¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Singapur clausura sitio web de noticias en el Día Mundial de la libertad de prensa

Screenshot of the website of The Real Singapore

Captura de pantalla del sitio web The Real Singapore.

El gobierno de Singapur ordenó el cierre de un sitio web dedicado al análisis sociopolítico por publicar “contenido cuestionable” que presuntamente atenta contra el orden público y la armonía nacional. La orden que fue anunciada y ejecutada el 3 de mayo de 2015, coincidió con la conmemoración del Día Mundial de la libertad de prensa.

Esta es la primera vez que el gobierno suspende la licencia para operar a un sitio web alegando que ha infringido las disposiciones del Código de prácticas de internet aprobado en 2013.

The Real Singapore es un sitio web famoso por recurrir al sensacionalismo para atraer lectores. Muchos lo han acusado de publicar artículos que promueven la xenofobia. Pero el 3 de mayo dejó de funcionar luego de recibir un ultimátum del gobierno que le ordenaba retirar el contenido del sitio y sus publicaciones en los medios sociales en un plazo de seis horas. Previamente sus editores, Yang Kaiheng de Singapur y su novia australiana Ai Takagi, habían sido acusados de sedición.

La autoridad de desarrollo de medios (MDA) señaló que la orden fue dictada debido a que The Real Singapore publicó numerosos artículos que pretendían “incitar sentimientos xenófobos” en Singapur:

The MDA believes this editorial strategy of deceiving readers and doctoring articles was an attempt to increase traffic to TRS, and thus boost advertising revenue. In so doing, TRS, including its two foreign editors, were seeking to make profit at the expense of Singapore’s public interest and national harmony.

La MDA considera que su estrategia editorial de engañar a los lectores y adulterar artículos fue un intento por aumentar el tráfico de TRS, y por consiguiente mejorar los ingresos en publicidad. Al hacerlo, TRS, incluyendo a sus dos editores extranjeros, estaban intentando beneficiarse a expensas del interés público y armonía nacional de Singapur.

The Real Singapore ha provocado enojo entre sus lectores en el pasado, pero su repentina clausura ha generado preocupación entre numerosos blogueros, activistas y defensores de la libertad de prensa.

FreeMyInternet, un grupo de blogueros que protestaron contra las leyes que regulan el otorgamiento de licencias a los medios de Singapur en 2013, resumieron sus objeciones en dos puntos:

Disproportionate power vested in a statutory board, and unclear guidelines on actions to be taken against objectionable content.

Se otorga demasiado poder a un ente creado por ley y no queda claro cuáles son las medidas a adoptar contra contenidos cuestionables.

El grupo planteó la pregunta de por qué el gobierno eligió a The Real Singapore cuando otros sitios web de medios tradicionales también son culpables de publicar ‘contenido cuestionable’:

Objectionable, fabricated and plagiarised content is a regular practice in both mainstream and online media, and most certainly undesirable. But what gives MDA the right to stop the operation of a website on this basis? Websites managed by traditional news outlets have also been known to have fabricated content. Does MDA intend to take action against any website that plagiarises or fabricates content?

Publicar contenido cuestionable, producto de la invención o del plagio es habitual tanto en los medios tradicionales como en los medios en línea, y sin duda una práctica indeseable. Pero ¿qué le da derecho a la MDA a ordenar el cierre de sitios web por esa razón? Se sabe que los sitios web dirigidos por medios tradicionales también inventan contenidos. ¿Pretende la MDA tomar medidas contra todos los sitios web que cometen plagio o inventan?

Braema Mathi del grupo por los derechos humanos MARUAH describió la actuación de la MDA como un atentado contra la libertad de expresión:

The Media Development Authority’s draconian measures are not the best way to do so, as they legitimise excessive intervention by the state and set a precedent for the diminution of our online space.

Las medidas draconianas de la Autoridad de desarrollo de medios no son la mejor manera de hacerlo, porque legitiman la excesiva intervención del estado y sientan un precedente para limitar nuestro espacio de libertad en línea.

El sentimiento del autor Ng Yi Shu reflejó la reacción de muchos que tienen una opinión negativa de The Real Singapore:

I hate The Real Singapore. I rarely hate things, let alone express my hate for it.

It was a relief to see it go – but the MDA’s move will not resolve the underlying problems that led to the site’s proliferation.

It would not resolve the close-mindedness of Singaporeans; it would not resolve the latent irrational anger and lack of proper discourse; it would not resolve our cravings for sensationalism.

These are problems only we can solve.

Odio a The Real Singapore. Como raras veces odio algo, permítanme expresar que lo odio.

Ha sido un alivio verlo desaparecer – pero la medida de la MDA no va a solucionar los problemas subyacentes que llevaron a que surgiera el sitio.

No resolverá la mente cerrada de los singapurenses; no solucionará el odio irracional latente y la falta de un discurso adecuado; no resolverá nuestras ansias de sensacionalismo.

Esos son problemas que solo nosotros podemos resolver.

Otro escritor, Banalysis, cuestiona la excesiva intervención estatal contra un ‘sitio web desprestigiado’:

If a discredited website run by three amateurs could undermine the social fabric of our nation, then our supposedly robust and resilient racial-religious harmony is but a happy delusion. Surely fifty years of nation building can’t be threatened by some second-rate news site.

Si un sitio web desprestigiado dirigido por tres amateurs puede perjudicar el tejido social de nuestra nación, entonces nuestra supuestamente sólida y resiliente armonía racial y religiosa no es más que una falsa ilusión. Seguramente cincuenta años de construcción nacional no pueden ser amenazadas por un sitio de noticias de segunda.

La periodista Kirsten Han señala que se ha violado el debido proceso ya que el juicio por sedición contra los editores aún no ha concluido:

It’s not freedom if the state has the power to order a shutdown even before due process at the courts has been concluded, and we’re meant to feel relieved and grateful that they’ve only done it once (so far).

No hay libertad si el estado tiene el poder de ordenar un cierre cuando aún el proceso judicial no ha terminado, y se supone que debemos sentirnos aliviados de que solo haya sucedido una vez (hasta ahora).

Escribiendo para Asian Correspondent, Carlton Tan les recuerda a los lectores los peligros de la ley de sedición en Singapur. “Ha demostrado lo vacías que son estas nociones vagas de sedición,” señaló.

Yawning Bread, un bloguero que está procesado por criticar al poder judicial, advierte que The Real Singapore es una amenaza menor en comparación con los amplios poderes que ha recibido la Autoridad de desarrollo de medios.

That MDA is the greater and more insidious threat to us all can be seen from this very action. Shrouded in a non-transparent process, it goes out to ban a website. It flings accusations without offering proof. More dangerously, it plants the idea that it has the right to adjudicate truth and falsehood.

En esta medida se puede ver que la MDA es la mayor y más insidiosa amenaza para todos nosotros. Cubierta por un proceso falto de transparencia, sale a prohibir un sitio web. Lanza acusaciones sin ofrecer pruebas. Más peligroso aún, instala la idea de que tiene el derecho a determinar lo que es verdadero y falso.

Este caso muestra que la llamada política de ‘menor injerencia’ cuando se trata de regular la internet necesita ser revisada, especialmente cuando se le otorga a una agencia estatal el poder de censurar y eliminar sitios web.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.