¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Por qué escribir en árabe en los muros podría no evitar que la gente orine en las calles de Dacca

The photo shows  Arabic sign on the sidewall of Panthakunja Park at the Karwan Bazar in Dhaka. Image by Sk. Hasan Ali. Copyright Demotix (7/5/2015)

La foto muestra un aviso en árabe en un muro en el parque Panthakunja en el Karwan Bazar de Dhaka. Imagen de Sk. Hasan Ali. Copyright Demotix (7/5/2015).

Orinar en los espacios públicos es un problema en Blangladesh debido básicamente a la falta de urinarios públicos. Los funcionarios municipales en la capital, Dacca, han protagonizado una batalla infructuosa contra los hombres que orinan en las calles, con inscripciones en bengalí, avisos de sanciones y multas sin llegar a cosechar resultados importantes.

Ahora el gobierno espera que una idea innovadora pueda poner fin a este hábito. Recientemente, el Ministerio de Asuntos Religiosos lanzó un vídeo destacando su campaña “el idioma importa” en el que las señales de aviso en bengalí son sustituidas por señales en árabe, lengua sagrada para los bangladesís.

Quizás se hayan inspirado en la vecina india – que lucha contra el mismo problema- donde las imágenes de dioses y diosas hindúes pretenden conseguir el mismo efecto.

Aunque algunos loan los esfuerzos del estado para resolver un problema enquistado, otros son escépticos, denunciando que la campaña apoya la fe ciega y promueve los equívocos.

Sufi Faruq comenta en YouTube:

ধর্ম মন্ত্রণালয়ের দারুণ একটা ক্যাম্পেইন !!! (..)

বাংলাদেশের বেশিরভাগ মুসলিম আরবি ভাষা না বুঝলেও এই ধরনের অক্ষরকে পবিত্র মনে করে। তাই ওই স্ক্রিপ্টে লেখা যে কোনকিছু অপবিত্র করতে ভয় পায়। এই ভয়টার বেশিরভাগ সময় ধর্ম ব্যবসায়ীরা অপব্যবহার করতো। এবার একটা দারুণ কাজে ব্যাবহার হল।

¡Una gran campaña la del Ministerio de Asuntos Religiosos!

La mayor parte de la mayoría musulmana bangladesí no entiende árabe, pero lo considera una lengua sagrada. De este modo temen profanar cualquier cosa escrita en esta lengua. La mayoría de las veces fue utilizada por oportunistas religiosos ya que es la lengua del Corán y las plegarias. Ahora se ha usado para una buena causa.

A pesar de lo declarado en el vídeo por el Ministerio de Asuntos Religiosos sobre la presencia de baños públicos en la mayoría de las 10.000 mezquitas, la falta general de urinarios públicos en una ciudad de aproximadamente 15 millones es un auténtico reto. Un gran número de los sin techo de la ciudad se ven especialmente afectados por esta escasez.

Adnan R. Amin en Alal O Dulal Blog piensa que el vídeo no va al fondo del problema y que en su lugar tiende a crear falsas expectativas.

The using of a religious misconception (“Arabic is a holy language”), to prevent a social evil, is clever. But it also reinforces and lends credence to that misconception, instead of dispelling it. One would think that for a ministry for religious affairs, dispelling religious misconceptions would outweigh protecting city-walls. If there were funds available to the government, Dhaka’s City Corporations could’ve used them to create better facilities for women. While it is difficult to discern from boardrooms, the 36 public toilets with facilities for women are now being used by men. Judging from the tactic and tone of  this video, a reexamining of both government bodies’ priorities seems to be in order.

El uso de una idea religiosa equivocada (“el árabe es una lengua sagrada”) para prevenir un mal social es inteligente. Pero  también refuerza y da credibilidad a ese equívoco, en lugar de clarificarlo. Se podría decir que para un Ministerio de asuntos religiosos el esclarecimiento de ideas religiosas equivocadas pesaría más que la protección de los muros de la ciudad. Si el gobierno tuviera fondos disponibles, las corporaciones de la ciudad de Dacca podrían haberlos usado para crear mejores servicios para las mujeres. Mientras la decisión es difícil de tomar en las salas de reuniones, los 36 baños públicos de mujeres están siendo usados por hombres. A juzgar por la táctica y tono de este vídeo una revisión de las prioridades de estos dos entes gubernamentales parece adecuada.

Traducir “no orinen aquí” al árabe reduce la micción pública en Dacca.

También Fariduddin Masud, un influyente clérigo, criticaba al Ministerio de Asuntos Religiosos.

Aunque la mayoria de las mezquitas tienen instalaciones, las mezquitas en sí mismas no son retretes públicos, dijo, añadiendo que: “nadie tiene derecho a usar la lengua del Corán para una campaña de este tipo”.

La bloguera Irene Sultana dudaba de la campaña a través de una publicación en Women Chapter titulada “No es el árabe si no los baños públicos lo q importa”:

ঢাকা শহরের প্রতি দেড় লাখ নাগরিকের জন্য শৌচাগার রয়েছে মাত্র একটি। [..] অধিকাংশ পাবলিক টয়লেটই ব্যবহার অনুপযোগী। [..] পাবলিক টয়লেটহীন নগরীতে পথচারীদের অধিকাংশই তাই ফুটপাতকেই বেছে নিচ্ছেন ’হালকা’ হতে।

না বুঝে কেবল আরবি লেখা থাকলে সালাম করা হলো এ দেশের মানুষের ধর্মীয় অন্ধত্ব। ধর্ম মন্ত্রণালয়ের দায়িত্ব ছিল মানুষকে এসব অশিক্ষা থেকে বের করে শিক্ষিত, সচেতন করা, তার বদলে মানুষের সেই অজ্ঞতাকে ব্যবহার করে ’সমাধানের’ নামে মূলত একটি মশকরা করলো!

En la capital, Dacca, solo hay un baño público por cada 150.000 personas, de los cuales muchos no se pueden utilizar. Así que, ante la falta de suficientes aseos públicos, los peatones utilizan los muros para aliviarse.

Muchos bangladesís respetan el árabe porque no lo conocen. La tarea del Ministerio de Asuntos Religiosos era educarlos y hacerlos conscientes de que es solo una lengua, que no todo lo escrito en árabe es sagrado. En cambio, han utilizado su ignorancia para dar a duras penas con una “solución” que en realidad es una farsa.

Sultana también cita los recientes esfuerzos del primer ministro indio, Narendra Modi, que construyó baños frente a los templos y alcanzó el número de 5.2 millones de aseos en los primeros 100 días de su gobierno.

Bangladesh va bastante por detrás en este tema.

Mientras que los funcionarios de la religión del estado ya están proclamando su triunfo, la campaña no parece haber sido bien concebida. Si se llega a poner en marcha en toda su extensión, los muros de Dhaka estarían forrados en árabe, pero la gente seguiría sin tener donde orinar.

Además, en India, antes de que Modi comenzara su fiebre de edificios de aseos públicos, la campaña de los dioses pintados en los muros se desmoronó:  la gente simplemente empezó a orinar frente a las deidades. Campañas innovadoras, que incorporaban la humillación pública, como la del “Tanque meón” (The Pissing Tanker) tampoco tuvieron impacto.

Por esta razón parece bien fundado el comentario realizado por Adnan R Amin de que el dinero gastado en la campaña -” una solución aproximada que trata el síntoma y no la causa” -estaría mejor invertido en la creación de nuevos aseos públicos en Dacca.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.