¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La abogada estadounidense que defiende los intereses de los presos políticos de Puerto Rico

Event "Al mar por Oscar" (To the sea for Oscar), 2014, Puerto Rico. Photo Ricardo Alcaraz, used with permission.

Evento “Al mar por Oscar”, 2014, Puerto Rico. Fuente: Ricardo Alcaraz, uso autorizado.

A Jan Susler no le agrada hablar sobre ella misma. Punto que establece al inicio de la entrevista. La abogada en derecho civil indica que el centro de atención está reservado para sus clientes, que además son sus amigos. “Quiero que esta entrevista sea sobre Oscar López Rivera“, explica, aludiendo al preso político puertorriqueño, a quien representa.

Sin embargo, insisto.

Jan Susler ha estado ejerciendo el derecho durante los últimos 39 años. Se especializa en derecho de los privados de libertad, la mala conducta policial y derecho civil y ha laborado para People's Law Office (bufete jurídico popular) en Chicago desde 1982. Nació en Estados Unidos, en Chicago, Illinois, y creció en una pequeña ciudad que queda a tres horas en dirección hacia el sur, en una comunidad predominantemente judía con su madre, padre y hermanos.

Ella ha dedicado gran parte de su carrera profesional a representar a presos políticos puertorriqueños: hombres y mujeres que han luchado por la independización de la isla de Estados Unidos.

Podrá ser de Chicago pero muchos puertorriqueños consideran a Susler como su compatriota. Al igual que en la década de los 90, ella se encuentra ahora, una vez más, al frente de una batalla prolongada en la que aboga por la inmediata liberación de Oscar López Rivera, un hombre de 72 años, que en mayo habrá cumplido 34 años de una condena de 55 en prisiones estadounidenses, que fue declarado culpable de conspiración sediciosa y ofensas relacionadas.

Estamos en tiempos apremiantes, sin embargo, Susler accedió a condecerme una entrevista para hablar un poquito de ella y con más amplitud acerca de sus clientes y amigos.

Global Voices (GV): ¿Por qué decidió convertirse en una abogada?

Jan Susler (JS): Partly it was because I had this great example with my dad. We always had dinner as a family, and he would come home and talk about his work. He was a general practitioner in a small town. He was antiracist and liberal in his views, and helped start the legal aid office. He understood that when you live in an unequal society you have a role to combat that. My mother also did that in her own way, she was an activist. She had a Masters in Education, was a teacher, and fought to have schools that offered the same education for all children, no matter where they were from.

Also, I come from a place that was very anti-semitic, Jewish people were not allowed to be part of the country club, etc. During Christmas in the public schools, they had a lot of religious stuff, and I was disturbed by that because I knew that there was a separation of church and state. I refused to participate in these activities, and became an advocate.

The other piece was somewhat of an accident of birth. I am a baby boomer, so I graduated from high school in 1967, a very hot time in the world. I remember sitting on the couch with my father and watching the Democratic Convention of 1968, and him saying “Oh my God, there is a police riot, they are beating people up.” So I am also very much a product of my times. When I was in college, there were army tanks. One of the things that inspired me a lot was seeing the resistance of the students on campus.

One other element is that of being a woman. My mother had a college degree, and she could not find work when she divorced my father [her biological father]. She all of sudden was dumped on the streets, and had to figure out a way to support her two children, me and my sister. She always told me I had to support myself and not depend on anyone.

Jan Susler (JS): Por una parte, fue porque tuve un gran ejemplo con mi padre. Siempre cenabamos en familia y cuando regresaba a casa él hablaba acerca de su trabajo. Él fue un médico de cabecera en una ciudad pequeña. En sus opiniones era antiracista y liberal y ayudó a iniciar la oficina de asistencia legal. Comprendió que al vivir en una sociedad desigual se debe actuar en contra de eso. Mi madre también lo hizo a su manera; ella fue una activista. Tenía un título de magíster en educación, fue profesora y luchó para que las escuelas ofrecieran la misma educación a todos los niños, sin importar de donde proviniesen.

Además, vengo de un lugar que fue muy antisemita, a los judíos no les permitían participar en el club campestre, etcétera. Durante la época de Navidad en las escuela públicas, ellos tenían muchas actividades religiosas y a mí me molestaba eso porque sabía que existía una separación entre la iglesia y el estado. Me rehusaba a participar en estas actividades y me convertí en una defensora.

Por otra parte, lo relaciono con un accidente de nacimiento. Pertenezco a la generación de la posguerra (baby boomer), así que me gradué del bachillerato en 1967, una época de renovación en el mundo. Recuerdo estar sentada en el sofá junto a mi padre viendo la convención democrática de 1968 y dijo: “Dios mío, hay un motín policiaco, están golpeando a las personas”. Por lo tanto, soy un producto de mi época. Cuando estuve en la universidad hubo muchos tanques del ejército. Una de las cosas que más me inspiraron fue observar la resistencia de los estudiantes en el campus.

