¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cómo una familia de Fukushima sigue adelante 4 años después del gran terremoto de Japón

"After Tsunami at Haramachi, Minami-soma, Fukushima, Japan." Photo courtesy Flickr user Jun Teramoto.

“Tras el Tsunami de Haramachi, Minami-soma, Fukushima, Japón.” Fotografía cortesía del usuario de Flickr Jun Teramoto.

El 11 de marzo se celebró el cuarto aniversario del terremoto y tsunami de la costa del Pacífico en la región de Tohoku de 2011. Unas 20.000 personas murieron como consecuencia de un gran temblor que provocó un maremoto y cerca de 230.000 personas se vieron forzadas a ser realojadas.

El bloguero japonés,Takayoshi Saito, ha descrito detalladamente cómo el desastre afectó la vida de su hermana menor y de su familia. Vivían cerca de la planta nuclear de Fukushima Daiichi, la cual se convirtió en la escena de otro desastre a gran escala seguido del terremoto y del tsunami.

El siguiente post fue traducido y republicado en Global Voices con el permiso de su autor.

“Mi hermana construyó una casa nueva en el asentamiento de TEPCO, la ciudad de Soma está construyendo un nuevo ayuntamiento”.

La ciudad de Soma, situada en la prefectura de Fukushima es mi ciudad natal. Mi hermana menor y su familia vivían muy cerca de la planta nuclear de Fukushima Dai-ichi en la localidad de Okuma. Su marido trabajaba en Fukushima Daiichi para una empresa de seguridad, que era una filial de TEPCO (Compañía Eléctrica de Tokio) y que se encargaba de la gestión de los edificios y de sus servicios.

Hace cuatro años, el 11 de marzo de 2011, la situación en Fukushima Daiichi se volvió tan desesperante que ya nadie se preocupó de la seguridad de las instalaciones. Así que mi hermana menor y su marido decidieron marcharse de la ciudad de Okuma con su hija de un año de edad.

Yo estaba por entonces en Tokio y no tuve suerte cuando intenté llamar a mi hermana y a mis padres que se encontraban en la ciudad de Soma. Aunque me preocupé mucho por ellos, no había nada que yo pudiera hacer, así que me dediqué a matar el tiempo publicando cosas como “!!!Ohhhhhhhh, que viene el portaaviones USS Ronald Reagan!!!

Sólo pude hablar por teléfono una vez con mis padres, que se encontraban en Soma. Me pusieron al corriente diciéndome que “nuestra casa está bien. Tu hermana menor y su familia han sido evacuados a la ciudad de Tamura, en la prefectura de Fukushima. El suegro de tu hermana está en Okuma porque está ayudando como voluntario en las tareas de extinción de incendios”.

Tras esa conversación, estuve viendo la TV y me enteré que la zona de evacuación se había ampliado y ahora Tamura se encontraba también incluida.

Después ya no supe más del paradero de mi hermana y de su familia. Estaba preocupado por si habían sido evacuados a Tamura, pero no podía saber de su situación. Lo único que podía hacer era buscar información en Internet. Leí sobre un debate polarizado entre dos grupos – uno que hacía demasiado énfasis en la seguridad de la situación en Fukushima Daiichi y el otro que estaba bastante alarmado por el peligro de la situación.

Mientras buscaba en Internet, descubrí que las primeras provisiones de auxilio en llegar a Soma eran ataúdes. El instituto de educación secundaria de Soma, en el cual yo había asistido a clases con gran interés cuando era un estudiante, se había convertido en una morgue provisional.

Se llevaron allí muchos cuerpos sin identificar encontrados en la costa, que fue bastante golpeada por el gran tsunami. Las Fuerzas de Autodefensa de Japón también habían llegado a Soma y habían comenzado las labores de rescate.

En ese mismo tiempo, mi hermana mediana que vivía en la ciudad de Urawa, en la prefectura de Saitama (justo en el norte de Tokio) le pidió a su novio, que era policía, que viajaran en coche hacia el norte para buscar a nuestra hermana menor. La encontraron a ella y a su familia junto con otros evacuados en la ciudad de Kita Ibaraki (justo en la costa entre Soma y Okuma).

Los metieron a todos en el coche y los llevaron de vuelta a la ciudad de Urawa. Mientras tanto yo seguía navegando por Internet. Fui un hermano inútil en aquella situación de emergencia.

