¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué prometieron las elecciones generales turcas a las mujeres?

Manifestación contra el feminicidio en Estambul. Foto de Nazlı Yırtar.

Manifestación contra el feminicidio en Estambul. Foto de Nazlı Yırtar.

Mientras Turquía caminaba hacia unas tensas elecciones generales el pasado 7 de junio, las negociaciones de adhesión a la UE —proceso por el que Turquía sería admitida en la Unión Europea— pendían de un hilo. El mes pasado, el Parlamento Europeo pospuso la votación sobre el informe de progreso de Turquía en 2014, sobrepasando la fecha límite, fijada para el 21 de mayo. Kati Piri, relatora ante el Parlamento Europeo para Turquía, dijo que el retraso se debía a la falta de tiempo para debatir las enmiendas, pero se cree que la decisión tiene más que ver con el incierto entorno político del país previo a las elecciones.

El AKP (Justicia y Desarrollo), partido conservador del presidente Erdogan, ha gobernado con mayoría el país los últimos 13 años. El partido ha ganado siete elecciones generales, locales y presidenciales consecutivas, además de dos referéndums. En la última elección general de 2011, el AKP obtuvo un 46,5% de los votos, lo que le dio 341 de los 550 escaños del parlamento. Pero en esta ocasión, por primera vez desde su fundación en 2001, el AKP podría no conseguir suficientes escaños para formar un gobierno de un solo color.

Los sondeos dicen que en las próximas elecciones del 7 de junio, el HDP pro kurdo tiene muchas posibilidades de obtener algo más del 10% de los votos, que según el sistema electoral turco, es el mínimo para entrar en el parlamento. Si el HDP consigue más del 10% de los votos, ocupará unos 55 escaños y acabará con la mayoría del AKP*.

¿Qué ofrecen a las mujeres?

Además de la preocupación por la libertad de medios y del sistema judicial, un sector clave tanto para las negociaciones de adhesión de Turquía a la UE como para los votantes turcos es la igualdad de género.

La época del AKP ha visto un preocupante aumento del número de feminicidios y de incidentes de violencia de género. El gobierno de Ankara tampoco ha conseguido crear la entidad exigida para satisfacer el imperativo de la UE en materia de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Hay que considerar qué opinan los partidos políticos que se disputan el voto crítico sobre la cuestión de incrementar el bienestar social y económico de la mujer, asegurar la igualdad de mujeres y hombres, incrementar la participación de las mujeres en el mundo laboral o asegurar la representación femenina en los mecanismos de toma de decisiones. Sus manifiestos nos dan algunas ideas:

AKP (Partido de Justicia y Desarrollo)

Puesto que ha sido el partido gobernante durante los últimos 13 años, el manifiesto del AKP tiene una sección titulada «qué hemos hecho». En la introducción de su manifiesto, el AKP, que tiene la reputación de haber dividido el país por sexos, apunta: «Estamos en el corazón de toda nuestra nación, mujeres y hombres».

En su sección «Desarrollo y sociedad», el manifiesto tiene una subsección dedicada a la mujer, en cuyo prólogo se puede leer: «La mujer es la base de la familia, tanto como de la sociedad». La declaración parece reforzar los estereotipos patriarcales de la mujer.

Aunque el AKP insiste en que la participación de la mujer en el mundo laboral se ha incrementado en los últimos años bajo su gobierno, según las estadísticas del Banco mundial, el índice era del 28% en 2010 y del 29% en 2011, manteniéndose igual desde entonces. Este índice se encuentra muy por debajo del promedio de la UE, que es del 50,8%.

Cuando habla de sus futuros planes sobre la igualdad de género, el AKP sigue mencionando logros pasados en lugar de proponer iniciativas frescas. Se comprometen a suscribir las políticas que han adoptado para fortalecer a las mujeres individualmente y en la sociedad, aunque estas políticas no están claramente definidas.

CHP (Partido Republicano del Pueblo)

En general, el partido kemalista CHP, que actualmente es el principal partido opositor, tiene el manifiesto más inclusivo y detallado. El manifiesto no tiene una sección separada sobre la mujer, sino que menciona los temas relacionados con las mujeres en cada punto general. De esta manera, parece que el partido no considera los temas femeninos de forma separada a otros aspectos de las políticas del partido, un punto de vista que a la larga conduce a la igualdad de género.

