¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Severas condenas para los participantes en un fallido golpe de estado en Gambia

Modou Njie, uno de los soldados gambianos juzgados por un tribunal secreto. Ha sido condenado a muerte. Foto utilizada con permiso de Kibaaro News.

Modou Njie, uno de los soldados gambianos juzgados por un tribunal secreto. Ha sido condenado a muerte. Foto utilizada con permiso de Kibaaro News.

El 30 de diciembre de 2014, un grupo de soldados desafectos dieron un golpe de estado contra el gobierno de Yahya Jammeh, que fue repelido por fuerzas leales al presidente gambiano. El ataque nocturno contra la Casa de Estado estaba capitaneado por el teniente Lamin Sanneh, desertor del ejército y excomandante del Batallón de la Guardia Estatal. Sanneh y dos de sus colegas resultaron muertos en el ataque, y fue capturado el soldado Modou Njie (ahora condenado a muerte).

Poco después, dos estadounidenses de origen gambiano fueron encausados, en aplicación de la Ley de Neutralidad, por su supuesta participación en el fallido golpe. Cherno Njie, de 57 años de edad, empresario de Austin (Texas) de ascendencia gambiana, y Papa Faal, de 46 años, con doble nacionalidad gambiana y estadounidense, de Brooklyn Center (Minnesota), fueron acusados «por su papel en una reciente tentativa de golpe de estado», según declaraciones del departamento de Justicia. Los dos hombres habrían viajado a Gambia en relación con el golpe, aunque lograron escapar a los Estados Unidos vía Senegal.

Las autoridades de Banjul han confirmado el veredicto de seis soldados, con sentencias que van de la pena de muerte a la cadena perpetua. Las condenas fueron impuestas por un tribunal militar secreto constituido poco después del fracasado golpe. Los soldados han sido juzgados por varios delitos, entre ellos los de traición y rebelión.

Según la televisión estatal, Gambia Radio and Television Services (GRTS), el teniente coronel Sarjo Jarju y el soldado Modou Njie han sido condenados a muerte, y el capitán Abdoulie Jobe, el capitán Buba Bojang, el teniente Amadou Sowe y el capitán Buba Sanneh fueron sentenciados a cadena perpetua. La acusación fue dirigida por el fiscal SH Barhourn, mientras que dos abogados de la Agencia Nacional de Asistencia Legal, cuyo nombre no ha trascendido, se encargaron de la defensa.

Varios grupos de derechos humanos han expresado sus dudas sobre este juicio y han pedido al gobierno de Gambia que no ejecute las sentencias de forma inmediata. En 2012, el gobierno ajustició a nueve de los 42 condenados a muerte que había en ese momento en el país, acabando con 29 años sin ejecuciones. No obstante, el presidente Yahya Jammeh accedió después a una «moratoria condicional» a causa de las presiones dentro y fuera del país.

Gambia se ausentó del Examen Periódico Universal de las Naciones Unidas. Amnistía Internacional señala que el gobierno de Gambia solo ha aceptado 93 de las 171 recomendaciones de este Examen Periódico Universal realizado en Ginebra.

En noviembre de 2014, dos expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas se vieron obligados a suspender una parte de su visita a Gambia al negárseles el acceso a zonas de una prisión, y prohibírseles completar una investigación sobre tortura y asesinato durante el primer viaje al país de un equipo investigador independiente, según informó una nota de prensa de la oficina de derechos de las Naciones Unidas.

«Las penas de muerte impuestas a los soldados acusados de participar en el intento de golpe de estado de diciembre en Gambia son una cruel violación del derecho a la vida y del derecho a un juicio justo» afirman fuentes de Amnistía Internacional.

«El sistema judicial de Gambia tiene grandes fallos, y nos preocupa la imparcialidad del juicio, ya que se llevó a cabo en secreto. Amnistía Internacional pide que se conmuten las penas de muerte por penas de prisión, pendientes de un segundo juicio que cumpla los cánones internacionalmente aceptados de legitimidad y no observe la posibilidad de una sentencia a muerte», añadieron.

En un comentario a la declaración de Amnistía Internacional en Facebook, Ebrima Manneh dijo:

The Amnesty International statement said it all. In a flawed justice system, a verdict is always questionable especially in a trial done in secrecy. The international community must act swiftly and sternly against this regime that continues to terrorize the citizens.

La declaración de Amnistía Internacional lo dice todo. En un sistema judicial defectuoso, un veredicto siempre es cuestionable, sobre todo en un juicio que se ha llevado en secreto. La comunidad internacional debe actuar rápida y firmemente contra este régimen que sigue aterrorizando a los ciudadanos.

Un portavoz del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Rupert Colville, declaró que están profundamente preocupados por las condenas a muerte. «Esperamos que el gobierno gambiano mantenga su moratoria sobre la aplicación de la pena de muerte».

Karamo, lector de la web de noticias Kairo, comentó la reacción de la ONU, pidiendo más severidad con el presidente Jammeh, que lleva más de 20 años en el poder:

the UN should be more blunt and forceful with Jammeh’s regime. This is not the first time he is being sending innocent people to their deaths for no good reason. He should be made to know that he is only human in one way or the other for a start. The Gambian people need external help to free themselves from Jammeh. God help them…

la ONU debe mostrar más rigor y contundencia con el régimen de Jammeh. No es la primera vez que envía a gente inocente a la muerte sin ninguna razón. Para empezar, de una u otra forma deberían hacerle saber que solo es humano. El pueblo de Gambia necesita ayuda externa para liberarse de Jammeh. Dios les ayude…

En JollofNews, web gambiana de noticias, Malick Njie se preguntó cómo es que un caso tan importante se ha llevado en secreto:

Gambia is an interesting country. How come a vital trial like this held in a closed door military court? May Allah save the people of this great country from monster Yahya Jammeh…..

Gambia es un país interesante. ¿Cómo es que un juicio tan vital como este se ha realizado en un tribunal militar a puerta cerrada? Que Alá salve a la gente de este gran país del monstruo Yahya Jammeh…

Maxs, otro lector de Kairo News, dijo que el sacrificio altruista de los que se enfrentan a la dictadura de Gambia será honrado y recordado:

The criminal enterprise in Banjul should be removed by any means necessary . The innocent soliders should be freed . While most Gambians continue to approve the dictatorship through complete silence and nonengagement to savage the country , those who sacrifice their lives and families to the cause of freedom and liberty will always be remembered as true and patriotic sons of The Gambia . Their selfless sacrifices will be honored in the smiling coast in very near future.

La empresa criminal de Banjul debe ser eliminada por cualquier medio. Hay que liberar a los soldados inocentes. Aunque la mayoría de los gambianos siguen aprobando al dictador con su silencio y su falta de compromiso, los que sacrifican sus vidas y familias a la causa de la libertad siempre serán recordados como patriotas y verdaderos hijos de Gambia. Su sacrificio altruista será honrado en la Costa Sonriente en un futuro muy próximo.

Amadou Maneh comentó:

No one and no place deserves jammeh. I bet even hell would be coerced to accommodate him.

Nadie, ningún lugar se merece a Jammeh. Apuesto que hasta en el infierno habría que obligarles a acomodarlo.

En Twitter, Sam Phatey preguntó simplemente:

¿Dice el ejército de Gambia que un consejo de guerra secreto ha sido un juicio libre y justo? Temo que vuelvan las ejecuciones, en serio.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.