduardo Gómez, abogado de Red Jurídica y única persona autorizada a visitarla en su confinamiento, que interpuso recurso ante la Audiencia Nacional, recurso que fue también denegado. Así que se recurrió al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ordenó suspender la expulsión hasta la resolución del caso, y dio de plazo hasta el 17 de abril para presentar pruebas que avalasen la historia de la camerunesa. Es posible que esta suspensión llegase a tiempo solo gracias a la resistencia que opuso la joven a ser extraditada:

Han intentado expulsarme y meterme en un avión tres veces, pero me he resistido. Tengo un golpe en el ojo derecho, una uña arrancada, me duele todo el cuerpo y estoy mareada por todo el trajín. Les he dicho que no puedo volver a mi país porque allí no puedo tener vida.

Mientras tanto, la historia trascendió y varios medios se hicieron eco de la noticia. La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) inició una petición en change.org dirigida al ministro de Interior para solicitar que se concediera asilo a la joven. Según informó Red Jurídica en un tuit, seis horas después de abrirse la petición ya había recabado 21 000 firmas, llegando a conseguir más de 67 700.

Por otra parte, varios parlamentarios de diferentes partidos se movilizaron para presionar a las instituciones con el fin de que rectificaran su decisión de expulsar a Nangnou:

Representantes de los grupos parlamentarios del PSOE, Amaiur, Izquierda Plural, PNV, CiU, UPyD y ERC han mantenido este miércoles una reunión en la Subdirección General de la Policía con responsables de la Oficina de Asilo y Refugio y expertos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) para buscar una solución, y han determinado que se acoja a la posibilidad de una autorización de entrada y estancia en España por motivos humanitarios, trámite que han encomendado a CEAR.

Todas estas presiones populares dieron sus frutos, y el miércoles 15 de abril se supo que –después de 24 días retenida en el aeropuerto– el gobierno español había concedido a Christelle Nangnou un permiso especial de estancia en España por «motivos humanitarios».

A pesar de que España es uno de los países más tolerantes del mundo en cuanto a derechos LGBT, sus instituciones son poco dadas a conceder asilo político. Según la web Cáscara amarga:

Patricia Bárcena, de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), ha denunciado la mala praxis en cuanto a la gestión de las peticiones de asilo político en España. Bárcena lamenta que, a pesar de que la ley no exige una prueba plena de la situación de peligro, en la práctica sí que se está exigiendo. “Para aceptar la solicitud no hace falta que haya una amenaza concreta justo contra la persona demandante de asilo, sino una situación de guerra o persecución contra un grupo de gente que implica riesgo para esa persona”, ha explicado.

El colectivo Colegas, que agrupa a diversas asociaciones gais de España, ha emitido un comunicado de prensa para pedir al gobierno español «que flexibilice las peticiones de asilo por persecución a LGBT». Paco Ramírez, presidente de Colegas, ha declarado:

Las pruebas exigidas a los solicitantes de asilo deben tener en cuenta que muchas veces tienen que huir sin tiempo para recabar documentación probatoria de la persecución y amenaza de la que son objeto. Resulta desde todo punto de vista incongruente que tengamos una Ley de Asilo que reconoce la persecución por orientación sexual e identidad de género, y luego se lo pongamos tan difícil a muchas personas que han atravesado todo un infierno, muchas veces arriesgando su propia vida, para llegar a un país como España que creen un oasis de libertades y derechos y luego se encuentran con esta cruda realidad de una burocracia decimonónica.

La autorización concedida por el gobierno español tiene validez mientras la Audiencia Nacional decide si revoca la orden de expulsión y concede el asilo definitivo a Christelle Nangnou, proceso que puede alargarse un año, según Cáscara amarga. Mientras tanto, la joven ha quedado bajo tutela de la Cruz Roja, ya que si bien puede residir legalmente en España, no está autorizada a trabajar.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.