¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Cuánto tiempo les queda a los ‘presidentes vitalicios’ de África?

Burundian president Pierre Nkuruzinza. Photo released under Creative Commons by the World Economic Forum.

Presidente burundés Pierre Nkuruzinza. Foto publicada con licencia Creative Commons por el Foro Económico Mundial.

Una nueva investigación de Afrobarometer, un proyecto que mide la actitud del público en África Subsahariana, sugiere que la mayoría de africanos apoya un límite de dos periodos presidenciales para sus mandatarios.

El informe se basa en encuestas en 34 países africanos y dice:

This is true even in those countries that have never had term limits and those that have removed them in the past 15 years. Continuing efforts to dispense with term limits thus reveal a major disconnect between African leaders and African citizens on this issue, underlining the lingering legacy of big-man rule on the continent and highlighting the fragility of African democracies.

Esto es cierto hasta en países que nunca tuvieron límites en sus mandatos y los que los han destituido en los últimos 15 años. Los continuos esfuerzos por prescindir de límite de mandatos revela una gran desconexión entre los líderes africanos y los ciudadanos africanos en este asunto, que subraya el persistente legado del gobierno del hombre poderoso en el continente y destaca la fragilidad de las democracias africanas.

El informe trata sobre el fenómeno de la extensión del límite de mandatos en la política africana:

At the end of the 20th century, many African countries adopted presidential term limits aspart (sic) of a broader set of constitutional rules that accompanied the transition from personal and authoritarian rule to pluralistic modes of governance. While term limits were widely embraced by the larger African public, these rules have in recent years come under increasing attack from incumbent presidents seeking to extend their tenures. In the first six months of 2015 alone, the presidents of Burundi, Benin, the Democratic Republic of Congo, and Rwanda have either personally or through their supporters expressed the intention to dispense with or circumvent term limits in order to seek additional terms of office.

These quests are often couched in language that portrays a leader’s desire for more time in office as a response to popular demands. A striking example was Blaise Compaoré’s 2014 attempt to seek a third term in Burkina Faso, which was stopped by popular protests that forced the president not just to back off, but to leave the country. But other leaders have been more successful in their efforts to avoid relinquishing power.

Al final del siglo XX, muchos países africanos adoptaron límites al mandato presidencial como parte de un conjunto mayor de reglas constitucionales que acompañaron la transición del gobierno personal y autoritario a modos pluralistas de gobierno. Aunque la mayor parte del público africano aceptó límites a los mandatos, en años recientes estas han estado cada vez más bajo ataque de presidentes en ejercicio que buscan extender sus mandatos. Solamente en los primeros seis meses de 2015, los presidentes de Burundi, Benín, República Democrática del Congo y Ruanda han expresado, personalmente o a través de sus simpatizantes, la intención de prescindir o eludir los límites al mandato y buscar periodos adicionales en el cargo.

Estas intenciones suelen venir adornadas en un lenguaje que retrata el deseo de un líder de más tiempo en el cargo como respuesta al pedido popular. Un ejemplo impresionante fue el intento en 2014 de Blaise Compaoré de buscar un tercer mandato en Burkina Faso, que fue detenido por protestas populares que obligaron al presidente no solamente a retroceder, sino a dejar el país. Pero otros líderes han tenido más éxito en sus intentos de evitar ceder el poder.

David Shinn, exembajador de Estados Unidos en Burkina Faso y Etiopía, dice que los antecedentes en límites a los mandatos en la política africana son “mezclados”:

Early in 2008, thirty-three of sub-Saharan Africa’s forty-eight countries had constitutions that contained term limit provisions. Some African leaders have willingly turned over power in compliance with these constitutional requirements. They include recent, former leaders of Botswana, Benin, Cape Verde, Mali, Mozambique, Säo Tomé e Principe and Tanzania. Nelson Mandela in South Africa stepped down after one term. Jerry Rawlings of Ghana and Daniel arap Moi of Kenya complied with constitutional term limits under duress.

