¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El dilema del grupo opositor bahreiní Alwefaq: Entre la fragmentación y un movimiento clandestino

Biled al qadeem, Bahrain. 6th February 2015 -- The clashes continue to more than 40 days in Bahrain, denunciation the arrest of Sheikh Ali Salman, and to revive the month of is February, in Biled AL Qadeem. -- Clashes continued between demonstrators and security forces during protests in Bilad al-Qadeem calling for the release of opposition leader Sheikh Ali Salman who was detained after appearing at a protest in December 2014. Photograph by Sayed Hashim. Copyright: Demotix

Bilad Al Qadeem, Bahréin. 6 de febrero de 2015 — Continuaron los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad durante las protestas en Bilad al-Qadeem que pedían la liberación del líder opositor Sheikh Ali Salman, detenido tras aparecer en una protesta en diciembre de 2014. Fotografía de Sayed Hashim. Derechos reservados: Demotix.

Este artículo fue escrito de manera conjunta con Faten Bushehri.

El mayor grupo opositor de Bahréin está a punto de ser clausurado por el régimen, y su futuro no pinta bien. Los miembros de la Sociedad Islámica Nacional Alwefaq ya están expresando opiniones contradictorias sobre las funciones de la sociedad y las consecuencias de su posible cierre en el movimiento bahreiní de oposición.

El Ministerio del Interior afirmó que a Alwefaq se le está acusando con relación a anuncios hechos en su sitio web y su cuenta de Twitter.

El caso ha sido derivado al fiscal, según una declaración hecha en la principal cuenta de Twitter del Ministerio del Interior el 17 de febrero :

Ministerio del Interior: El caso referido a las recientes declaraciones de Al Wefaq fue derivado ayer por la noche a la Fiscalía Pública.

Esto ocurre luego de la detención de dos importantes miembros de Alwefaq. Su Secretario General, Ali Salman, sigue detenido para una investigación por acusaciones que incluyen “incitar el odio contra el régimen” y “incitar a perturbaciones y protestas”. Su juicio está en curso y la cuarta audiencia se llevó a cabo el 22 de abril de 2015. Desde mediados de febrero de 2015, también está tras las rejas el presidente del consejo consultivo de la sociedad, Jameel Khadim, que encabezaba la delegación de la oposición en el Diálogo Nacional con el gobierno. El juicio de Ali Salman quedó pospuesto hasta el 20 de mayo de 2015, y Kadhim cumple una sentencia de seis meses.

Bahréin, que prohíbe los partidos políticos pero permite que las sociedades políticas funcionen dentro de estrechos parámetros, ha estado presenciando disturbios políticos desde las revueltas populares de 2011. La represión en Bahréin no es algo nuevo, pues la mayoría de los movimientos políticos en el país antes de 2001 eran movimientos clandestinos.

El periodo entre 1973 y 1975 presenció el inicio de las organizaciones políticas organizadas en Bahréin. Sin embargo, la experiencia duró poco. Luego del rechazo casi unánime de la Asamblea Nacional al ‘Decreto de Seguridad del Estado de 1974′, el entonces Emir de Bahréin decidió disolver el parlamento. Se declaró un estado de emergencia y los movimientos políticos se vieron obligados a volver a la clandestinidad.

El proceso político parlamentario se retomó en 2001. El Estatuto de Acción Nacional trajo grandes esperanzas de una prometida monarquía constitucional. De otro lado, la constitución de 2002 llegó como una decepción para la oposición. Los movimientos políticos estaban trabajando públicamente de nuevo y participando en el Parlamento. Las últimas elecciones parlamentarias y municipales se llevaron a cabo en 2010, y lograron un 67 por ciento de asistencia de electores. Alwefaq obtuvo una mayoría de votos con 18 de un total de 40 escaños.

A la luz de los ataques de los manifestantes el 17 de febrero de 2011, un día que ahora se conoce como “Jueves Sangriento”, Alwefaq decidió retirarse del Parlamento debido a “la falta de eficacia en el proceso político”. Desde entonces, han boicoteado todas las elecciones y se concentraron en actividades extraparlamentarias.

En 2011 las autoridades casi disuelven los dos mayores partidos políticos en Bahréin, Al-Wefaq y la Sociedad Acción Islámica. Sin embargo, la decisión se pospuso luego de lo que se cree es una presión de Estados Unidos, cuando el gobierno del presidente Barack Obama expresó su preocupación por esas medidas. En una declaración de la agencia oficial Bahrain News (BNA), el gobierno dijo que determinará su posición hacia las dos sociedades “a la luz de los hechos y como progresos de investigación”.

