¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

A 80 años del fin de la Guerra del Chaco, el conflicto bélico más importante en Sudamérica durante el siglo XX

Fortín Boquerón. Fotn en Fickr del usuario Tetsumo (CC BY 2.0).

Leyenda sobre la Guerra del Chaco que se encuentra en el Fortín Boquerón, en Paraguay. Foto tomada de la cuenta en Fickr del usuario Tetsumo (CC BY 2.0).

Entre 1932 y 1935, Paraguay y Bolivia libraron la Guerra del Chaco, considerado el conflicto bélico más importante en Sudamérica durante el siglo XX por el control de la región conocida como Chaco Boreal y que sentó los límites geográficos entre ambas naciones. Los dos países movilizaron en total cerca de 400.000 soldados en los tres años que duró la contienda.

El Chaco Boreal está ubicado al norte del Gran Chaco, zona de gran diversidad natural y cultural del Cono Sur que abarca parte de los actuales territorios de Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, entre los ríos Paraguay y Paraná y el Altiplano andino.

Casi 70 años antes, Paraguay había quedado devastado tras la Guerra contra la Triple Alianza, coalición formada por Brasil, Uruguay y Argentina. El conflicto se prolongó por más de seis años entre 1864 y 1870. Al terminar, Paraguay había perdido gran parte de los territorios que estaban en disputa diplomática con Brasil. Además, se le condenó a pagar una abultada indemnización de guerra, que no se llegó a efectuar.

El sitio web El Historiador hace un recuento de la Guerra del Chaco que llegó a su fin el 12 de junio de 1935 y de los varios actores que intervinieron:

En 1932, el gobierno boliviano de Daniel Salamanca decidió ir a la guerra contra el Paraguay. […] Creía que una pronta victoria le permitiría afrontar distintos frentes: el interno y el externo.

En el primero de ellos, aunó esfuerzos en una unidad patriótica y aprovechó para atacar opositores y cerrar sindicatos que denunciaban que el costo de la crisis del 29 lo estaba pagando el pueblo en su conjunto. En el frente externo, se proponía hacerse con el Chaco Paraguayo, y con ello de una salida fluvial, luego de haber perdido tres décadas atrás la salida al océano Pacífico con Chile.

Sobre Paraguay, dice:

Los paraguayos no buscaron la guerra, pero volverían a mostrar que, pese a los históricos embates de sus vecinos […] tendrían con qué responder. […] el avance boliviano le llevó a decretar la movilización general.

La contraofensiva paraguaya, cuyo punto de inflexión se vivió en la Batalla del Boquerón (septiembre de 1932), le permitió recuperar los fuertes fronterizos y, pronto, ingresar a la región andina, donde se detuvo para el inicio de las arduas negociaciones que siguieron.

El 14 de junio de 2015, los presidentes Evo Morales de Bolivia y Horacio Cartes de Paraguay se reunieron en conmemoración de los 80 años del fin del conflicto bélico que enfrentó a los dos países:

En el aniversario, ambos gobiernos destacan que el futuro de ambos países yace en la integración, impulsada por vientos de paz en la región sudamericana.
[…]
Este domingo, en el corazón del Chaco, Villa Montes, los gobiernos de Morales y Cartes darán impulso al proceso de integración física vecinal con la premisa de generar beneficios para dos pueblos sin mar y que luchan por salir de la pobreza.

Como suele pasar en las guerras, hubo intereses económicos detrás de las movilizaciones, tanto de gobiernos extranjeros como de empresas privadas, tal como reseña el sitio web Infonews, que califica el conflicto de “guerra sangrienta e inútil”:

En el conflicto también intervinieron potencias internacionales. Principalmente, Gran Bretaña y Estados Unidos, que vendieron armamento y municiones a Bolivia y Paraguay por igual. […] la rivalidad que por aquella época existía entre la petrolera estadounidense Standard Oil, que operaba en suelo andino, y la británica Royal Dutch Shell, que promovía sus intereses desde el lado paraguayo.
[…]
Lo paradójico es que, una vez finalizado el conflicto, ninguno de los dos países logró sus objetivos iniciales. Ni Paraguay consiguió capturar la zona petrolera boliviana en el río Parapetí y sus adyacencias, ni Bolivia pudo expandir su territorio hasta las márgenes del río Paraguay, donde apenas obtuvo un puerto franco y libre tránsito para sus mercaderías, todo acordado en el tratado final de paz de 1938.

Los usuarios de Twitter recordaron el sacrificio de la familia boliviana Campero, que envió a sus cinco hijos a lucha:

Fernando Campero Paz, hijo de uno de los cinco hermanos Campero, también tuiteó al respecto:

Según BBC Mundo, un reciente censo de marzo de 2015 de la Confederación de Excombatientes de la Guerra del Chaco (Conexchaco) señala que en Bolivia apenas quedaban un centenar de los 180.000 soldados o beneméritos que fueron movilizados en el siglo XX. Y los pocos sobrevivientes rondan los 100 años.

En julio de 1938, por medio de un tratado secreto firmado el 9 de julio de 1938, Paraguay cedió 110 000 km² ocupados por su ejército al cese de las hostilidades.El Tratado de Paz, Amistad y Límites se firmó el 21 de julio de 1938. Muchos años después, el 27 de abril de 2009, se estableció el acuerdo de límites definitivo. La antigua zona en litigio se dividió, y tres cuartas partes quedaron bajo soberanía paraguaya, y la cuarta parte restante quedó bajo soberanía boliviana. Bolivia recibió una zona a orillas del alto río Paraguay.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.