¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La escasez de alimentos, combustible y electricidad incrementa el sufrimiento de los yemeníes mientras la coalición saudita sigue bombardeando el país

«#Yemen se encuentra sumido en un profundo desastre humanitario. Los observadores no pueden o no quieren ver la realidad. La gente muere de hambre en #Aden» tuiteó @yemen-updates, que publicó también esta fotografía de yemeníes haciendo cola para conseguir comida

«Yemen se encuentra sumido en un profundo desastre humanitario. Los observadores no pueden o no quieren ver la realidad. La gente muere de hambre en Aden» tuiteó @yemen-updates, que publicó también esta fotografía de yemeníes haciendo cola para conseguir comida

Los yemeníes siempre han sufrido de una falta de servicios básicos, con cortes de electricidad y agua, pero la guerra, que ha causado cortes eléctricos de varios días de duración ha intensificado su sufrimiento, y ha puesto en peligro la vida de los pacientes de los hospitales.

Según los informes, cientos de personas han muerto en los combates desde que el 26 de marzo Arabia Saudita lanzó una campaña militar contra Yemen. Apoyado por sus aliados del Golfo, Egipto, Jordania, Marruecos y Sudán. Arabia Saudita comenzó una operación aérea, llamada Tormenta Decisiva, contra los combatientes hutíes que tomaron control de Yemen en enero.

Aunque en teoría la ofensiva aérea de la operación Tormenta Decisiva va dirigida contra instalaciones militares y arsenales para contener a los rebeldes hutíes apoyados por el depuesto presidente Ali Abdullah Saleh, los ataques han provocado muerte, destrucción y desplazamientos por todo el país. A pesar del enorme número de ataques sucedidos las pasadas tres semanas, la brutal agresión contra los hutíes y Saleh se ha extendido al sur y se ha intensificado, sobre todo en Adén, provocando numerosos muertos civiles y destruyendo zonas residenciales.

Naciones Unidas estima que unas 150 000 personas han sido desplazadas, y la Organización Mundial de la Salud afirma que se han producido 944 muertos y 3487 heridos en menos de un mes.

Según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, el «conflicto ha costado un significativo número de vidas civiles».

Y añade:

Food insecurity is rising. The World Food Programme (WFP) estimates that the number of food insecure people in Yemen has increased to 12 million people – a 13 per cent rise since the start of the crisis. Prior to the escalation of the conflict, over 90 per cent of Yemen’s staple food was imported, but the closure of ports and other restrictions on imports have decreased availability.

[…]

Fuel has run out in many areas. Where fuel is available, prices have skyrocketed – Oxfam estimates that fuel prices have quadrupled in some locations. Fuel is urgently needed to pump water from the ground and to maintain services at hospitals and other critical facilities facing frequent power outages.

La inseguridad de encontrar alimento aumenta. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) estima que el número de personas en riesgo se ha incrementado en Yemen hasta los 12 millones, un aumento del 13% desde el comienzo de la crisis. Antes de la escalada del conflicto, en Yemen se importaban más del 90% de los alimentos esenciales, pero la clausura de los puertos y otras restricciones a las importaciones han reducido la oferta.
(…)
En muchas zonas se ha terminado el combustible. Donde todavía queda, los precios se han disparado. Oxfam estima que los precios del combustble se han cuadruplicado en algunos lugares. Hace falta combustible con urgencia para bombear agua de la tierra y para mantener los servicios en los hospitales y otras instalaciones indispensables, que se enfrentan a frecuentes cortes de electricidad.

Incluso antes de empezar esta guerra, Yemen sufría una crisis humanitaria. Unos 16 millones de personas –más del 61% de la población– dependía de la asistencia humanitaria a finales de 2014.

Un informe de la ONU explica:

The current escalation will significantly exacerbate needs among many of these already vulnerable people, in addition to affecting people who were not previously in need of humanitarian assistance.

Basic services in Yemen are on the verge of collapse. The Government is largely unable to pay civil servant salaries, which is having a direct impact on the provision of basic services. Increasing reports have been received of health and nutrition facilities closing or drastically curtailing services in affected areas, particularly in the south and in Sa’ada. Schooling has also been suspended for over 1.5 million children since the crisis began.

La actual escalada agravará considerablemente las necesidades de los que ya se encuentran en situación vulnerable, además de afectar a personas que antes no necesitaban asistencia humanitaria.

En Yemen, los servicios básicos están al borde del colapso. El gobierno es totalmente incapaz de pagar los salarios de los funcionarios, y eso tiene un impacto directo en el suministro de servicios básicos. Se reciben cada vez más informaciones sobre el cierre o recortes drásticos de instalaciones sanitarias y de nutrición en las zonas afectadas, sobre todo en el sur y en Saada. También se ha suspendido la escolarización de 1,5 millones de niños desde que empezó la crisis.

Oxfam ha condenado a la coalición saudita, que en uno de sus ataques aéreos bombardeó un almacén de esta organización que contenía ayuda humanitaria esencial y agua potable. El director de Oxfam en el país declaró:

This is an absolute particularly when one considers that we have shared detailed information with the Coalition on the locations of our offices and storage facilities. The contents of the warehouse had no military value.

Es un absoluto escándalo, considerando que hemos informado detalladamente a la coalición de la ubicación de nuestras oficinas y nuestros almacenes. El contenido del depósito no tenía valor militar.