Mi hermana mediana se puso en contacto conmigo y me comentó que iba a compartir su estudio-apartamento de Urawa con nuestra hermana menor y su familia durante un tiempo, en el cual cuatro personas vivirían en un apartamento enano.

Yo no podía serles de gran ayuda, pero pensé que probablemente necesitarían dinero. Así que saqué dinero de un cajero automático del banco Mizuho, el cual había estado fuera de línea temporalmente debido a la ingente cantidad de personas que habían estado haciendo donaciones para ayudar a las personas afectadas por el desastre.

Fui a Urawa y les di el dinero a mis hermanas. La ciudad de Urawa en aquel momento estaba sufriendo apagones programados y continuados para conservar la energía de la debilitada red de suministro de electricidad y mis hermanas parecían haberse encontrado con unos cuantos apagones.

Cuando les di el dinero, mi hermana menor dijo “Estoy tan feliz de que todos estemos bien”, y seguidamente lloró.

Mi hermana menor y su familia se quedaron en Urawa durante un mes antes de volver a Soma en donde pudieron instalarse en una de las viviendas de asignación temporal.

Cuando visité Soma un año después, vi la vivienda temporal de mi hermana. Era una casa de madera que se veía claramente que estaba edificada de manera apresurada; la madera de la parte de abajo había empezado a pudrirse.

Les llevé un juguete de Anpanman (un personaje de animación popular en Japón) para mi sobrina, pero no pude ayudarles a dejar de sentir lástima.

Han pasado cuatro años desde entonces. La familia de mi hermana menor ahorró mucho dinero gracias a la indemnización recibida de TEPCO, y construyeron una casa nueva en Soma.

En aquella época nació otra pequeña, por lo que ahora tienen dos hijas. La familia de mi hermana me comentó que estaban recibiendo una buena suma de dinero de TEPCO como indemnización porque la compañía paga los gastos de los niños pequeños y la familia de mi hermana por consiguiente estaba percibiendo una retribución para cuatro personas.

Mi cuñado parecía interesado en hacerse una operación de cirugía láser ocular o un blanqueamiento dental. Se encuentran en una situación económica desahogada. Mis familiares en la zona no odian tanto a TEPCO como las noticias de la TV.

En la ciudad de Soma, las labores de construcción del nuevo ayuntamiento han comenzado. El diseño de esta construcción está inspirado en un estilo de almacén tradicionalmente japonés llamado “Kura-zukuri”.

El antiguo ayuntamiento, sin embargo, no se dañó con el tsunami y me pregunto si hay un superávit de presupuesto para el restablecimiento de todo que tienen que gastar de alguna manera.

También fui a ver la zona costera, pero la pequeña localidad en donde solía ver casas de pensión, se ha convertido en un terreno baldío. Algunos edificios se habían dejado tal cual se habían quedado. Soma solía ser famosa por el cultivo de algas marinas pero parecía demasiado pronto para reanudar el negocio.

Mi madre vive en Soma. Una vez estaba escuchando una canción popular japonesa llamada Matsukawaura Ohashi Ondo (El baile del puente de Matsukawaura) mientras conducía.

Mi madre dijo que aquella canción le recordaba a Soma antes del terremoto. El cantante de esta canción murió por el tsunami que se produjo durante el terremoto.

Hace ya cuatro años de aquel terremoto.

soma horses

Habitantes de la localidad de Uda desfilando como parte del festival de caza del caballo salvaje de Soma. Hice esta fotografía tras el terremoto.

Seguimiento

El mes pasado visité Soma para informar a mi familia que me había mudado a un nuevo apartamento. Ojalá hubiera regresado a mi ciudad natal como alguien que ha logrado algo grande. Les dije a mis padres: “No he podido venir antes porque no tenía ninguna noticia buena que darles”. Ellos contestaron: “Esta es tu casa. Puedes venir cuando quieras”.

Volveré, incluso más a menudo, lo prometo.

Sobre el autor

Takayoshi Saito (齊藤貴義) es el presidente de Sanbo Honbu, una importante compañía japonesa de desarrollo web. Saito ha trabajado con un gran número de importantes compañías japonesas de internet incluyendo a  Livedoor, en donde lideró el desarrollo de Livedoor Reader. A Saito se le conoce comunmente en Internet por su cuenta en Twitter @miraihack.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.