El comienzo del fin: Boicotear elecciones

En 2014, cuatro de los principales grupos de oposición, incluido Alwefaq, boicotearon las elecciones parlamentarias que se llevaron a cabo en noviembre, como protesta por la falta de vountad de una solución política dentro del gobierno, y señalaron que su participación legitimaría el sistema corrupto.

El 28 de octubre de 2014, antes de las elecciones y después del anuncio de boicot de Alwefaq, la Corte Suprema suspendió las actividades de la sociedad durante un periodo de tres meses. El Ministerio de Justicia presentó una demanda donde sostenía que el grupo no cumplió con las reglas cuando llevaron a cabo sus reuniones de asamblea general. La decisión fue rápidamente revocada por el ministro de Justicia Khaled Bin Ali Al Khalifa, apenas horas después.

El 17 de febrero de 2015, el Ministerio del Interior de Bahréin dijo en su sitio web que Alwefaq fue derivado al fiscal luego de documentar las declaraciones hechas en Twitter que representan “contenido criminal punible de acuerdo a ley”.

Las infracciones incluían incitación al odio contra el sistema de gobierno, difundir noticias falsas para minar la paz civil y la seguridad nacional e insultar a un país extranjero. La última acusación se dio luego de que Alwefaq criticó el apoyo del embajador británico a las elecciones boicoteadas.

Actualmente, las actividades de Alwefaq están paralizadas, y no se les concede permiso para organizar manifestaciones legales. Para el 1 de junio se programó una audiencia judicial para escuchar las acusaciones del representante del gobierno.

Como el mayor grupo político en Bahréin, tienen exparlamentarios actuando como delegados no oficiales permanentes en el extranjero. Hablamos con Matar Matar en Washington D.C. y Jawad Fairouz en Londres, y sus impresiones y predicciones del futuro eran todo menos concordantes.

“Sancionado por boicotear las elecciones”

Las amenazas a la oposición se dieron como consecuencia de acontecimientos sucesivos que indican que el gobierno continúa sancionando a las sociedades políticas por boicotear las útimas elecciones parlamentarias, dice Matar.

Agregó:

Since the arrest of Ali Salman. Alwefaq has requested 90 permits for demonstrations and rallies, all which have been either rejected or not accepted in the first place.

Desde el arresto de Ali Salman. Alwefaq ha solicitado 90 permisos para manifestaciones y concentraciones, todas ellas han sido rechazadas o no aceptadas.

El gobierno, sostiene Mater, está pintando a Alwefaq en un marco negativo tratando de “retratarnos como que rechazamos y nos negamos a participar en elecciones con el fin de intensificar la situación”. Niega las acusaciones, y explica que la sociedad estaba dispuesta a negociar y participar en elecciones incluso sin un “trato perfecto” porque creen en la reforma de las bases, pero dice que el gobieno no ofreció nada.

“Disolver Alwefaq es cuestión de tiempo”

Matar dice que cree que disolver Alwefaq es cuestión de tiempo y que la “liberación de sus miembros no significaría mucho, porque siempre corren el riesgo de que los vuelvan a arrestar”. Explica:

The big picture is that a decision had been taken to crackdown on even the moderate sides of the opposition who are calling for negotiation.

La gran imagen es que se ha tomado una decisión para reprimir hasta los lados moderados de la oposición que están pidiendo negociación.

A la luz de la última acción tomada por las autoridades bahreiníes de revocar 72 ciudadanías, Matar habla en nombre propio y de sus colegas en el extranjero y dice:

We feel the danger of revoking our citizenship; we could be in any upcoming batch. The government is always promoting that we are tainting the reputation of Bahrain abroad and that’s not true, we are trying to respond to the distortion the government is practicing.

Sentimos el peligro de que se revoque nuestra ciudadanía; podríamos estar en cualquier grupo venidero. el gobierno siempre está promoviendo que estamos mancillando la reputación de Bahréin en el extranjero y eso no es cierto, estamos tratando de responder a la distorsión que el gobierno está practicando.

Matar agrega:

The government is trying to spread the idea that Bahrainis are not ready for democracy. And that the pro-democracy movement is against immigrants, women rights, the ruling family, the Gulf Cooperation Council, and the Sunnis.