Several African leaders tried but failed to change the term limit provision of their constitution so that they could run again. Zambia’s Frederick Chiluba, Malawi’s Bakili Muluzi and Nigeria’s Olusegun Obasanjo ultimately bowed to the will of the political system and accepted term limits.

Other African incumbents managed to change the constitution so that they could have at least one additional term. Current or recent leaders in Burkina Faso, Chad, Gabon, Guinea, Namibia, Togo, Uganda and Algeria are among those who successfully changed term limit requirements in order to prolong their time in office. In 2008, Cameroon’s parliament eliminated the two-term (seven years per term) limit for Paul Biya. I served at the U.S. embassy in Yaounde when Biya first became president in 1982. He will be able to run again in 2011 after twenty-eight years as president. The president of Niger is currently trying to change the constitution so that he can run for a third term.

A comienzos de 2008, treinta y tres de los cuarenta y ocho países subsaharianos de África tenían constituciones que contenían disposiciones de límites al mandato. Algunos líderes africanos han dejado voluntariamente el poder dando cumplimiento a estos requisitos constitucionales. Incluyendo a recientes exlíderes de Botsuana, Benín, Cabo Verde, Mali, Mozambique, Santo Tomé y Príncipe y Tanzania. Nelson Mandela en Sudáfrica dejó el cargo luego de un periodo. Jerry Rawlings de Ghana y Daniel arap Moi de Kenia cumplieron con límites constitucionales a los mandatos bajo coacción.

Varios líderes africanos trataron pero no pudieron cambiar la disposición de límites al mandato de sus constituciones para poder volver a postular. Frederick Chiluba de Zambia, Bakili Muluzi de Malaui y Olusegun Obasanjo de Nigeria al final se rindieron ante la voluntad del sistema político y aceptaron los límites a sus mandatos.

Otros presidentes africanos en ejercicio se las arreglaron para cambiar la constitución para poder tener por lo menos un mandato adicional. Líderes actuales o recientes en Burkina Faso, Chad, Gabón, Guinea, Namibia, Togo, Uganda y Argelia están entre los que lograron cambiar los requisitos de límites al mandato con la finalidad de prolongar su tiempo en el poder. En 2008, el Parlamento de Camerún eliminó el límite de dos periodos (siete años por periodo) para Paul Biya. Yo estuve en el Embajada de Estados Unidos en Yaundé cuando Biya se convirtió en presidente en 1982. Podrá postular de nuevo en 2011 después de veintiocho años como presidente. Actualmente, el presidente de Níger está tratando de cambiar la constitución para poder postular a un tercer mandato.

En total, 18 países africanos no tienen límites al mandato presidencial. Sudan presenta un caso único: aunque el presidente Bashir ha estado en el poder desde 1989, su reelección a comienzos de este año —cuando obtuvo el 94 por ciento de los votos— técnicamente es recién su segundo mandato, luego de la separación de Sudán del Sur en 2011 luego de un referéndum nacional.

Durante la reunión de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS) en mayo en Accra, Ghana, los líderes de África Occidental dejaron de lado la idea de institutir un límite de dos mandatos presidenciales en la región, después de que Gambia y Togo, los únicos estados miembros sin límites de mandatos, se opusieron a la propuesta. Los usuarios de internet en África Occidental criticaron ampliamente la decisión.

Un conflicto en Burundi continúa hasta hoy, iniciado por la postulación del presidente Pierre Nkurunziza a un tercer mandato. Los disturbios se han difundido por todo el país en protesta. El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, incluso ha pedido la intervención del presidente ugandés, Museveni. En una reunión improvisada de la Comunidad de África Oriental (EAC), el exgeneral del ejército Godefroid Niyombare (que había sido suspendidio apenas meses antes) organizó un golpe en un intento de derrocar a Nkurunziza.

Los acontecimientos en Burundi y en otros países como la República Democrática de Congo, Burkina Faso y Ruanda han alimentado un creciente debate entre los africanos sobre límites a los mandatos.