En Twitter, internautas yemeníes comparten imágenes fugaces de su día a día para mostrarnos cómo es la vida en la guerra.

Desde Saná, Hisham Al-Omeisy dice que los cortes de electricidad y la falta de gas ha afectado a los generadores de emergencia de los hospitales, poniendo en peligro la vida de los pacientes:

No puede haber nada más macabro… sin gas para los generadores de los hospitales, mucha gente morirá pronto.

Yemen Updates explica:

Saná, como otras ciudades, sumida en un apagón total. A los hutíes no les importa y la coalición saudita no abandona. Ambos matan yemeníes a su manera.

Nisma Alozebi añade que «sería mejor vivir en la selva»:

Mi vida diaria: sin electricidad, sin agua, sin comida, sin seguridad. Vivir en la selva sería mejor.

En Adén, los yemeníes se quejan de los mismos problemas. Mohammed Alsalafi tuitea:

¡La situación en Adén es desesperada! Un familiar me dice: «no hay agua, no hay electricidad y hace mucho calor» y añade «hay cadáveres por las calles».

Cargar los teléfonos

La telefonía móvil para comunicarse y compartir los horrores de la guerra dentro y fuera del país es esencial para muchos yemeníes, pero los cortes de electricidad impiden la carga de los aparatos.

Ammar Al-Aulaqi publica esta fotografía que muestra una fila de teléfonos esperando su turno para cargarse:

Graciosa foto que circula por ahí. El impacto de los cortes de electricidad.

Akram Al-Akhali publica una fotografía similar de una «fiesta de recarga»:

Un amigo afortunado consiguió combustible para el generador e invitó a los amigos a una «fiesta de recarga». 50 horas sin electricidad y seguimos contando.

Escasez de comida, combustible y agua

Con Yemen bloqueado por aire, tierra y mar, las importaciones no llegan a un país que depende en gran medida del comercio exterior para el suministro de combustible y alimentos. Yemen importa un 90% del trigo que consume y el 100% del arroz. La escasez ha provocado un incremento de los precios de los alimentos y el combustible que también ha causado la paralización del transporte en el país. También hace falta combustible para generar electricidad, mantener en marcha los sistemas hidráulicos y hacer funcionar los generadores de los hospitales. Ciertas fuentes de agua también han resultado dañadas en el conflicto, a causa de los ataques aéreos contra bases militares cercanas y en un caso concreto, por la destrucción por parte de las milicias hutíes de una tubería principal que servía a un millón de personas en la ciudad de Adén.

Rasha Jarhum explica:

El principal sistema de distribución de agua en Adén está en Jabal Hadid, donde están explotando depósitos de munición.

Un vídeo subido por SamaYemen muestra el supuesto daño a una tubería de agua potable en el distrito de Mualla, en Adén:

https://www.youtube.com/watch?v=L5YQ0PaF51o

Yemen Updates advierte de un «desastre humanitario»:

Yemen se encuentra sumido en un profundo desastre humanitario. Los observadores no pueden o no quieren ver la realidad. La gente muere de hambre en Adén

Wesam Qaid dice que en las panaderías de Adén se ha acabado la harina:

Las condiciones humanitarias empeoran al cerrarse las panaderías, y las que siguen abiertas ya no tienen harina.

La cuenta en Twitter del diario Yemen Post Newspaper publica fotografías de yemeníes haciendo cola para comprar pan:

Hambruna en Yemen: cientos de personas hacen cola para conseguir pan. Las panaderías no abren por la escasez de harina.

Sin agua

Los internautas yemeníes denuncian severos cortes de agua. Desde Adén, Unicef Yemen comparte este afiche:

El sistema de suministro de agua que abastece a un millón de personas ha resultado dañado por los combates además de por la escasez de combustible.

Fatik Al-Rodaini muestra colas de niños para obtener agua en Adén:

Hay colas en Yemen por todas partes, pero en Adén los niños hacen cola para conseguir agua para sus familias.

Muraisi RedDevil explica los problemas que encuentra la gente para llegar a los puntos donde se reparte agua:

Enorme escasez de agua en Adén. La gente viaja lejos para conseguir servicios básicos.

Sin combustible:

La escasez de alimentos y agua se agrava por la falta de combustible para los coches y los generadores. Desde Saná, Ala'a Assamawy marca en un mapa los 2,6 km de coches que esperan en fila ante una gasolinera:

Nuevo récord de sufrimiento en Yemen… coches en una cola de 2,6 km para conseguir combustible en Saná.

Ahmed Sayaghi comparte esta foto desde Saná:

Foto: Las colas más largas ante las gasolineras.

El Yemen Post Newspaper tuitea:

Cientos de vehículos rodean una gasolinera desde hace días… No hay gasolina…

El mismo periódico tuitea la foto de un emprendedor yemení que carga su teléfono utilizando un cargador portátil de energía solar:

Desesperado por cargar su teléfono móvil. Energía solar portátil… Gracias a 6 días de cortes eléctricos en Yemen.

Aprovechar al máximo la capacidad del coche –o la moto– es otra solución para muchos yemeníes.

¿No hay combustible? ¡Esta es la solución de Yemen!

Seguiremos informando mientras los tambores de guerra suenen en este país asolado por el conflicto.

Otras lecturas:

«Caminamos entre la muerte» bloguero yemení tuitea sobre los horrores de la guerra

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.