¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Una artista estadounidense utiliza su pincel para devolver las esculturas robadas a Nepal

Lakshmi-Narayana - 15th Century Stone, 34 inches. Stolen in 1984 from Narayan Temple, Patko Tol, Patan. Image by Joy Lynn Davis. Used with permission

Lakshmi-Narayana, lápida del siglo XV de 86 cm. Robada en 1984 del Narayan Temple, Patko Tol, Patan. Fotografía de Joy Lynn Davis. Utilizada con permiso

Katmandú, la capital de Nepal, es un museo abierto de arte y cultura. Con una cantidad innumerable de templos, entre los que se incluyen siete lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el valle de Katmandú no es solo una atracción para los amantes del arte y los peregrinos religiosos, sino también para los ladrones y contrabandistas del arte.

Después de los años 50 se robaron muchas estatuas de cientos de años de diferentes templos y lo hicieron no solo contrabandistas profesionales, sino también expatriados prominentes y élites poderosas. El descubrimiento por parte de la policía nepalí de un inmenso escondite de partes de animales salvajes e iconos de cientos de años durante una redada en 2009 en la residencia del aventurero Ian Baker en Katmandú sugería la magnitud del robo y la participación de personas de notoriedad.

Durante muchos años, se ha trabajado para documentar el saqueo, lo que incluye “Lost Images of Nepal” (Imágenes perdidas de Nepal” de Lain Singh Bangdel, “Gods are leaving the country: Art theft from Nepal” (Los dioses están abandonando el país: el robo de obras de arte en Nepal) de Jurgen Schick y “Gods in Exile” (Dioses en el exilio) de Kanak Mani Dixit. Inspirada por estas publicaciones, la artista estadounidense Joy Lynn Davis visitó los lugares afectados por los robos y grabó los recuerdos que compartieron con ella los habitantes. Trabajando sobre el trabajo hecho por Bangdel y Schick, empezó a pintar los lugares sagrados donde se robaron las estatuas y, en sus propias palabras, repatriando las esculturas robadas con oro de 23 quilates.

Según Davis, el oro simboliza la comodificación de las esculturas de valor incalculable y las hace destacar visualmente en sus pinturas fotorealistas: lo que provoca que la gente se dé cuenta de su ausencia.

Joy Lynn Davis es artista e investigadora, parte del movimiento para la recuperación de documentación y la devolución de las estatuas nepalíes robadas.

“Recordando las esculturas perdidas del Valle de Katmandú”, una exposición de arte en la Consejería de Arte de Katmandú, muestra su valioso trabajo.

Recordar lo que se ha perdido

La iniciativa para restaurar los trabajos artísticos robados es bastante reciente. Durante los años 80, el artista y estudioso nepalí Lain Singh Bangdel y el experto alemán Jurgen Schick se encargaron de la ardua tarea de documentar las estatuas perdidas. El Huntington Archive de la Ohio State University muestra las imágenes fotografiadas por Lain Singh Bangdel en su libro “Stolen Images of Nepal” (Imágenes robadas de Nepal).

Tras ver el antes y el después de las imágenes de los iconos robados publicados en su libro, un coleccionista de arte californiano devolvió cuatro esculturas en agosto de 1999 y se devolvió otra estatua de Berlín, según informa Nepali Times.

Donna Yates, una arqueóloga que estudia las antigüedades sujetas a contrabando y los delitos artísticos y arqueológicos, tuiteó una foto del archivo:

Antes y después. Escultura mutilada durante un intento de saqueo. Imágenes perdidas y robadas: Nepal.

En la exposición de Davis en Katmandú, paneles informativos muestran fotografías históricas de las esculturas robadas, fotografías actuales de los lugares e información sobre las esculturas robadas que incluye mapas representativos de los lugares originales de los robos. Anteriormente, la artista mostró sus trabajos en la exposición “Narrativas de fe y memoria: Recuerdo de las esculturas perdidas de Katmandú” en 2013 en el Patan Museum en Lalitpur, Nepal

Parte del trabajo de Davis incluye un mapa interactivo y una base de datos de las obras de arte robadas. Según la página web del proyecto, sus contenidos se añadirán a la base de datos de arte robado de la Interpol.

Base de datos del arte perdido y robado de Nepal que se vinculará a la Interpol. Felicidades a Joy Lynn Davis por su trabajo.

Dónde se robaron los iconos de Nepal y dónde se encuentran ahora. Exposición de Joy Lynn Davis hasta el 22 de mayo en la Conserjería de Arte de Nepal.

Davis ofrece una explicación más detallada del proyecto en un vídeo de YouTube:

Gracias a la concienciación y a la colaboración de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales con las comunidades locales, el arte robado de Nepal ha sido documentado y muchos trabajos se han restaurado. Y lo que es más importante, se han lanzado importantes campañas para preservar los templos históricos, monasterios, palacios y otros objetos de relevancia cultural.

La exposición “Recuerdo de las esculturas perdidas del Valle de Katmandú” podrá verse hasta el 22 de mayo de 2015.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.