¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué tanto puede saberse de la situación política en Venezuela a través de las redes sociales?

Leopoldo López

Leopoldo López, líder de la oposición venezolana envía un video desde la cárcel para llamar a una manifestación pacífica en la capital. Captura de pantalla del video difundido en las redes.

Es uno de los países con usuarios más activos en Twitter del mundo. Hablar sobre Venezuela en 140 caracteres es el otro deporte nacional de los venezolanos, quienes en momentos álgidos a nivel político o económico convierten la red social en “Twitterzuela”. Pero, ¿ayuda la red social a establecer un diálogo entre la polariazada sociedad venezolana? ¿Se ha convertido Twitter en una herramienta catalizadora para la crisis venezolana? ¿Cómo se ha vivido en las redes las manifestaciones del #30MVenezuelaHora0?

Hoy en día, para garantizar el éxito de una “manifestación masiva y pacífica” es fundamental hacerlo primero en las redes. Ésta es quizás una de las pocas estrategias en las que tanto partidarios de Maduro, presidente de Venezuela, como los diferentes opositores están totamente de acuerdo.

Leopoldo López, uno de los líderes más visibles de la oposición, daba el pistoletazo de salida haciendo circular de manera viral a través de Youtube y desde la cárcel, en la que se encuentra desde hace más de un año. El video traspasó fronteras y direcciones de IP venezolanas, disgustando a la propia Mesa de la Unidad Democrática (MUD), partido también de oposición. Con esta estrategia, la MUD se enteraba de la capacidad de convocatoria ciudadana unipersonal del propio López junto a Daniel Ceballos, detenido en marzo del año pasado por desacato a una medida cautelar del Tribunal Supremo de Justicia contra las manifestaciones en el municipio de San Cristóbal del que entonces era alcalde.

Otro intento de video viral y movilizador fue dado por la esposa de éste último, Patricia de Ceballos. En alusión directa a Diosdado Cabello ella decidía cortarse el “cabello” frente a la cámara, junto con otras mujeres venezolanas. #YoCortoCon “la intolerancia que separa a los venezolanos”, dice en este video. #QuecaigaelCabello

Otro de los líderes opositores, Henrique Capriles, confirmaba su participación en las manifestaciones del #30MVamosTodos y no tardaba en comunicar en su cuenta de Twitter que se podría seguir la marcha ciudadana desde la aplicación #Periscope, y desde Youtube, en la que se transmitió en tiempo real.

Una muestra de cómo la guerra sucia también se hace en las redes se vio en el caso de Liliana Tintori, esposa del opositor Leopoldo López, que denunció la noche anterior a la movilización del 30 de mayo que su cuenta de Twitter había sido hackeada. Como era de esperarse, Tintori atribuyó el delito al oficialismo. Como vemos más abajo, Venezuela es un país donde los tuits y no las entrevistas directas a candidatos por parte de profesionales o periodistas, acaban ocupando páginas de periódicos.

 

Con esta breve pincelada de lo más destacado en la movilización opositora en las redes podemos señalar dos aspectos a tener en cuenta para poder entender a Venezuela en momentos así:

En primer lugar, en las redes puede percibirse la polarización de la sociedad que existe en las calles. Por ejemplo, los partidarios del gobierno ayer tenían su propio hashtag y discurso: #MaduroEsPuroPueblo #JornadasACieloAbierto.

A pesar de que Twitter es una plataforma que posibilita la interacción de diferentes puntos de vista, esto en el caso de Venezuela no parece tener lugar. Cada parte del conflicto usa su propio discurso, su propio Trending Topic y en caso de que dialoguen en la red, en la mayoría de los casos suelen ser con el fin de atacar.

La limitación informativa (a la que hace referencia la homofilia en internet) es un fenómeno propio de las redes, y tiene lugar también en Venezuela a través de estas discusiones políticas en internet. Luis Carlos Díaz, en su Hangout Político lo explica y da ejemplos de cómo ocurre en las redes del país:

 También pasa algo en redes que a la gente se le olvida, y es que los grupos están sobrerepresentados. La gente siempre parece más de lo que es. Los [partidarios de la MUD] creen que son la mayoría aplastante de 7 millones de votos opositores de las elecciones donde [Henrique] Capriles casi gana […] No lo son. La mayor parte del país está desconectado informativamente de las decisiones de la MUD […] La gente de [Voluntad Popular] son muy efusivos, pero tampoco son la mayoría de los opositores del país. Son un grupo. Pero como están en redes y todos se ven las caras y todos se dan la razón entonces [parecen] más que los demás.

El segundo aspecto es que el rumor logra por momentos convierte en noticia. Se comparten videos con presuntas escuchas telefónicas, o fotografías sin pararse a verificar si eso es cierto, o contrastar la fuente. Todo vale si es un argumento mínimo para poder debilitar al oponente en la guerrilla de la red. Entonces, ¿a qué se debe que Venezuela sea uno de los países del mundo que más usa twitter? ¿Es una herramienta catalizadora para la crisis Venezolana?

La respuesta es tan difusa como la situación comunicacional. La alta participación de la sociedad venezolana en las redes para hablar de temas políticos es un fenómeno típico de sociedades donde existe una necesidad de información totalmente neutral o imparcial. Hay quienes dicen que la escasez del papel para imprimir determinados periódicos o el cierre de medios digitales han intensificado la necesidad de que los venezolanos vean en las redes la única forma de informarse. Sin embargo, como suele ocurrir en la participación en red, las plataformas se traducen también en un medio para que cada cual pueda darse voz y pueda también contar, en 140 caracteres, cuál es su Venezuela.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.