¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La canción de rap dedicada a las jovencitas rusas que bailaron twerk vistiendo trajes de abejas

Bumblebee Man defends his kindred spirits in Orenburg. Image edited by Kevin Rothrock.

Hombre Abeja defiende a su alma gemela en Oremburgo. Imagen editada por Kevin Rothrock.

Una historia peculiar cautivó a los usuarios de internet de Rusia a principios de abril: el video de más de una docena de muchachas adolescentes vistiendo disfraces de abejas muy ajustados y “twerkeando” al unísono en un concierto en Oremburgo.

Twerkear, por si acaso no lo sabe, es un paso de baile relativamente moderno que implica agitar tus caderas en una posición similar a la de una sentadilla. Si alguna vez has tenido que responder a una necesidad física al aire libre y durante un terremoto, probablemente tuviste que twerkear un poco, aunque sea por accidente.

Interviene la policía y el público

La mayoría de gente que reaccionó ante las bailarinas de Oremburgo, al parecer cometieron dos errores: (1) Asumieron que el concierto tuvo lugar en un show de talento de una escuela, y (2) asumieron que entre las participantes hubo niñas tan jóvenes como de 13 años.

Resulta que el video fue tomado el 31 de enero en un evento en el estudio de danza Credo (no es una escuela secundaria), y las niñas bailando en el escenario no eran menores de 16 años. De acuerdo a la mujer que dirige la escuela de danza, todas las bailarinas menores necesitaban la aprobación de sus padres para poder participar.

Nada de esto detuvo a la policía para lanzar un caso en contra del estudio de baile, depués de que una investigación preliminar determinara que la escuela cometió “negligencia criminal” y la acusaron de promover “comportamiento obsceno.” Luego de estas acusaciones, Credo suspendió todas sus clases hasta que el caso sea resuelto.

Pero la ofensiva no terminó allí.

El 14 de abril, el gobierno local de Oremburgo estableció una comisión formal para inspeccionar todos los estudios de danza privados en la ciudad. Un alto oficial dijo que el gobierno revisará las rutinas de las escuelas de danza “desde una perspectiva moral.”

Una historia perfecta

La historia ha gozado de atención masiva en la red y en las noticias a través del espectro político de Rusia. Consideren un ejemplo de la televisión rusa: Normalmente, no existen dos estaciones de noticias más diferentes entre sí que el canal pro-Kremlin LifeNews y la estación de televisión independiente TV Rain. Sin embargo estos días las mujeres pudieron ver clases de twerking en ambos canales.

Solo para que sepan, hoy fue un día raro. @lifenews_ru y @tvrain mandaron a su personal femenino a tomar clases de twerk.

Este escándalo ofrece algo para cada uno: los liberales rusos se deleitaron en la ironía de que las jóvenes rusas estudian los sexualizados bailes norteamericanos, mientras los políticos predican en contra de la promiscuidad occidental; los conservadores rusos han usado el incidente como evidencia de que los valores extranjeros están corrompiendo la juventud del país, y los periódicos han incrementado su tráfico ya que los lectores buscan nuevas imágenes atrevidas de niñas adolescentes.

A pesar de su popularida viral, ha sido difícil hablar claramente sobre las adolescentes de Oremburgo que bailaron el twerk. La mayoría de la gente, ya sea en su intención el condenar el baile o tan solo burlarse de la ironía de twerkear en una “nación con moral,” parecen ver el escándalo como un problema de abuso infantil, o por lo menos afirman que la juventud de las bailarinas es lo que hace que el video sea aún más escandaloso.

Los jóvenes de Oremburgo responden
The protest banner many young people in Orenburg have started making their avatars on VKontakte.

Pancarta de protesta que muchos jóvenes en Oremburgo han empezado a usar como avatars en VKontakte.

Otra forma de ver esta historia es como un ataque a los derechos de las mujeres. Algunos jóvenes de Oremburgo están cambiando sus fotos de perfil en VKontakte, la red social más popular de Rusia, por un mensaje que dice, “No queremos pelear, queremos bailar” (vea a la derecha).

El 14 de abril Dasha Murzaliyeva, quien aparentemente asistió a Credo, escribió un post público avergonzando a los “viejos privados de sexo” que criticaron el twerk de las abejas. Ella les aconseja a los instructores de baile lo siguiente:

[…] понимайте какого возраста ваши девочки и не гоните со стрипперденсом и тверком 13летник горячих чикит на обозрения мужиков, у которых секса кроме как с руками уже много лет не было и их жен, которые не то, что задом двигать не умеют, а ноги не всегда побрить догадываются […]

[…] entérense de las edades de sus jóvenes y no dejen que los gluteos calientes de sus niñas de 13 años sean parte de bailes de stripers y twerk en frente de hombres cuyas vidas sexuales hace mucho están limitadas al uso de sus propias manos, y cuyas esposas casi no puden mover sus traseros, y que no siempre se toman la molestia de afeitarse las piernas […]

Murzaliyeva agrega que las bailarinas deberían “alejarse de la política, especialmente de la política de la Iglesia Ortodoxa Rusa,” y bromea con que los fanáticos rusos del twerk deberían “huír del país antes de que sean declarados espías norteamericanos y de que el hip hop sea prohíbido.”

El 15 de abril un rapero local lanzó una canción titulada “La danza de las abejas,” dedicada a las mujeres de Credo, diciendo que los medios fueron “demasiado agresivos” en contra del estudio de danza y que crearon un escándalo de nada. Una de las letras de la canción dice, “Gracias a esto, Oren tuvo su momento de fama—hasta la BBC habló de nosotros, ¿ahora, podemos ya terminar con esto?”

La canción obtuvo casi 600 “likes” en VKontakte.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.