Por ejemplo, en Uganda, donde los electores enfrentan la misma situación de parte de un presidente que está buscando un quinto mandato, los cibernautas celebraron el golpe en Burundi:

Los ugandeses están celebrando el golpe en el diminuto Burundi, pero Kaguta Museveni está a punto de postular a su sétimo mandato.

Ahora entiendo qué intentaban los burundeses cuando le dijeron a Nkurunziza que se fuera a Uganda si quería la presidencia vitalicia.

Incluso se hicieron muchas bromas sobre el golpe en Burundi. Allan Senyonga, periodista ugandés que trabaja en Ruanda, dijo:

Exlíder de Burundi: Pierre N-coup-runziza (la segunda P es muda). (N. del T.: el tuit juega con la pronunciación de la segunda sílaba del apellido del expresidente burundés Nkurunziza, que se pronuncia igual que “coup”, que en inglés significa “golpe de estado”).

- Nkurunziza: Dios me dijo que me presentara a un ‘segundo mandato’.
– Dios: no uses mi nombre en vano si ni siquiera sabes contar bien.

Simon Kaheru encuestó a los lectores sobre las mejores etiquetas disponibles en Twitter para burlarse de Nkurunziza:

Por más desalmado que suene: ¿qué etiquetas está usando la gente para burlarse de Nkurunziza?

El caricaturista del Daily Monitor creó esto:

(Cartel por la ventana) No a un tercer mandato.
¿Por qué esta gente me haría sentir culpable de hacer algo africano? ¡Burundi no es Europa!

———–
Mientras el mundo espera saber algo de Nkurunziza, ponte al día con nuestra caricatura semanal.

El primer presidente de Uganda, doctor Milton Obote, fue derrocada de manera similar al intento de Niyombare, mientras daba un discurso en una reunión de la Macomunidad en Singapur en 1971.

Milton Obote debe estar en su tumba riéndose de Nkurunziza por nunca haberse tomado el tiempo de leer la historia de la Comunidad de África Oriental.

Benjamin Rukwenge expresó su desconfianza hacia los presidentes de África Oriental:

Si los informes sobre Burundi son ciertos, espero que estos hombres no pillen por sorpresa a Nkurunziza y los llevan a Dar Es Salaam, sabiendo que será derrocado.

Denis Juuko condenó a quienes celebraban el golpe:

Si estás celebrando el golpe en Burundi eres un enemigo de la democracia.

En Zimbabue, donde el presidente Robert Mugabe ha estado en el poder desde 1980, alguien de nombre Hungwe comentó en una noticia en New Zimbabwe bromeando:

Minimum of 4 terms of course! One term to fill up personal pockets. Another term for the family. Another one for relatives and friends, and probably another one to look at national issues and avenues to stay in power.

¡Un mínimo de cuatro mandatos, por supuesto! Un mandato para llenarse los bolsillos personales. Otro para la familia. Uno más para parientes y amigos, y probablemente otro para ver problemas nacionales y caminos para quedarse en el poder.

Otro zimbabuense, “William Doctor,” preguntó:

Then why has the 2-term limit been so successful in the United States? And why is Africa such a dismal failure?

Entonces, ¿por qué el límite de dos mandatos ha tenido tanto éxito en Estados Unidos? ¿Y por qué África es un fracaso tan estrepitoso?

“Political Analyser”, radicado aparentemente en Zambia, simplemente aconsejó:

Never accept that dictator to come for a third term

Nunca acepten a ese dictador que viene por un tercer mandato.

“Bants-a-nius Dante” advirtió:

Estos son tiempos malos para Mugabe, Hayatou [Issa Hayatou es el presidente de la Confederación Africana de Fútbol desde 1988], Nkuruzinza y otros líderes bien sentados en sus puestos en todo el mundo…

Otro cibernauta expresó que el problema no es solamente con los presidentes africanos, sino también con los candidatos presidenciales de oposición “seriales”, como los que hay en Zambia:

What else do you expect from HH [Haikainde Hichilema] 6 elections, Nawakwi 6, Nevers Mumba 2, please leave space for others you have suffered electoral nightmare and its enough.

