¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Irán condena a Atena Faraghdani a doce años y medio por caricaturas

Atena Farghadani stands trial on Tuesday, May 18, for charges that include insulting members of parliament and spreading propaganda against the government. Photo: Free Atena's Facebook page.

Atena Farghadani fue a juicio el 19 de mayo por acusaciones que incluyen insultar a miembros del parlamento y difundir propaganda contra el sistema. Imagen de la página de Facebook ‘Free Atena’ [Liberen a Atena].

Este artículo se publicó originalmente en iranhumanrights.org y se publica aquí en colaboración con la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán.

Un Tribunal Revolucionario de Teherán condenó a la artista y activista por los derechos civiles Atena Faraghdani a doce años y medio de cárcel por dibujos y contenidos críticos del gobierno que la joven activista publicó en su página de Facebook.

El abogado de Faraghdani, Mohammad Moghimi, declaró en una entrevista para la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán que la condena debería reducirse a siete años y medio, según el artículo 134 del nuevo Código Penal Islámico del país. Este artículo estipula que la sentencia se limitará a la pena máxima por el delito con la pena más severa cuando un individuo se enfrenta a múltiples cargos.

Moghimi señaló que el fallo emitido por el juez indicaba que el artículo 134 debe ser “considerado”. El abogado añadió que una pena de prisión de siete años y medio era “la máxima condena por la acusación de “reunión y colusión contra la seguridad nacional” (la más grave de las acusaciones en su contra).

“Expresar pacíficamente la disidencia continúa siendo una línea roja en Irán”, dijo Hadi Ghaemi, director ejecutivo de la Campaña. “Si la cruzas, te arriesgas a una condena de cárcel”.

Ghaemi añadió que las autoridades temen especialmente a las redes de medios sociales, que se han hecho muy populares en Irán, sobre todo entre los jóvenes. Las autoridades han tomado medidas especialmente drásticas contra cualquier contenido en línea que pudiera ser considerado crítico de las políticas estatales.

“El fallo del tribunal nos fue notificado hoy [1 de junio de 2015]. Tenemos 20 días para presentar recurso y esperamos que esta sentencia sea anulada por el Tribunal de Apelaciones”, dijo Moghimi, el abogado de Faraghdani.

La activista está acusada de “reunión y colusión contra la seguridad nacional”, “propaganda contra el Estado”, e “insultar al Líder Supremo, el Presidente, Miembros del Parlamento y agentes de la Sección 2-A de la CGRI [Guardia Revolucionaria]  [que la interrogaron]”.

Después de cinco meses en las cárceles de Gharchak y Evin, Faraghdani fue juzgada en la Sección 15 del Tribunal Revolucionario de Teherán por el juez Salavati, un conocido juez que es constantemente elegido a dedo para presidir los casos de “seguridad nacional” que los organismos de seguridad e inteligencia presentan contra activistas políticos y civiles, por las duras y máximas condenas que impone. Salavati es el juez que preside el juicio contra el periodista del Washington Post Jason Rezaian.

Moghimi señaló que una de las pruebas utilizadas contra su cliente fue el hecho de que ella compartió en su página de Facebook una caricatura que representaba a los miembros del Parlamento iraní como animales. Otras pruebas incluían los escritos críticos de Faraghdani, también publicados en Facebook, y sus visitas a las familias de los presos políticos y manifestantes que fueron asesinados en 2009 en el centro de detención de Kahrizak, a raíz de las disputadas elecciones presidenciales de Irán.

“Según nuestras leyes, las actividades en las redes sociales en Internet no son reconocidas como crímenes. En países democráticos, dibujar caricaturas para criticar a los que están en el poder es una práctica aceptada. Mi cliente es una artista que expresa sus pensamientos dibujando caricaturas, y su intención era criticar a los gobernantes”, dijo Mohammad Moghimi en sus declaraciones a la Campaña.

“Además, el artículo 8 de la Constitución iraní señala que ‘prevenir el vicio y promover la virtud’ es responsabilidad de todos, y esto es una responsabilidad recíproca que la nación y el Estado tienen entre sí. Expresar críticas es también parte de la libertad de opinión y de expresión”, dijo Moghimi.

Agentes de seguridad arrestaron a la pintora y activista civil Atena Faraghdani el 24 de agosto de 2014, y la trasladaron a la Sección 2A de la CGRI en la cárcel de Evin. Fue puesta en libertad bajo fianza el 2 de noviembre de 2014. Más tarde, publicó un video de sí misma en el que describía cómo fue sometida a un agresivo cacheo con desnudo integral por las guardias de la prisión en una celda de aislamiento en la cárcel de Evin. Le ordenaron que se quitara la ropa, afirma, algo que se había negado a hacer. El vídeo se vio y discutió ampliamente en las redes sociales.

Después de publicar el vídeo, Faraghdani fue citada para comparecer ante la Sección 15 del Tribunal Revolucionario de Teherán el 10 de enero de 2015, arrestada, y trasladada a la cárcel de Gharchak en Varamin, a las afueras de Teherán.

Atena Faraghdani inició un huelga de hambre para protestar contra su traslado a la deplorable prisión de Gharchak, donde los presos políticos no están separados de los delincuentes habituales, en violación del principio de separación de los reclusos.

Cuando su salud empeoró gravemente y fue trasladada a un hospital el 26 de febrero de 2015, las autoridades judiciales ordenaron su traslado a la cárcel de Evin el 2 de marzo, donde permanece desde entonces.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.