¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Carta abierta al Presidente Obama de parte de un defensor de los derechos humanos bahreiní

Protesters in Manama, Bahrain, 2011. Photo by Bahraini Activist via Wikimedia (CC BY-SA 3.0)

Manifestantes en Manama, Bahréin, 2011. Fotografía de Bahraini Activist via Wikimedia (CC BY-SA 3.0)

El Reino de Bahréin es conocido por su basta riqueza en petróleo, y por su creciente violación a los derechos humanos y a las libertades religiosas. Es una nación que cuenta con 1.3 millones de habitantes, y que ha sido aliada de los Estados Unidos, quienes tienen una base militar en la isla desde el año 1947.

En el levantamiento popular de 2011, los bahreinís pidieron una mayor responsabilidad y adherencia de su gobierno hacia los estándares dictados por los derechos humanos. Desde entonces, muchos han hablado sobre la discriminación y marginación sistemática hacia los musulmanes chiítas por el régimen. Mientras que la mayoría de los bahreinís son musulmanes chiitas, la familia gobernante Al-Khalifa son suníes. Durante las manifestaciones, Marc Lynch escribió en la revista Foreign Policy que “el régimen bahreiní respondió (a las manifestaciones) no solo con fuerza violenta, sino también con el apoyo a un desagradable sectarismo con el propósito de dividir el movimiento popular, para la creación de un apoyo doméstico y regional para tomar medidas severas.

El régimen se ha creado la reputación de ser uno de los más despiadados opresores del discurso político en internet. Numerosos periodistas, blogueros, fotógrafos, y activistas digitales han sido encarcelados y arrestados por sus intentos de sacar a la luz las violaciones a los derechos humanos y promover su protección. Entre ellos se encuentran dos miembros de nuestra propia comunidad, Ali Abdulemam y Mohamed Hassan, quienes han sido encarcelados por sus trabajos y ahora viven en el exilio. En febrero pasado, Bahréin revocó la ciudadanía de 72 bahreinís (incluyendo a Abdulemam), muchos de los cuales son periodistas o blogueros.

El día 12 de mayo, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama se entrevistó con el príncipe heredero de Bahreín, Salman bin Isa al-Khalifa, cuya familia ha gobernado la nación en la isla desde el siglo XVIII.

En la carta de abajo, Sayed Yousif AlMahafdah pidió al Presidente Obama “ser la voz del pueblo de Bahréin” y que en la reunión se enfatizara la importancia de proteger los derechos humanos para todas las personas en Bahréin. AlMahafdah es Vicepresidente del Centro de Derechos Humanos de Bahréin, organización no lucrativa con sede en Bahréin y en Dinamarca. AlMahafdah se encuentra en Berlín, donde ha sido forzado a vivir en el exilio desde octubre del 2013, después de haber sido blanco de arrestos arbitrarios y torturas debido a su trabajo por los derechos humanos en Bahréin.

Estimado Presidente Obama,

Martin Luther King relacionó la lucha por la libertad, igualdad y justicia para los afronorteamericanos a la lucha que personas de todo el mundo enfrentan: “En cualquier lugar la injusticia es una amenaza a la justicia en todos lados”. El día de hoy le escribo sobre la lucha de mi gente en Bahréin. 

En Bahréin hemos sufrido de injusticia y desigualdad por décadas, y hemos luchado por nuestros derechos por mucho más tiempo. El objetivo de la familia real Al-Khalifa y su gobierno es suprimir todas las voces que expresen la menor oposición a las muchas violaciones contra su gente.

Las autoridades se han enfocado de forma constante y sistemática en su blanco, los musulmanes chiítas. En 2011 en gobierno destruyó 38 mezquitas chiitas, permiten que el discurso de odio contra éstos vaya a los medios sin ser revisado, han encarcelado a miles de chiitas y continúan haciendo uso excesivo de la fuerza hacia sus manifestantes. Los chiitas no son aceptados en el ejército, ni se les permite alcanzar importantes puestos en el gobierno. Somos tratados como ciudadanos de segunda clase.

La lucha y sufrimiento del pueblo bahreiní no es diferente a la lucha de los afronorteamericanos en tiempos de las leyes de Jim Crow, o la lucha de negros en Sudáfrica en tiempos del apartheid.

Déjeme contarle la historia de mis amigos en la prisión de Jaw, con la condena a prisión más larga de Bahréin para hombres, en donde el trato a los prisioneros refleja la discriminación a los chiitas fuera de los muros de la cárcel.

El 10 de marzo en Jaw, cientos de hombres y niños chiitas fueron sometidos a golpizas colectivas, torturas y hambre. Los prisioneros utilizaron teléfonos de contrabando para subir a los medios de comunicación las fotos de sus torturas. Los guardias atacaron a prisioneros chiitas y se burlaron de su culto; también les privan de practicar sus creencias y de realizar sus oraciones. Algunas familias tienen semanas sin haber escuchado de sus seres queridos en prisión.

Además, las autoridades procesan a cualquiera que se atreva a reportar éstos crímenes. Recientemente, arrestaron a mi colega, el prominente defensor de los derechos humanos Nabeel Rajab. Enfrenta 10 años de prisión por postear mensajes en Twitter acerca de éstas y otras violaciones a los derechos humanos. La tortura y el abuso continúan mientras escribo. Desafortunadamente, no parece que haya alguien capaz de detener esto o siquiera que le importe.

A pesar de la discriminación, nuestro propósito es lograr la igualdad, libertad, y democracia, que merecemos tanto como cualquier otra persona. Creemos en las palabras de Martin Luther King, “el fin de nuestras vidas comienza el día que guardamos silencio sobre las cosas que realmente importan”. Tomando las palabras del Dr. King para los bahreiníes: “nuestro propósito es la libertad, creemos que la vamos a alcanzar ya que por mucho que se aleja, el objetivo [de Bahréin] es la libertad”. 

Le instamos a seguir los pasos del campeón en derechos de los Estados Unidos Martin Luther King y apoyar nuestra lucha. Sea la voz de las personas de Bahréin en la reunión con nuestro príncipe heredero.

Atentamente,

Sayed Yousif AlMahafdah
 Defensor de los derechos humanos y ex prisionero político en Bahréin
 Vicepresidente del Centro de Derechos Humanos de Bahréin
@saidyousif

Cobertura de Global Voices por los Derechos Humanos en Bahréin

Reportes e investigaciones de Organizaciones Asociadas

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.