Otro elemento, es el hecho de ser mujer. Mi madre tenía la preparación académica y no conseguía trabajo cuando se divorció de mi padre [padre biológico]. De repente, la dejaron sola en la calle y tuvo que buscar la manera de proveer para sus dos hijas, mi hermana y yo. Ella siempre me decía que tenía que cuidar de mi misma y no depender de nadie.

Oscar Lopez Rivera and Jan Susler. Photo courtesy Jan Susler.

Oscar López Rivera y Jan Susler.

GV: ¿Cómo decidió especializarse en derecho de los privados de libertad y presos políticos?

JS: When I graduated from high school I knew I wanted to do civil rights work. There was a legal clinic that provided services to prisoners in Southern Illinois, and I thought this would be a great way to contribute, and they were mostly Black people and people of color. This was a very racist part of the state. It was in that job that I got involved with the Puerto Rican independence movement and political prisoners. I was in the National Lawyers Guild, a very progressive organization. In 1980 the first wave of Puerto Rican political prisoners was arrested, and two of them were sent to a prison where I was doing my work. Michael Deutsch called me and said that he had two clients who were very far from their community, and said: “I need you to go there and see them.” That was in September 1980. They were Luis Rosa and Carlos Alberto Torres.

JS: Cuando salí del bachillerato sabía que quería trabajar en derecho civil. Existía un consultorio jurídico que brindaba asesoramiento a privados de libertad en el sureste de Illinois y pensé que esta sería una buena forma de contribuir, ya que la mayoría de ellos eran afronorteamericanos y personas de color. Esta era una parte muy racista del estado. Fue en este trabajo donde me involucré con el movimiento de independencia puertorriqueña y de presos políticos. Estuve en el Gremio Nacional de Abogados, una organización muy progresista. En 1980, se manifestó la primera ola de arrestos de presos políticos puertorriqueños y dos de ellos fueron enviados a la prisión donde yo laboraba. Michael Deutsch me contactó e informó que tenía dos clientes que estaban muy lejos de su comunidad, y dijo: “Necesito que vayas allá y los visites”. Eso fue en setiembre de 1980. Eran Luis Rosa y Carlos Alberto Torres.

GV: ¿Cómo se desarrolló la relación con los presos políticos puertorriqueños?

JS: It just grew, many of them were imprisoned in Illinois. And then many of them thought I should move to Chicago to be closer to the Puerto Rican community. Then I moved to Chicago, became part of the People’s Law Office, and became closer to the Puerto Rican community, the family of the prisoners, and I started traveling back and forth to the island.

JS: Simplemente se dio, muchos de ellos fueron encarcelados en Illinois. Incluso, muchos pensaron que debería mudarme a Chicago para estar más cerca de la comunidad puertorriqueña. Luego, me mudé a Chicago y formé parte del bufete popular, por lo tanto, estuve más cerca de la comunidad puertorriqueña, de las familias de los prisioneros y comencé a viajar ida y vuelta a la isla.

GV: ¿Se considera una puertorriqueña adoptada?

JS: Some people say I was born in the wrong place. I love the Puerto Rican people, and the country. I respect and admire the amazing resistance of the people in the face of hundreds of years of colonialism, and I feel very loved and embraced. I feel very privileged to be able to have this amazing, close relationship with the Puerto Rican people. I am very blessed.

On the other hand, I am not Puerto Rican, and I feel that the not Puerto Rican adds a dimension of the work, for example you would not be interviewing me. Some people think how unique and exceptional it is that a person from the US is working on this, but I don’t think it should be an exception. After all it is my government that is colonizing Puerto Rico, and why aren’t more people offended by that relationship that is not only anti-ethical but it violates international law. At the United Nations Decolonizing Committee I am only one of few US people who speaks out for Puerto Rico, and I think that US people have an obligation to speak out for the injustices the government commits.

JS: Algunas personas afirman que nací en el lugar equivocado. Amo a las personas puertorriqueñas y a su país. Respeto y admiro la increíble resistencia de las personas frente a cientos de años de colonialismo, y me siento muy apreciada y aceptada. Tengo el privilegio de poseer esta increíble relación cercana con la gente puertorriqueña. Me siento muy bendecida.