The government is also launching campaigns that suggest members of opposition are directly tied to Iran, and are supporters of terrorist groups.

El gobierno está tratando de difundir la idea de que los bahreiníes no están listos para la democracia. Y que el movimiiento a favor de la democracia está en contra de los inmigrantes, los derechos de la mujer, la familia gobernante, el Consejo de Cooperación del Golfo y los suníes.

El gobierno también está lanzando campañas que sugieren que los miembros de la oposición están vinculados directamente con Irán, y que apoyan a grupos terroristas.

Como estas campañas los retratan como traidores, Matar dice que el proceso de revocar nacionalidades es un proceso muy fácil y no requiere evidencia ni un juicio justo en la corte. Apunta que es solamente una decisión del Ministerio del Interior.

Uno de los que vio su nacionalidad revocada es el exparlamentario del bloque de Alwefaq, Jawad Fairooz. Estuvo de acuerdo en que hay una buena probabilidad de que se prohíba a Alwefaq. Amenazas del Ministerio de Justicia, el arresto de muchos miembros por parte del Ministerio del Interior, muestran que a muchos les gustaría ver a Alwefaq impedido de practicar la política.

Matar y Jawad parecen tener diferentes perspectivas sobre cómo se tomarán futuras decisiones — algo que se podría considerar alarmante para seguidores y partidarios de Alwefaq.

Matar: Medios sociales toman la delantera en activismo político

Cuando se trata de tomar decisiones, Matar dice que los medios sociales tendrán un papel clave en la organización del movimiento, en tanto que el papel de los partidos políticos oficialmente reconocidos disminuirá:

Activism will not be centralized or organized from a particular body. You will see groups that used to be a part of Alwefaq, continue their activism through individual initiatives, and might function behind the scenes.

El activismo no se centrará ni se organizará desde un organismo particular. Se verá que grupos que pertenecían a Alwefaq continuarán con su activismo a través de iniciativas individuales, y podrían funcionar tras bambalinas.

Como miembro de Alwefaq que vive en Washington D.C., Matar dice que ni él ni otros miembros en el extranjero pueden representar a un grupo específico porque no están en el terreno. Por lo tanto, no están directamente involucrados en la toma de decisiones como lo estaban cuando vivían en Bahréin.

I was a senior member in Alwefaq. I was part of the decision making, but being outside there is a lack of communication, and lack of the ability to assess the situation. It is difficult for me to be part of the decision making process inside now.

Era miembro destacado de Alwefaq. Era parte de los que tomaban las decisiones, pero estando afuera falta comunicación, y falta de capacidad para evaluar la situación. Ahora me es difícil ser parte del proceso interno de toma de decisiones.

Dice que este aspecto no cambiará ni se verá afectado por el destino de Alwefaq. Seguirá estando lejos y fuera del proceso de toma de decisiones:

I always believe that those who are inside are the ones who can decide where things should go. I’m here to amplify their message and their cause but not to speak on their behalf or to dictate what they should do.

Siempre creo que los que están dentro son los que pueden decidir dónde deben ir las cosas. Estoy acá para ampliar su mensaje y su causa, pero no para hablar en su nombre ni dictar lo que deben hacer.

Fairooz: “Clausurar Alwefaq no lo marginará”

De otro lado, Fairooz sostiene que cerrar Alwefaq no marginará a Alwefaq porque cree que el movimiento político que Alwefaq representa es mayor que la organización oficial.

Being unable to hold a general assembly for the political group will not change Alwefaq drastically, the key members of Alwefaq will still be able to organise among themselves and come up with decisions. When the leaders of other factions of the opposition were imprisoned their movements didn’t stop being influential.

No poder realizar una asamblea general para el grupo político no cambiará a Alwefaq drásticamente, los miembros claves de Alwefaq todavía podrán organizarse entre ellos y tomar decisiones. Cuando los líderes de otras facciones de la oposición estuvieron en prisión, sus movimientos no dejaron de tener influencia.

Al elaborar su punto de vista sobre los recientes progresos, Fairooz notó que el impulso de las protestas aumentó luego del arresto de Ali Salman. Agregó que la prohibición de Alwefaq puede presionar a los más reacios a tomar parte en la lucha política para adoptar una postura.

