¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Puede la kazaja Sabina Altynbekoa eliminar el estigma de Borat?

Screenshot from Altynbekova's Instagram.

Captura de pantalla de la cuenta de Instagram de Altynbekova.

La adolescente Sabina Altynbekova, alta, atractiva y miembro del equipo juvenil de voleibol de Kazajistán, robó corazones desde Japón hasta Filipinas, y por toda la zona, durante un torneo internacional realizado en Taipei, Taiwán, el verano pasado. Para muchos de los observadores de la Sabinamanía, incluso para sus padres, todo fue un poco excesivo.

Sin embargo, mientras Sabina jugaba al voleibol y se comunicaba con una nueva ola de fanáticos de otros países asiáticos que estaban mirando el torneo, estaba también, de forma inconsciente, construyendo una marca. No se trataba solo de la suya, sino también de la de su país, que aún sufre los daños de imagen que le ocasionó la película de culto de Sacha Baron Cohen: Borat: aprendizajes culturales de Estados Unidos para beneficio de la gloriosa nación de Kazajistán.

Quizás ahora Sabina sea un poco más consciente de este juego de marcas, y sería difícil que no lo fuera. Su cuenta de Instagram había alcanzado los 250 000 seguidores la última vez que Global Voices escribió sobre ella durante el pico de la Sabinamanía; ahora tiene más de 400 000 y muestra la dirección de correo electrónico sabina.manager@gmail.com, que aparentemente pertenece a una persona que la ayuda con su modelaje de relojes suizos y sus encuentros con fervientes admiradores.

Además, mientras en los países donde ha ganado seguidores de la noche a la mañana, como Indonesia, todavía se publican artículos sobre ella, Sabina ha ganado un perfil de considerable importancia a nivel nacional en el país de 17 millones de habitantes.

Dentro de las publicaciones en Instagram más interesantes de Altynbekova desde que se volviera viral durante su aparición en Taipei, se encuentra una de finales del año pasado, donde aparentemente se declara como anti Borat:

Screen Shot 2015-03-17 at 22.56.08

Aplausos para el intento fallido de Borat. Hablaste mucho sobre nuestro país (cosas no muy buenas), a pesar de no tener idea de lo hermoso que es nuestro país.☝️ Fallaste, nunca se podrá ver a Kazajistán con malos ojos. Tu tiempo se terminó. Vas a poder ver a nuestro país creciendo cada vez más y siendo cada vez más bello ✌️

Esta publicación, escrita primero en kazajo con traducciones de Altynbekova al ruso y al inglés, fueron bien recibidas entre los seguidores de la deportista:

Yeah! NOW I CAN ONLY SUPPORT U. BECAUSE, YOU'VE DONE MORE THAN WE. THAN 1000 000 KAZAKHS CAN DO. OTHERS MAYBE LOVE U CAUSE OF UR WONDERFUL FACE AND UR TALANT, BUT I STARTED LOVE U, CAUSE OF UR BIG HEART AND LOVE. I HOPE, W

¡Si! Te apoyo completamente. Por que hiciste más que nosotros, más de lo que 10000 000 kasjos pueden hacer. Otros pueden amarte por tu hermoso rostro o tu talento, pero yo empecé a amarte por tu gran corazón.

Таким гнелым людям как борат вернётся всё плохое. А тебя пусть ждёт тока хорошое красавица!

Que las cosas malas les sucedan a todas esas personas despreciables, como Borat, ¡y que para tí solo haya cosas buenas, nuestra bella!

ему усы надо побрить тупым ножом..

Deberíamos afeitarle ese bigote [a Borat] con una navaja desafilada.

Este último comentario y otros por el estilo pueden sonar algo extremos, pero debe recordarse que para las personas en contra de Borat, la parodia no fue más que un golpe bajo de racismo en el que se describe a los kazajos como limitados, incestuosos, cerdos antisemitas y cosas por el estilo. Si la película hubiese sido sobre Nigeria, Jordania, Israel o incluso Rumania (donde se filmó), seguramente Baron Cohen hubiese sido sepultado por muestras internacionales de indignación. La oscuridad hace de Asia central un blanco gratuito para todo el mundo, al mismo tiempo, le evitan a las élites políticas el escrutinio sobre los abusos de los derechos humanos.

Sin embargo, ¿está en lo cierto Altynbekova cuando dice que el tiempo de Borat se terminó? En realidad, no. Algunos artículos publicados en Kazajistán por importantes medios de comunicación aún hacen referencias obligadas al falso documental, y seis años después de su estreno en 2006, una deportista kazaja que ganó una medalla de oro en un torneo en Kuwait quedó estupefacta al oír que ponían la versión de Borat del himno nacional, en lugar de la verdadera. Hace solo unos meses, un futbolista internacional holandés aseguró que lo único que sabía sobre el país de Asia central era que “Borat es de Kazajistán”.

Estos y miles de otras comprobaciones en la cultura popular sugieren que a pesar de que la marca Sabina le haya ganado a la marca Borat en Asia del este, todavía tiene un largo camino por recorrer en otras partes del mundo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.