Por el otro lado, no soy puertorriqueña, y siento que ese mismo aspecto le añade una dimensión de trabajo, por ejemplo, usted no estaría entrevistándome. Algunas personas consideran cuán único y excepcional es que una persona estadounidense trabaje en este asunto, pero considero que no debería ser una excepción. Después de todo es mi gobierno el que está colonizando a Puerto Rico, y por qué no hay más personas ofendidas por esta relación, que no es solo antiética sino que también constituye una violación al derecho internacional. En el Comité Especial de Descolonización de la ONU soy simplemente uno de los pocos estadounidenses que abogan por Puerto Rico, y considero que los estadounidenses tienen la obligación de alzar la voz por las injusticias que comete el Estado.

GV: Estos son casos que dependen bastante de la opinión pública. ¿Cuál es la diferencia entre los dos campos de batalla: los tribunales y la opinión pública?

JS: The Puerto Rican independence movement and the movement in support of the political prisoners movement are two different things. The independence movement is heavily involved in the campaign to release the prisoners, but the campaign is much broader. This involves a very rich working experience to have both. Oscar and other political prisoners took a very strong position when they were arrested in the Chicago cases, and said they rejected the court’s jurisdiction to try them as criminals because of international law. In law school you don’t learn how to represent people like that (laughs). They don’t teach you how to do creative lawyering when you are working with people who don’t want to go to court.

For example, when Alejandrina Torres was put in the underground torture chamber called the women’s high security unit in Lexington, Kentucky, in 1986. She would not sue in the US courts to challenge her prisoner conditions. So how can you be her lawyer when she won’t let you go to court? She still has legal rights, but you have to figure out how to be a lawyer creatively. This takes you to different forums, international tribunals, to conferences, the UN Decolonization Committee, all sorts of wonderful experiences and places that you advocate in, in a nontraditional way you learned in law school.

In the process, you become part of a movement, and with political prisoners this is very important because they are part of the movement. Your sensitivity to what your client wants, and your sensitivity to what the movement wants helps you develop into a more responsible person, and a more responsible attorney. The activism piece in combination with the legal avenues that are available is how public opinion gets formed.

JS: El movimiento de independencia puertorriqueño y el movimiento a favor del movimiento de presos políticos son dos cosas totalmente diferentes. El movimiento de independencia está fuertemente involucrado en la campaña para la liberación de los prisioneros, sin embargo, esta es mucho más extensa. Se necesita una vasta experiencia laboral para representar a ambos. Oscar y los demás presos políticos desempeñaban puestos importantes cuando fueron arrestados en los casos de Chicago, estos señalaron que rechazaban la jurisdicción del tribunal por enjuiciarlos como criminales a causa del derecho internacional. En la escuela de leyes no te enseñan cómo representar a ese tipo de personas (ríe). Tampoco te enseñan a ejercer la abogacía de forma creativa, como cuando se trabaja con personas que no desean ir ante un tribunal.

Por ejemplo, cuando colocaron a Alejandrina Torres en la cámara de tortura subterránea, denominada Unidad de alta seguridad de mujeres en Lexington, Kentucky, en 1986. Ella no deseaba presentar una demanda ante los tribunales estadounidenses para objetar sus condiciones. ¿Cómo puedes representar los intereses de una persona que te prohibe ir ante un tribunal? Todavía conserva sus derechos jurídicos, pero se tiene que buscar una manera creativa para ser su abogada. Esto lo lleva a uno a diferentes foros, tribunales internacionales, conferencias, al Comité de Descolonización de la ONU; a todo tipo de experiencias maravillosas y lugares donde se pueda abogar, en la forma no tradicional que se aprende en la escuela de leyes.

En el proceso, uno pasa a formar parte del movimiento y con los presos políticos esto es muy importante, pues ellos son parte del mismo. La sensibilidad a lo que el cliente desea y lo que el movimiento quiere le ayuda a uno a transformarse en una persona más responsable y por consiguiente, en un abogado más responsable. El activismo junto con los mecanismos jurídicos que estén disponibles forman la opinión pública.

"Oscar, national hero, we want you home, now." March for Oscar 2013, Puerto Rico. Photo by Ricardo Alcaraz, used with permission.

Marcha por Oscar 2013, Puerto Rico. Fuente: Ricardo Alcaraz, uso autorizado.

GV: ¿Qué significa Oscar López Rivera para usted, además de ser su cliente?

JS: I will give you one example: my goddaughter just went to Puerto Rico for her bachelorette party, and she sent me back a picture of an image of Oscar on the streets of Old San Juan. She said: “His face is pasted everywhere!”

I see him as bigger than life, a person who has inspired people to come together. When you are faced with someone who is a legend in his own time…I went to see him recently, and we are in the sitting room, and I am talking about the Summit of the Americas [in Panama, from April 10 to April 11]. There is lots of chaos in the sitting room. I am sitting with this man in a prison where he does not belong, and I am telling this man that his case is an issue in Panama. It is the combination of the mundane of being in the sitting room, the vending machines, realizing that he will be stripped after my visit, and at the same time this very man is being talked about among heads of state.