Violencia y movimientos clandestinos

Las opiniones de Matar y Jawad variaron en otra posible consecuencia: violencia y movimientos clandestinos. Ambos temen que el cierre de Alwefaq y la ausencia de un comandante en jefe centralizado pueda conducir a la violencia entre los grupos y coaliciones más jóvenes, y eventualmente mover al activismo a la clandestinidad.

“The current situation leaves no space for freedom of expression,” said Matar. “The government in Bahrain is dragging us to underground movement again.”

“La situación actual no deja espacio para la libertad de expresión”, dijo Matar. “El gobierno en Bahréin nos está arrastrando de nuevo a un movimiento clandestino”.

Aunque Matar cree que todavía se pueden controlar, las cosas pueden salirse de las manos si se cierra Alwefaq y otras sociedades políticas.

Le pondrá trabas a la capacidad de Alwefaq de emprender un proceso gradual de reforma política y negociación, dijo.

We can’t convince people to engage when it’s secret, to lead such kind of process.

No podemos convencer a la gente que se comprometa cuando es secreto, que encabece un proceso así.

Matar explica que el trabajo clandestino plantea una amenaza y un riesgo a la seguridad de los involucrados, incluida la participación en manifestaciones. Como el gobierno ya no permite protestas y manifestaciones, la participación del pueblo en manifestaciones no aprobadas por el gobierno los pone en riesgo de ser enjuiciados por infringir la ley.

Matar reconoce que la seguridad de los activistas es esencial para que ellos trabajen y movilicen al pueblo, pero dice “no hay alternativa, creo que el movimiento clandestino es lo que hay que hacer”.

Fairooz coincide en que surgirán movimientos clandestinos y que existe la posibilidad de la radicalización. Sin embargo, no cree que sea probable pues la existencia de un clero que apoya las demandas y estrategias de Alwefaq formará un método de control de multitudes. Explica:

The street movement might be swayed to higher demands, the mobilisation around these demands isn’t tied to the existence of Alwefaq as an official establishment, but rather to the stance and leadership of the popular clerics. The precedence with the faction of opposition who called for the downfall of the regime made it clear, despite their imprisonment, they continue to be a part of the political formula.

El movimiento callejero puede ser persuadido a mayores demandas, la movilización en torno a estas demandas no está vinculada a la existencia de Alwefaq como institución oficial, sino a la postura y liderazago de los clérigos populares. La superioridad con la facción de oposición que pidió la caída del régimen lo dejó claro, a pesar de su encarcelamiento, continúan siendo parte de la fórmula política.

La condición actual de Alwefaq permanece en el limbo. Matar dice que siente que el gobierno sacará provecho de esto y lo convertirá en algo grande, donde no queda claro si los partidos políticos siguen funcionando, ya sea que estén cerrados o suspendidos.

With the current threats against Alwefaq and Waad, it makes it difficult for the parties to function as they did before.

Con las actuales amenazas contra Alwefaq y Waad, hace difícil que los partidos funcionen como antes.

Waad es la Sociedad Acción Nacional Democrática, grupo secular de oposición, al que el gobierno también ha amenazado con la clausura.

Y si el gobierno decide cerrar oficialmente Alwefaq, Matar dice que nadie podrá representar o hablar en nombre del grupo.

It will rather be merely individual statements representing individual thoughts.

Serán más bien meras declaraciones individuales que representen ideas individuales.

Fairooz cree que en realidad son las autoridades las que más perderían si Alwefaq quedará prohibido.

The closure of Alwefaq will expose the authorities lack of will for reforms, it will be the end of pretending to have any kind of democratic reforms in Bahrain. The regime will find no one to negotiate with and that will create a great deal of embarrassment to the allies of the regime. Political movements in Bahrain are used to working underground.

El cierre de Alwefaq dejará expuesta la falta de voluntad para las reformas, será el fin de hacer como si hubiera reformas democráticas en Bahréin. El régimen no encontrará a nadie con quien negociar y creará mucha vergüenza a los aliados del régimen. Los movimientos políticos en Bahréin están acostumbrados a trabajar clandestinamente.

Fairooz también cree que la actual situación no es sostenible, cree que esto presionará al régimen a comprometerse.

In the absence of leaders no solution can be reached. Depending on the use of security measures as a solution proved it’s not viable, neither are one sided amendments, consensual reforms are the only way to move forward.

No se puede llegar a ninguna solución si faltan líderes. Depender del uso de medidas de seguridad como una solución ha probado no ser viable, como no lo son las reformas que favorecen a un lado, las reformas consentidas son las única manera de avanzar.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.