¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué tiene que ver la censura al escote con la política electoral de Hong Kong?

Three different versions of "the Empress of China". Image from The Arm Channel's Facebook Page.

Tres versiones diferentes de La emperatriz de China. Imágenes de la página de Facebook de The Arm Channel.

¿Qué relación existe entre el escote y el sistema electoral?… Tal vez más de lo que se pueda imaginar.

Cada vez que los televidentes de China continental sintonizan la popular serie de La emperatriz de China, no pueden ver los escotes de las actrices (la primera imagen de arriba). Esto se debe a que los censores recortaron las imágenes para que la audiencia sólo pudiera ver del cuello para arriba de las actrices con la finalidad de no atentar contra la “decencia”.

La serie se transmite actualmente en el canal de televisión comercial más popular de Hong Kong. En vez de escoger entre la versión original, que muestra más piel, y la versión recortada, la televisión de Hong Kong (TVB) gastó HKD$15 millones (casi USD$2 millones) en editar digitalmente la serie, añadiendo un pedazo de tela a los trajes tradicionales de la Dinastía Tang como una manera sutil de cubrir los escotes de las actrices (ver la ultima imagen de arriba).

De todos los lugares donde se habla chino, la Isla de Taiwán será la única que podrá ver la versión sin censura de La emperatriz de China.

La serie cuenta con el presupuesto de producción más grande en la historia de la televisión china y cuenta con la participación de la superestrella Fan Bingbing, quien da vida a Wu Zetian, la única emperatriz en la historia de China. La primera que vez que se transmitió fue por el canal satelital Hunan y luego fue sacada del aire, el 21 de diciembre, para re-editarse. Así, el 1° de enero salió al aire la nueva versión, en donde los recortes a las imágenes con los escotes de las actrices eran más que obvios, a lo que la Administración Estatal de Prensa, Publicación, Radio, Película y Televisión se escudó diciendo que la serie dramática contenía “imágenes inapropiadas”.

La censura ha provocado la distorsión de las tomas en plano general, en donde se podía apreciar la majestuosidad de los palacios; ahora, las tomas las cambiaron a primeros planos de las caras de las actrices. A los fanáticos de la serie china les enfurecía que la producción de CNY300 millones (US$48 millones) fueran completamente desperdiciada, sobre todo por los más de 3,000 trajes tradicionales que fueron diseñados meticulosamente para reflejar la moda de la Dinastía Tang.

Aunque en Hong Kong no existe ninguna ley que prohíba el escote en televisión, la TVB se dejó influenciar por China continental para aplicar esta peculiar solución digital al supuesto problema. La edición es tan sutil que las personas comunes no podrían notar que los trajes fueron enmendados en posproducción.

En la imagen de arriba, se puede comparar la relación que existe entre las costosas técnicas de edición de la TVB y la presión que ejerce el gobierno de Hong Kong sobre la ciudadanía para que renuncie a su derecho a nominar a los candidatos para Jefe Ejecutivo de la ciudad, a cambio de respetar su derecho a votar en 2017, lo que sugiere una auto censura y auto limitación tanto de la TVB y del gobierno por órdenes de Pekín.

The Arm Channel TV, un medio ciudadano basado en Facebook y YouTube, publicó la imagen en donde se mostraba las tres versiones de La emperatriz de China: primero, la versión original sin censura; la segunda, la versión recortada en China y, la tercera, la versión editada de Hong Kong, titulada “pre-elección de candidato”.

El término “pre-elección de candidato” -que en realidad significa “escoger lo que haya disponible”- es el eslogan político del gobierno de Hong Kong para promover el paquete de reforma electoral, el cual designa a un comité de nominaciones de 1,200 miembros para elegir a los candidatos a Jefe Ejecutivo, lo cual supone la limitación del derecho a nominar a alguien.

La propuesta de reforma electoral, publicada en agosto de 2014, establece que los candidatos a Jefe Ejecutivo deberán estar respaldados por la mayoría del comité de nominaciones y que el número total de candidatos deberán ser menos de tres. Tanto los políticos pro-Pekín como funcionarios del gobierno de Hong Kong comunicaron a la ciudadanía que tenían dos opciones: aceptar la propuesta, o perder completamente el derecho a votar.

Ahora que los candidatos deben contar con 600 votos del comité de nominaciones, a comparación de los 150 que debían tener antes, los pandemócratas juraron hacer válido su poder del veto en la cámara legislativa. Además, mientras el gobierno siga diciendo que no hay otras opciones, después de la reforma del 31 de agosto, la “pre-elección del candidato” se convertirá en la “elección del candidato”.

En los últimos días, altos funcionarios del gobierno han visitado comunidades locales para promover el paquete de reforma electoral como si representara el verdadero sufragio universal. Los pandemócratas criticaron estas acciones como un espectáculo político para engañar a la ciudadanía. Un número de encuestas llevadas a cabo por instituciones locales de investigación, indicaron que casi el 47% de los encuestados apoyaban las propuesta de elección del goierno, mientras que el 38% se oponía. Las personas que se oponen en su mayoría tienen estudios universitarios.

Como el drama político tuvo logar al comenzar al transmitirse la serie dramática, los internautas comenzaron a comparar las técnicas políticas SPIN del gobierno con la censura de los escotes, para concluir que ambas son costosas, innecesarias, engañosas y sumisas ante la voluntad política de Pekín.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.