El CHP promete que uno de sus principales objetivos en política pública será el de proteger y desarrollar los derechos de las mujeres. El partido planea instituir cuotas de sexos en el Consejo Superior de Jueces y Fiscales, e incrementar la representación femenina en el sistema judicial, una de las instituciones políticas más controvertidas de Turquía. También promete luchar contra las percepciones autoritarias y patriarcales que han colocado a las mujeres turcas en una posición más vulnerable que en las sociedades más desarrolladas.

El manifiesto del CHP también promete elaborar políticas de empleo. El partido expresa su convicción de que incrementar la participación de jóvenes y mujeres en el mercado laboral promueve el desarrollo económico, y se compromete a eliminar las barreras que limitan la libertad de las mujeres para trabajar y contribuir a la economía. Otro proyecto del CHP es la creación de sistemas de incentivos para aumentar el porcentaje de mujeres empresarias y que ocupen puestos de alta cualificación.

HDP (Partido Democrático del Pueblo)

En su primera apuesta para alcanzar el 10% necesario para entrar en el parlamento, el HDP ha contado con una notable participación y representación de mujeres en sus estructuras de partido. Tiene un sistema de doble presidencia, no solo en la cúpula de la organización, sino también en cada una de sus comisiones: de hecho, no puede constituirse una comisión si no está liderada por un hombre y una mujer. A pesar de este método basado en la igualdad, Selahattin Demirtaş, el principal responsable del partido, es mucho más visible y poderoso que Figen Yüksekdağ, su compañera de liderazgo. Eso suscita la duda de si el HDP se limita a utilizar las políticas de género para complacer a los votantes.

El manifiesto del HDP se centra sobre todo en la democracia, la libertad de prensa, la independencia judicial, el proceso de paz y el problema kurdo, los derechos humanos y la igualdad. Los temas femeninos y sus soluciones se evalúan en una subsección titulada «Igualdad y libertad». En ella, el HDP pide a las mujeres que sueñen con una Turquía en la que puedan defender su propia identidad y su trabajo, donde se les pague un salario equivalente al de los hombres, donde reciban el apoyo social que merecen, y donde tengan un 50% de representación en el parlamento sin estar sujetas a una hegemonía patriarcal o de cualquier otro tipo.

El HDP promete constituir un «Ministerio de la Mujer» y convertir el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, en fiesta nacional para las mujeres. Se compromete a desmilitarizar los presupuestos y a darles un enfoque más orientado a la mujer, además de acabar con el sexismo en el deporte. También planea reducir la tasa de desempleo incrementando la participación de las mujeres en el mercado laboral, y luchar contra la discriminación sexual en el trabajo.

No obstante, a pesar de que se mencionen, ninguno de estos planes está descrito en detalle, y no hay explicaciones de cómo se van a implementar.

MHP (Partido del Movimiento Nacionalista)

Entre los cuatro partidos mayoritarios, el MHP es el que menos utiliza la palabra «mujer» en su manifiesto de 2015: solo 13 veces en 130 páginas. Al igual que el AKP, el MHP considera que el papel de la mujer está con la familia, y los temas relacionados con ella quedan cubiertos en la sección «Mujeres, niños y familia». El partido se compromete a reforzar la estructura familiar fortaleciendo la posición de las mujeres en ella. También planea incrementar la participación femenina en el mercado laboral y acabar con la discriminación contra las mujeres en el trabajo, pero esas intenciones se quedan en unas pocas frases, también escasas en detalles.

¿Un voto por el cambio?

Por primera vez en la última década, la sociedad turca ha visto una campaña electoral llena de incertidumbres. En las anteriores, se daba prácticamente por hecho que el AKP conseguiría una mayoría parlamentaria y podría formar un gobierno monocolor. Pero con el avance del HDP y del CHP avivando lo que es probablemente la mejor campaña electoral de su historia, el sueño de Erdogan de perpetuarse en un sistema presidencial y asegurar su puesto en la cima de la política turca está seriamente amenazado.

Turquía sigue sin poder garantizar ni proteger los derechos de la mujer en las áreas más fundamentales. En una sociedad dominada por hombres, que nos expone a presiones patriarcales en el día a día, no nos sentimos a salvo cuando caminamos solas por las calles de noche. Para garantizar nuestros derechos más básicos, debemos comenzar el proceso para acabar con el sistema establecido y pedir más de todos los partidos que lleguen al próximo parlamento.

*Las zonas donde el HDP tiene posibilidades de ganar están habitadas sobre todo por kurdos, y las estadísticas muestran que los kurdos suelen votar por el AKP o el HDP, y no por el CHP, principal partido de la oposición.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.