JS: Le daré un ejemplo: mi ahijada acaba de visitar Puerto Rico por su despedida de soltera y me envió una fotografía con la imagen de Oscar, que se encontraba en las calles del viejo San Juan. Ella me indicó: “¡Su rostro aparece en todas partes!”

Lo veo como una figura trascendental; un individuo que ha inspirado la unión de las personas. Cuando uno está en frente de alguien que es una leyenda de su propia época… Recientemente, fui a visitarlo y nos encontrabamos en la sala de estar y estoy hablando acerca de la Cumbre de las Américas [que se llevó a cabo el 10-11 de abril en Panamá]. Hay mucho caos en esa sala. Estoy sentada junto a este hombre en la prisión, lugar donde no pertenece, y le indico que su situación es un tema de discusión en Panamá. Es la combinación de lo cotidiano de estar en una sala, las máquinas expendedoras de golosinas, tener en cuenta que a él lo despojarán de todo tras mi visita, y al mismo tiempo, se habla de este hombre entre los presidentes de estado.

GV: ¿Cómo ve la posiblidad de que Obama otorgue clemencia a Oscar López Rivera antes de salir del cargo?

JS: Sometimes people ask me: When is Oscar coming home? And I say, that depends on the work we do, not only the lawyers. Obama needs to make a political decision, and it needs to be politically convenient to his party. And we need to make him understand that this is convenient for his party. He has been one of the most stingy presidents in modern history in giving commutations and pardons. He has been heavily criticized for this. He said recently in an interview that he understood that he needed to do that more. This is good news.

I am hoping that our work continues to be as consistent and creative as it has been, so we are relentless in keeping Oscar visible, because our window is closing. We have to make it known that we need Oscar home.

JS: Algunas veces las personas me preguntan: ¿cuándo regresara Oscar a casa?, y les indico que eso depende del trabajo que realicemos, no solo los abogados. Obama necesita tomar una decisión política y necesita que esta sea políticamente conveniente para su partido. Es necesario hacerle comprender que esto le conviene a su partido. Él ha sido uno de los presidentes más ávaros, en la historia moderna, en otorgar conmutación e indultos. Ha sido criticado intensamente por eso. Hace poco afirmó, en una entrevista, que entendía que necesitaba realizar más esto, esto quiere decir, son buenas noticias.

Espero que nuestro trabajo continúe siendo consistente y creativo como lo ha sido hasta el momento; Somos persistentes en mantener a Oscar visible, ya que nuestro plazo se está agotando. Debemos hacer de conocimiento público que necesitamos a Oscar en casa.

GV: Díganos algo que no sepamos de Oscar López.

JS: He is somebody I have learned from a lot, not like a teacher, but when you share life experiences with someone that you care about, you grow. And I have grown enormously from my privileged relationship with him.

He probably does more pull ups and push ups and crunches than many of the youngsters around him. He takes very good care of himself, because he knows his jailers will not. He takes a lot of responsibility for what he eats, which is very difficult in prison, and even harder because he is a vegetarian. He is very disciplined. He understands how valuable time is. He has his own agenda, read, exercise, eat; he corresponds with many people. He is an autodidact, and he has a memory that is frightening. He never forgets anything he reads, he never forgets anything, he can talk about the history of Egypt, about volleyball (she laughs). He understands the world in a very complex way. He is a font of knowledge. Yes, so why is he in prison? He is a resource to the country, to Puerto Rico, and Puerto Rico is being robbed of that resource.

JS: Él es alguien de quien he aprendido mucho, no como maestro, sino como cuando se comparte experiencias de vida con alguien que se estima mucho, maduras. Y he crecido grandemente gracias a la relación privilegiada que tengo con él.

Es posible que él realice más dominadas, flexiones y abdominales que muchos de los jóvenes a su alrededor. Él cuida bien de sí mismo porque sabe que sus encarceladores no lo harán. También se responsabiliza por los alimentos que ingiere, cosa que es muy difícil estando en prisión, y aún más, siendo vegetariano. Es muy disciplinado; comprende cuán valioso es el tiempo; tiene su propia agenda: leer, ejercitarse, comer; tiene correspondencia con muchas personas. Es autodidacta y posee una memoria que es atemorizante. Nunca olvida nada de lo que lee; nunca olvida nada; puede hablar acerca de la historia de Egipto, sobre el vóleibol (ella ríe). Él comprende al mundo en una manera muy compleja. Es una fuente de conocimiento. Sí, entonces ¿por qué está en prisión? Es un recurso para su país, para Puerto Rico; Y Puerto Rico está siendo privado de este recurso.

Para conocer la cobertura sobre Oscar López Rivera en Global Voices pulse aquí.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.