¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En un inestable alto al fuego los yemeníes se esfuerzan por mantenerse conectados con el mundo

A picture taken of a shutdown gas station due to the lack of oil - Photo by Fahmi Al Baheth.

Estación de servicio clausurada por falta de combustible. Fotografía por Fahmi Al Baheth.

Los rebeldes y las fuerzas de la coalición árabe en Yemen actualmente se encuentran bajo un acuerdo de cese de fuego, pero los violentos enfrentamientos entre los grupos han provocado gran deterioro en gran parte del país. Además de daños a la arquitectura e infraestructura de la ciudad, el conflicto ha tenido consecuencias nefastas para las tecnologías de comunicación del país. Los cortes en los servicios de electricidad y telecomunicaciones se han vuelto habituales, y algunos temen que la infraestructura de telecomunicaciones del país podría colapsar por completo, dejando a los yemeníes literalmente aislados de la internet global.

Las fuerzas de la coalición árabe lideradas por Arabia Saudita comenzaron a bombardear Yemen desde el aire el 26 de marzo. Más de 1400 personas, en su mayoría civiles, murieron en 7 semanas. Sus ataques han ido más allá de los sitios militares y el principal objetivo de la campaña, la milicia tribal hutí, que tomó el control de la capital de Yemen, Sana'a, en enero. Hubo también destrucción masiva en Aden, la ciudad portuaria del sur, donde los hutíes han tomado represalias junto con las milicias leales al expresidente de Yemen, Ali Abdulla Saleh, que fue obligado a renunciar tras tres décadas en el poder, luego de las protestas populares de 2011.

Las plantas de energía y las redes fijas y móviles de telecomunicaciones están fuera de servicio en muchas ciudades de Yemen, una lista que crece cada día. Los ingenieros no pueden llegar a las estaciones para hacer el mantenimiento y ponerlas de nuevo en funcionamiento. El país también está siendo obligado a racionar el combustible con el que operan las plantas de energía y las telecomunicaciones. En varias zonas, esto ha significado el corte de todos los servicios de telecomunicaciones, incluso de internet.

Ya antes del conflicto, Yemen tenía una infraestructura débil tanto en el sector de las telecomunicaciones como en el de la energía. Los oleoductos, plantas de energía y redes de fibra óptica han sido víctimas de repetidos ataques de grupos tribales armados en los últimos años.

Los yemenitas temen que pronto enfrentarán largos períodos de cortes de los servicios de electricidad y telecomunicaciones. En algunas áreas, estos ya se han prolongado hasta por cuatro semanas. Si eso sucede, podría dejar a millones de yemeníes aislados del resto del mundo en una situación donde los delitos contra los civiles aumentan constantemente. Un activista de internet que prefirió permanecer en el anonimato nos dijo:

نحن قلقون بأننا لن نتمكن من نشر وتوثيق انتهاكات حقوق الإنسان والوضع الإنساني الصعب بشكل مباشر على الإنترنت خلال الأيام القليلة القادمة، لا إنترنت، لا اتصالات، حتى هواتفنا المحمولة لن نستطيع استخدامها لعدم توفر الطاقة الكهربائية.

Estamos preocupados de que no podremos documentar y hacer públicas las violaciones de derechos humanos y la difícil situación humanitaria en vivo por internet en los próximos días. Sin internet, ni telecomunicaciones, incluso nuestros teléfonos móviles serán inútiles, no podremos usarlos si no hay electricidad.

Los medios sociales se han convertido en una herramienta muy importante para los medios internacionales que no pudieron permanecer en Yemen para cubrir los acontecimientos. Ellos en cambio dependen ahora de los activistas locales que filman y publican videos e informes de lo que ven y oyen en una frecuencia diaria o de horas.

Según los funcionarios de las empresas de telecomunicaciones, el uso del teléfono y el tráfico en internet ha caído en más del 30 por ciento. Otras fuentes también confirmaron que la cantidad de usuarios de internet en las horas pico ha disminuido en más del 60 por ciento en los últimos días en comparación con los meses previos. Estas cifras siguen aumentando a medida que la actual situación empeora.

El Dr. Ali Nosary, CEO de TeleYemen, espera que el sector de internet y telecomunicaciones deba enfrentar trastornos importantes en los próximos días. Él ha declarado:

مع استمرار الوضع الحالي وانعدام المشتقات النفطية لفترة أطول ربما لن تتمكن معظم شبكات الاتصالات من العمل لأكثر من بضعة أيام وليس أسابيع.

Si la actual situación y la falta de combustible continúan por mucho más tiempo quizás la mayoría de las redes de telecomunicaciones no durarán ni siquiera unos días, menos aún semanas.

TeleYemen ofrece servicio de internet vía satelite pero los precios del servicio son muy elevados ($600-$1400 por la instalación, $48 por 5GB y $1110 por 100GB). Claramente solo un número limitado de usuarios pueden aprovecharlo. La cantidad no supera los 1,000 suscriptores, la mayoría de los cuales son empleados de empresas privadas y de bancos.

Como propietario de YemenNet y TeleYemen, ambas filiales de la empresa estatal de telecomunicaciones, el gobierno de Yemen tiene el monopolio del servicio de telecomunicaciones de líneas fijas en el país. Este mecanismo ha impedido que Yemen desarrolle un sector de telecomunicaciones más sólido, volviéndolo dependiente de una frágil y antigua infraestructura basada en cables de cobre y diseñada para comunicaciones de voz y no para transmisión de datos.

En cuanto a los servicios móviles, tres de las cuatro empresas que operan con GSM ofrecen tecnología 2G. La cuarta, que es una empresa pública con el gobierno como accionista, opera con CDMA, ofreciendo un servicio de internet muy limitado de 3G en algunas áreas.

A pesar del rápido crecimiento de la cantidad de usuarios de internet en Yemen, el porcentaje aún es demasiado bajo en comparación con los países vecinos. Varios informes señalan que el porcentaje de usuarios de internet en Yemen fluctúa entre el 14 y 20 por ciento. Por lo tanto, se puede ver que el aislamiento digital no es una posibilidad tan remota.

Frente a una desastrosa situación humanitaria, pobreza generalizada y un conflicto armado permanente, el aislamiento de internet podría ser desastroso. Internet es una herramienta fundamental para los periodistas que trabajan informando de la guerra y para los activistas que difunden las noticias y documentan las violaciones de derechos humanos y el panorama general de la situación humanitaria, y para la gente común que quiere saber qué está sucediendo en el terreno y comunicarse con sus seres queridos que están en el exterior.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.