¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Anton Nossik comenta en ‘Open Russia’ la historia de las redes de bots del Kremlin

Anton Nossik. (Original photo: November 13, 2007, Alexander Plyushchev, CC 2.0.) Photo edited by Kevin Rothrock.

Anton Nossik. (Foto original: 13 de noviembre de 2007, Alexander Plyushchev, CC 2.0.). Foto editada por Kevin Rothrock.

Hace unas semanas, RuNet Echo publicó “Análisis de redes sociales revela escala de la campaña de bots tuiteros del Kremlin“, la primera de una serie de dos entregas realizada por el científico social Lawrence Alexander. La investigación causó un gran revuelo en Rusia, donde algunos medios de comunicación importantes difundieron una síntesis de los hallazgos de Alexander. La organización Open Russia de Mikhail Khodorkovsky incluso entrevistó a Anton Nossik, uno de los principales expertos de la RuNet del mundo, sobre la labor de Alexander, y le pidió a Nossik que explicara la importancia de las redes de bots rusas y su legado en la historia moderna de las políticas del Kremlin.

RuNet Echo presenta la entrevista de Open Russia con Anton Nossik, traducida del ruso al inglés y del inglés al español. (Clic aquí para ver la entrevista original en ruso).

Open Russia: Why do the authorities continue to use bots and other similar technologies for promoting their propaganda and political agenda on the Internet? Why don’t they mobilize their real supporters online? This is more efficient, after all, and it would avoid all these scandals.

Open Russia: ¿Por qué las autoridades siguen utilizando bots y otras tecnologías similares para promover en Internet su propaganda y agenda política? ¿Por qué no movilizan a sus seguidores reales? Después de todo, es más eficiente y evitaría todos estos escándalos.

Anton Nossik: About ten years ago, when all this started, the authorities didn’t have many real supporters online. And it was hard to find bloggers for hire who were ready to spread the Putin love. The answer was the emergence of this huge service that promoted Putin love for money, and it was run by [former pro-Kremlin youth-group leaders] Vasily Yakemenko and Kristina Potupchik.

Today, years later, it’s probably safe to say there’s a contingent of Internet users who sympathize with the Kremlin entirely for free. But the problem is that some people have been suckling at the state budget for a decade, getting funding to “love the Motherland” and “take the fight to the enemy.” And under no circumstances are these people going to refuse this money.

So, on one hand, it seems as though the Kremlin actually pulled it off: a genuinely pro-Putin segment of Internet users has appeared, and there’s no longer any need to simulate it. But these people still need the work. How are they supposed to live without it? And that’s why it will all continue.

Anton Nossik: Cuando todo esto empezó, hace unos diez años, las autoridades no tenían muchos seguidores reales en Internet. Era difícil encontrar blogueros a quienes contratar que estuvieran dispuestos a difundir el amor hacia Putin. La solución fue la aparición de este gran servicio que promovía el amor por Putin a cambio de dinero, bajo el mando de Vasily Yakemenko y Kristina Potupchik [antiguos líderes de grupos de jóvenes pro Kremlin].

Hoy, años después, probablemente sea acertado decir que existe un contingente de usuarios de internet que simpatizan por completo con el Kremlin de forma gratuita. El problema es que algunas personas han estado beneficiándose del presupuesto estatal durante una década, consiguiendo financiación por “amar a la Patria” y “llevar la lucha al terreno enemigo”. Y bajo ninguna circunstancia rechazarán estas personas el dinero.

Así que, por un lado, parece como si el Kremlin se hubiera salido con la suya: han surgido internautas pro Putin genuinos y, por tanto, ya no hay necesidad de simularlo. Pero estas personas todavía necesitan el trabajo. ¿Cómo van a vivir sin él? Es por este motivo que todo continuará.

Open Russia: And what’s the value of this particular research completed by [Lawrence] Alexander? After all, we already knew about the troll factories, which started operating in the Olgino area of Saint Petersburg, and then on Savushkina street, and about people like Potupchik and others.

Open Russia: ¿Y qué valor tiene la investigación de [Lawrence] Alexander? Después de todo, ya conocíamos la industria del troll, que empezó a operar en el área Olgino de San Petersburgo y después en la calle Savushkina, o con gente como Potupchik y otros.

Anton Nossik: Yes, of course, we in Russia already knew about all these trolls, bots, and ways of inflating online numbers. We in Russia know the rates they charge, their daily workload, their personnel list, and their salaries. But the fact that this phenomenon has become noticeable even to foreign researchers—this shows a certain global development in thinking about the people of Russia. As you know, it wouldn’t even occur to a normal person living in a civilized country that the government might fund its own praise on Twitter by spending tax money on phony accounts.

Now, when people in the West read Alexander’s research, they’ll see how our system works. It’s useful and it’s important that the world understands that the Russian authorities rely on Internet fraud. People all around the world should draw a distinction between the Russian authorities and the country’s population.

Anton Nossik: Sí, desde luego, en Rusia ya sabíamos de todos estos trolls, bots y otras maneras de inflar los números en línea. En Rusia conocemos las tarifas que cobran, la carga de trabajo diaria, la lista de personal y los sueldos. Pero el hecho de que este fenómeno sea perceptible incluso para los investigadores extranjeros indica cierto desarrollo global en la forma de ver al pueblo ruso. Como saben, a una persona normal de un país civilizado ni se le ocurriría pensar que el gobierno pueda estar financiando su propia apología en Twitter mediante el uso de cuentas falsas que costean con dinero proveniente de los impuestos.

Ahora, cuando los ciudadanos occidentales lean la investigación de Alexander, sabrán como funciona nuestro sistema. Es útil e importante que el mundo entienda que las autoridades rusas se sirven del fraude en Internet. Los habitantes de todo el mundo deberían establecer una distinción entre las autoridades rusas y los ciudadanos rusos.

Esta entrevista se publicó por primera vez en ruso en Open Russia.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.