¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Nueva ley de Malasia se enfoca en la sedición en línea

Malysia's parliament. Photo by Wojtek Gurak. Shared on Flickr.

El Parlamento de Malasia. Foto tomada por Wojtek Gurak. Compartido en Flickr.

Algunas de las enmiendas a la Ley de Sedición de 1948 aprobadas por el Parlamento de Malasia podrían afectar aún más la libertad de expresión.

Este es el veredicto de los medios de comunicación, políticos de la oposición, activistas, e incluso el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos después que el proyecto de ley de enmienda fuera aprobado por el Parlamento el 10 de abril de 2015.

El gobierno hizo una promesa electoral en el 2012 para derogar la Ley de Sedición, que se enfoca en el discurso considerado subversivo hacia el Estado, pero no cumplió con su compromiso de aprobar una medida que fortaleciera la ley de la época colonial.

En este último año, decenas de críticos, periodistas, académicos y políticos de la oposición han sido detenidos bajo sospecha de sedición. Por lo tanto, la decisión de afirmar la Ley de Sedición fue vista por muchos como un indicador de que la coalición gobernante, que ha estado en el poder desde 1950, tiene la intención de continuar la persecución de sus enemigos políticos.

Una de las enmiendas da instrucciones al Tribunal de Sesiones de emitir una “orden de prohibición” en cualquier publicación sediciosa que “probablemente conllevaría a lesiones físicas o daños a la propiedad”, o “pareciera estar promoviendo el sentimiento de desconfianza, hostilidad u odio” entre diferentes razas o clases por motivos de religión.

El tribunal también está facultado para emitir una orden para eliminar publicaciones sediciosas realizadas por medios electrónicos, incluyendo las publicaciones en línea.

Una nueva sección impone una pena de entre cinco y 20 años de cárcel por los delitos de sedición que causen lesiones físicas o daños materiales. Otra enmienda aumenta la pena de cárcel por actos de sedición en general a un periodo entre tres y siete años.

Un resumen de las enmiendas se presenta en esta infografía de Malaysiakini, un medio de comunicación alternativo:

¿Qué es la Ley de Sedición después de todo? Estos son algunos puntos sobresalientes sobre las enmiendas.

Tal vez es una buena noticia que la crítica general del gobierno y el poder judicial ya no se considera sediciosa. Pero la pena de cárcel para los casos de sedición se ha incrementado y los requisitos para demostrar la sedición han disminuido.

Este tuit muestra las posibles consecuencias para las personas que incumplen la nueva Ley de Sedición: pasar más tiempo tras las rejas.

Las enmiendas a la Ley de Sedición de negar la libertad bajo fianza y eliminar la opción de fianza se parecen un poco a esto. 

El Instituto de Periodistas de Malasia (IJM, por sus siglas en inglés) observó varias ambigüedades en las enmiendas que pueden ser utilizadas indebidamente por las autoridades:

The IJM is concerned over the ambiguity of the terms “likely” and “appears” and we fear that these criteria will be open to abuse and misinterpretation.

The IJM finds this an unfairly harsh punishment especially when there is no expiry date for the prohibition order.

El IJM esta preocupado por la ambigüedad de los términos “probable” y “parece” y tememos que estos criterios darán pie a abusos y malas interpretaciones.

El IJM considera esto como un castigo injustamente severo, especialmente cuando no existe una fecha de vencimiento de la orden de prohibición.

El grupo también advirtió sobre el posible impacto negativo de la nueva ley sobre el periodismo en línea:

The inability to access tools of the trade will mean online journalists’ careers are at risk and threatens the existence of legitimate news portals.

The prohibition on “propagating” seditious speech or their publication also means that online news portals cannot share allegedly seditious remarks on social media and RSS feeds will cease to exist, further silencing discussion on policies and issues which are of national interest.

This latest curtailment of freedom of expression further restricts public discourse and will create a void in Malaysian social media and a deafening silence in news forums.

La incapacidad de acceder a las herramientas de trabajo significa que las carreras de los periodistas en línea “están en riesgo y amenaza la existencia de portales legítimos de noticias.

La prohibición de “propagar” discursos sediciosos o su publicación también significa que los portales de noticias en línea no pueden compartir comentarios supuestamente sediciosos en las redes sociales y los canales RSS dejarán de existir, fomentando la censura al debate sobre políticas y cuestiones que son de interés nacional.

Esta última limitación de la libertad de expresión restringe aún más el discurso público y dejará un vacío en las redes sociales en Malasia y un silencio abrumador en los foros de noticias.

Syahredzan Johan, un abogado de libertades civiles, escribió en el Malay Mail Online sobre cómo los usuarios habituales de Internet podrían verse afectados por la ley:

If you tweet something seditious and the Sessions Court issues a prohibition order against you, you will be prohibited from using a smartphone, tablet, desktop and any other electronic device.

‘Propagation’ is not defined in the Bill. For social media users and those using smartphones, this would mean that a person would be liable if he or she shared on Facebook or Whatsapp or retweeted a seditious publication, even if he or she is not the maker of the said publication.

Si tuiteas algo sedicioso y el Tribunal de Sesiones emite una orden de prohibición en contra de ti, se te prohibirá utilizar un teléfono inteligente, tableta, computadora y cualquier otro dispositivo electrónico.

La ‘propagación’ no está definida en el proyecto de ley. Para los usuarios de las redes sociales y los que utilizan teléfonos inteligentes, esto significaría que una persona sería responsable si él o ella comparte algo en Facebook o Whatsapp o retuitea una publicación sediciosa, incluso si él o ella no es el autor de dicha publicación.

Para Janarthani Arumugam, presidente de EMPOWER, un grupo de defensa de los medios de comunicación, el término “propagación” es demasiado amplio y puede provocar fácilmente la censura de los usuarios en línea:

One assumes that a retweet and a Facebook share would be considered as propagation. Would these broad and vague terms also make it an offence for journalists, activists, and ordinary people to quote allegedly “seditious words” when commenting on or criticizing them in any publication?

Se supone que un retuit y compartir una publicación en Facebook serían considerados como propagación. ¿Estos términos amplios y vagos también harían un delito para periodistas, activistas y gente común por citar supuestamente “palabras sediciosas” al comentarlos o criticarlos en cualquier publicación?

El ministro del Interior Datuk Seri Dr Ahmad  Zahid Hamidi admitió que el auge de Internet fue una de las razones por las cuales se modificó la Ley de Sedición:

Last time [1948], there was no Internet and non-verbal communication over social media. The unity of the country remains our topmost priority.

La última vez [1948], no había Internet y comunicación no verbal a través de las redes sociales. La unidad del país sigue siendo nuestra máxima prioridad.

Mientras que el gobierno cree que las enmiendas a la Ley de Sedición son necesarias para preservar la armonía en la sociedad, para muchos ciudadanos, éstas son signos preocupantes de una mayor represión por el Estado en el país.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.