¿Qué otra cosa esperan de Haikainde Hichilema, 6 elecciones, [Edith] Nawakwi. 6 elecciones, Nevers Mumba, 2 elecciones (se refiere a candidatos zambianos). Por favor, dejen espacio a otros, ustedes han sufrido pesadillas electorales y es suficiente.

Sin embargo, en un comentario en la noticia sobre el presidente de Ruanda Paul Kagame, que dijo que está llano a dejar el poder, Abullah Omar escribió:

I do not understand this fixation of a term limit for an elected office.if the people opt for continuity why deny them their choice.

No entiendo esa fijación con un límite al mandato de un cargo por elección. Si el pueblo opta por la continuidad, ¿por qué negarles lo que eligieron?

El profesor Nshuti Manasseh expresó una opinión similar:

But Rwandese want him to stay on to ensure stability and development of a very fragile country Rwanda is 21 years after genocide. So if Rwandese requests him to lead them for more than two term limits, isn't that democracy?

Pero los ruandeses quieren que se quede para garantizar la estabilidad y el desarrollo de un país muy frágil, Ruanda, 21 años después del genocidio. Así que si los ruandeses le piden que los dirija por más de un límite de dos mandatos, ¿no es eso democracia?

El usuario de Twitter Eng.Murenzi Daniel opinó que Ruanda y Burundi presentaron muy diferentes escenarios políticos de tercer mandato:

“Líder” y “Dictador”. Kagame OBLIGADO por su pueblo a un tercer mandato (líder). Nkuruzinza IMPONIÉNDOSE él mismo al pueblo para un tercer mandato (dictador).

Raymond Maro, que vive en Tanzania, fue más optimista:

Tanzania fue el primer país en África Subsahariana en poner límites al mandado presidencial. Para 2017 todos los estados africanos deberían adoptar esta tendencia.

El bloguero keniano Ken Opalo expresó que los antecedentes sugieren que los presidentes que tratan de extender sus límites  tienen más posibilidades de tener éxito:

So what we see in the existing data is that conditional on *overtly* trying to scrap term limits African Heads of State are more likely to succeed than not (9 successes, 6 failures). However, this observation doesn’t tell us anything about the presidents who did not formally consider term limit extensions. For instance, in Kenya (Moi) and Ghana (Rawlings), presidents did not initiate formal debate on the subject but were widely rumored to have tried to do so. So it’s probably the case that presidents who are more likely to succeed self-select into formally initiating public debate on the subject of term limit extension, thereby tilting the balance. And if you factor in the countries that have had more than one episode of term-limited presidents stepping down, suddenly the odds look pretty good for the consolidation of the norm of term limits in Sub Saharan Africa.

Lo que vemos en los datos existentes es que ese condicional de *abiertamente* tratar de descartar límites al mandato a los jefes de estado africanos tiene más probabilidades de tener éxito que de no tenerlo (9 exitosos, 6 fracasos). Sin embargo, esta observación no nos dice nada acerca de los presidentes que no consideran formalmente extensiones a los límites de mandato. Por ejemplo, en Kenia (Moi) y Ghana (Rawlings), los presidentes no iniciaron un debate formal en el asunto, pero se rumoreó ampliamente que trataron de hacerlo. Así que probablemente sea el caso que los presidentes que probablemente tengan más éxito se elijan ellos mismos a iniciar formalmente el debate público en el tema de extender el ímite del mandato, lo que por tanto inclina la balanza. Y si se mira en los países que han tenido más de un episodio de presidentes con mandatos limitados que dejan el poder, repentinamente las posibilidades se ven bastante buenas para la consolidación de la norma de limitar los mandatos en África Subsahariana.

Concluyó con un tomo optimista:

I wouldn’t rule out, in the next decade or so, the adoption of an African Union resolution (akin to the one against coups) that sanctions Heads of State who violate constitutional term limits.

No descartaría, en la próxima década, que se adopte una resolución de la Unión Africana (parecida a la que hay contra golpes) que sancione a jefes de estado que violen los límites al mandato constitucional.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.