¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Periodista árabe-estadounidense detenida por la seguridad israelí por ‘volar siendo musulmana’

Noor Wazwaz with First Lady of the United States Michelle Obama (via Facebook).

Noor Wazwaz con la Primera Dama de los Estados Unidos Michelle Obama en la cena de corresponsales de la Casa Blanca, abril 2015 (vía Facebook).

Es un hecho bien conocido en la comunidad árabe de Israel que “volar siendo musulmán” les supondrá controles de seguridad adicionales y retrasos en el viaje. La periodista palestina-estadounidense Noor Wazwaz compartió su experiencia de volar al Aeropuerto Internacional de Tel Aviv, Ben-Gurion a través de sus canales de medios sociales, donde cuenta con más de 28,000 seguidores.

Wazwaz, quien dice que su meta es convertirse en “la primera mujer musulmana en presentar un programa de noticias en la televisión estadounidense usando hiyab [ pañuelo en la cabeza]”, decidió convertirse en periodista para representar mejor “[las] voces árabes y musulmanas en los medios occidentales.”

Compartió su aflicción al entrar a Israel para llegar a Palestina esta semana, la forma más conveniente de llegar internacionalmente; mucho más rápido que desembarcar en Amman, Jordania, y conducir hasta la Ribera occidental controlada por Israel. Wazwaz expone que fue detenida durante más de cuatro horas, tras un interrogatorio del personal de seguridad israelí quien acusó a su familia de actividad terrorista basándose en su nacionalidad y origen étnico. Wazwaz volaba con un pasaporte estadounidense.

En Instagram, Wazwaz evoca su experiencia, diciendo que la humillación a la que fue sometida en la frontera no la detendrá de volver a Palestina:

We arrived in Tel Aviv, Israel and at passport control, the woman checks our passports and points to a room to the right and says to me, "You know the procedure." For many who've traveled to Israel know this "VIP room" very well. They take your passport. You sit. You wait… And wait…and wait… and wait…and wait. After four hours in this "VIP room"… I get called into my second interrogation. I walked in, smiled and said hello. The interrogator said, "Wipe that smile off your face. Spit out your gum. And you better cooperate with me." I've done these interrogations every time I've traveled here but NOTHING was like this. He asked why I was here… I explained that I was here with two other students and that we are working with journalism students in Ramallah. He shook his head, made smart remarks, yelled at me and didn't believe a word I said. He asked about my family here in Jerusalem and gave him my uncles' names. "Which one of them is a terrorist?" he looked up at me and smirked. I couldn't help but bust out a laugh at how absurd this question was. "You think I'm joking? I'm not joking," he yelled as he slammed the table. I replied, "Well…none of them are." He laughed,"And your cousins? How many are in prison?" I am at loss for words and I wish I could express how I feel right now. The power control, the ego, the mind games, the hate, the humiliation. Disgusting. All this so I, we Palestinians, never come back again. But I'll keep coming back for as long as I live.

A photo posted by Noor F. Wazwaz (@nfwazwaz) on

Llegamos a Tel Aviv, Israel y en el control de pasaporte, la mujer que comprueba nuestros pasaportes señala a una habitación a la derecha y me dice: “Ya sabes el procedimiento.” Para muchos de los que han viajado a Israel conocen esta “habitación VIP” muy bien. Toman tu pasaporte. Te sientas. Esperas… Y esperas… y esperas… y esperas.
Después de cuatro horas en esta “habitación VIP” …Fui avisada para mi segundo interrogatorio. Entré, sonreí y dije hola.
El interrogador dijo, “Borra esa sonrisa de tu cara. Escupe el chicle. Y mejor será que cooperes conmigo.” He pasado por este interrogatorio cada vez que he viajado aquí pero NINGUNO fue como este.
Me preguntó porque estaba aquí… Le expliqué que estaba aquí con otros dos estudiantes y que estábamos trabajando con otros estudiantes de periodismo en Ramallah. Negó con la cabeza, hizo ingeniosos comentarios, me gritó y no creyó ni una palabra de lo que dije.
Me preguntó sobre mi familia de aquí de Jerusalén y les di los nombres de mis tíos. “¿Cúal de ellos es un terrorista?” me miró y me sonrió con superioridad.
No lo pude evitar y se me escapó una carcajada de lo absurda que era la pregunta. “¿Crees que estoy bromeando? No estoy bromeando,” gritó mientras golpeaba la mesa.
Yo respondí, “Bien…ninguno de ellos lo es.” Él se rió,”¿Y tus primos?” ¿Cuántos de ellos están en la cárcel?”
Estoy sin palabras y me gustaría poder expresar como me siento ahora mismo.
El control de poder, el ego, los juegos mentales, el odio, la humillación. Repugnante.
Todo esto para que yo, nosotros los palestinos, nunca volvamos otra vez.
Pero yo continuaré viniendo mientras siga con vida.

En las cuentas de medios sociales de Wazwaz, amigos y seguidores contactaron para expresar su apoyo y solidaridad, compadeciéndose con experiencias similares. En Instagram, Arwa Sarsour escribe:

Welcome to the club, we all have to go through it young and old same question same room u can't go to the bathroom with out someone behind u and hours and hours of waiting.

Bienvenida al club, todos tenemos que pasar por eso, jóvenes y mayores, la misma pregunta, la misma habitación, no puedes ir al cuarto de aseo sin alguien detrás de ti y horas y horas de espera.

En Facebook, donde su post recibió 4,000 me gusta y fue compartido más de 800 veces hasta el momento de escribir. El seguidor Ahlam Abutineh comparte:

Just moved to Ramallah/al Bireh from Florida where I was born and raised my whole life. I have my Palestinian passport so I have to come through Jordan as I've done the last 3 years. They hassle, hassle, make u wait wait wait, throw ur bags, make u find them, bus to bus- making a 30 min travel home end up being all night… They can't turn us away. More people need to keep coming no matter how tiring it is.

Recien me mudé a Ramallah/al Bireh desde Florida donde nací y crecí toda mi vida. Tengo mi pasaporte palestino por lo que tengo 0 posibilidades de llegar a través de Jordania como había hecho los 3 últimos años. Te atosigan, te atosigan, te hacen esperar, esperar, esperar, tiran nuestras maletas, nos hacen encontrarlas, de autobús en autobús haciendo un viaje a casa de 30 minutos que termina siendo toda la noche… No pueden rechazarnos. Más gente necesita seguir viniendo no importa lo agotador que sea.

Ph Sima Ghnaim, quien también es estadounidense aunque no tiene pasaporte palestino, escribe sobre un trato similar:

You are amazing …. They make me wait for 6 hours each time I visit Palestine just cause I'm Arabic I don't have a Palestinian passport. I wish I did but even with a Canadian one they treat me with the utmost disdain and hate.

Eres increíble …. Me hacen esperar durante 6 horas cada vez que visito Palestina simplemente por ser árabe, no tengo pasaporte palestino. Ojalá lo tuviera pero incluso con uno canadiense te tratan con gran desprecio y odio.

Y Maria M. Jaber Khalil cuestiona que el trato de la seguridad israelí hacia los ciudadanos estadounidenses con pasaporte de doble nacionalidad palestina puede ser legal o aceptado pro forma por los Estados Unidos, argumentando:

The most ridiculous thing about all this their computer system has all your personal information plus all your families and their extended family names, children,where everyone is living. And it's also linked with the USA, so why all the questions you ask humiliation, because they can regardless if you re in American citizen or not. The last my husband went he was sent to the VIP room he waiting 6 hours he is also an American citizen, when you tell them you will report them to the Embassy they just laugh in your face and say so what America can't do anything we own them. Sad but true…. Sad and frustrated with our government.

Lo más absurdo de todo esto es que su sistema informático contiene toda la información de tus datos personales más toda la de tus familiares y los nombres de sus parientes, niños, donde vive cada uno. Y también está ligado con los EE. UU., entonces por qué todas las preguntas humillantes, porque pueden, sin importar si eres ciudadano estadounidense o no. La última vez que fue mi marido lo enviaron a la habitación VIP, donde esperó durante 6 horas, él también es ciudadano estadounidense, cuando les dices que lo notificarás a la Embajada simplemente se ríen en tu cara y dicen y qué, Estados Unidos no puede hacer nada, nosotros les pertenecemos. Triste pero veraz….Triste y frustrada con nuestro gobierno.

Para aquellos que nunca experimentaron una humillación a manos de los controles fronterizos, la descripción de Shireen Nasser toca la humanidad de la experiencia.

As many times as we all try to tell the stories to others, they really can never imagine what a mental manipulation it all is until they've experienced it. It's such a form of degradation and oppression beyond what has ever been taught in any history book.

Por muchas veces que tratemos de contar las historias a otros, ellos realmente nunca podrán imaginar de que manipulación mental se trata hasta que no la han experimentado. Es tal la forma de degradación y opresión que va más allá de lo que nunca ha sido enseñado en ningún libro de historia.

Otros comentarios aludían a la gran controversia del Derecho al Retorno, el cual establece que los descendientes de refugiados palestinos que fueron expulsados en la Guerra de 1948 — a lo que los israelíes llaman la Guerra de la Independencia y los palestinos denominan Nakaba (“Catástrofe”) — podrán volver a su tierra y reclamar su propiedad original. Se estima que unos 30,000-50,000 emigrantes de origen palestino ahora tienen familia que asciende a los 5 millones alrededor del mundo. El Derecho al Retorno ha sido un punto de fricción en las negociaciones de paz, aún por resolver.

Como contrapartida, israelíes judíos reclaman el reconocimiento de 1 millón de judíos que fueron expulsados de tierras árabes, como consecuencia de la creación del Estado de Israel, que, como los palestinos en 1948, se vieron forzados a abandonar sus propiedades y bienes en el país cuyo valor fue absorbido por los posteriores estados para la obtención de beneficios económicos significativos.

El usuario de Instagram Enasjudeh dijo con entusiasmo:

… I would endure that a million times to visit that beautiful country!

… ¡Soportaría eso un millón de veces para visitar ese hermoso país!

Mientras Rehab Eid, quien se identifica a sí mismo como musulmán palestino neoyorkino, afirma:

Arrival in Palestine: Wazwaz captions this photo, "Good Morning, Ramallah" (via Facebook).

Llegada a Palestina: subtítulos de la foto de Wazwaz, “Buenos días desde Ramallah” (vía Facebook).

They think that'll stop us from coming back, but we just get stronger!

¡Ellos creen que eso nos impedirá volver, pero simplemente nos hace más fuertes!

Haciéndose eco del sentimiento popular, Beesan Arouri afirma:

They can do all they want but we'll always go back.

Pueden hacer todo lo que quieran pero nosotros siempre volveremos.

En cuanto a Wazwaz, puedes seguir su viaje en Palestina a través de sus frecuentes actualizaciones.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.