¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La carretera costera de Baluchistán que separa Awaran del resto del mundo

A deserted Turbat road.  Pictures courtesy: Aziz Ahmad Jamali

Una carretera desierta en Turbat. Fotografías por cortesía de Aziz Ahmad Jamali.

Este artículo está basado en el reportaje original realizado por Shabbir Rakshani en urdu y ha sido traducido al inglés por Adnan Aamir para Balochistan Point. Se publica en Global Voices como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Hubo un tiempo en el que la carretera de Turbat era una cacofonía de ruido de bocinas, bullicio y atascos.

La carretera conectaba la ciudad más grande de Pakistán, Karachi, con la ciudad de Turbat, al sur de Baluchistán, que cuenta con un aeropuerto internacional.

La popular carretera atravesaba Awaran, el distrito más pobre de la que a su vez es la provincia más pobre de Pakistán, Baluchistán, y muchos pueblos intermedios. La carretera ayudaba a conectar el empobrecido distrito con el mundo exterior.

La carretera de 278 kilómetros (173 millas) servía para el transporte de pasajeros y de bienes a Karachi y se convirtió en un salvavidas para la gente que vivía en asentamientos junto a la carretera, especialmente en Awaran, donde viven más de 125 000 personas.

Hoy en día, Awaran es un lugar completamente diferente a lo que era hace 12 años. Según la gente que vive allí ahora, la carretera sin pavimentar y descuidada de Turbat es un tramo bastante largo que apenas usan unos 10-15 vehículos a la vez. Mir Abdul Rasheed, que vive en Awaran, dice que una carretera costera de más de 300 kilómetros que se construyó en 2003 destruyó la economía de su distrito.

Awaran está creciendo a gran velocidad, increíblemente subdesarrollada y prácticamente desconectada del mundo. Según una reseña del gobierno de 2011, el distrito de 25 000 km2 cuenta con pocas carreteras pavimentadas, no tiene conexión de gas y la mayor parte de Awaran no dispone de electricidad. No hay industria en el distrito, por lo que depende básicamente de la agricultura.

A lo largo de la carretera de Turbat solían encontrarse pequeñas teterías, restaurantes y talleres de reparación. En Arawan, si no eras agricultor, trabajabas en uno de estos puestos de carretera o eras propietario de uno de ellos.

Pictures courtesy: Aziz Ahmad Jamali

Otra escena de la carretera de Turbat. Foto tomada por Aziz Ahmad Jamali para Balochistan Point. Usada con permiso.

Eso cambió en 2003. La autopista de la costa construida durante el mandato del presidente Pervez Musharraf, pasa por el cinturón costero escasamente poblado de Makran y conecta Karachi con el futuro puerto de la ciudad de Gwadar, en el sur de Baluchistán. La autovía no pasa por Turbat ni por Awaran.

Cuando se terminó de construir la carretera de la costa, el tráfico en la carretera de Turbat desapareció, dado que los comerciantes se cambiaron a la nueva y cuidada autovía que los conectaba con Karachi.

Rasheed, ciudadano de Awaran, denuncia que la autovía costera de 635 kilómetros solo beneficia a asentamientos de dos pequeños pueblos del distrito de Gwadar – Pasni y Ormara – que entre ambos suman una población total de alrededor de 50 000 habitantes. Dice que la carretera de Turbat pasaba por muchas áreas más pobladas y beneficiaba a cientos de miles de personas. “Si la carretera de Turbat hubiera sido mejorada durante el mandato de Musharraf, el destino de Awaran hoy sería totalmente diferente”, declaraba Rasheed a The Balochistan Point. Además, la carretera también atraviesa el distrito de Lasbella, donde viven 300 000 personas.

Al tener disponible una carretera más nueva y moderna, los camioneros dejaron de circular por la carretera de Turbat, argumentando que su falta de asfalto y sus malas condiciones en general la hacían insegura. Como el tráfico desapareció, los negocios de la carretera también cerraron, llevándose consigo trabajos que mantenían a flote a todos los pueblos de la zona. A medida que han pasado los años, los centros comerciales de la carretera de Turbat se han convertido también en pueblos fantasmas, y todo el paisaje económico de la región ha cambiado.

Moula Baksh, un residente de Gishkor, en el distrito de Awaran, regentaba un restaurante en Turbat. Cuenta que su restaurante funcionó muy bien entre 1985 y 2003. “Ganaba unas 25 000 – 30 000 rupias (USD 250-300) al día y tenía contratadas a 15 personas”, relata el señor Baksh al The Balochistan Point. Tras la construcción de la autovía de la costa, Moula Baksh tuvo que cerrar su restaurante y despedir a sus empleados.

La gente que vive a lo largo de la carretera de Turba dependía de ella para acceder a varias necesidades diarias, incluyendo el petróleo iraní, que cambió la fortuna de los comerciantes locales. Abdul Samad, un agricultor también residente en Gishkor, declaraba al The Balochistan Point: “cuando la carretera de Turbat era funcional, los agricultores de Awaran podían conseguir petróleo a bajo precio y transportar sus bienes agrícolas con facilidad. La autovía de la costa ha arruinado la agricultura en Awaran y ahora el petróleo cuesta cuatro veces más”.

Fuentes locales dijeron al The Balochistan Point que esta atmósfera de abandono ha empujado a algunos hombres a tomar las armas y unirse al levantamiento que está teniendo lugar en Baluchistán. El distrito de Awaran se considera el frente de batalla del movimiento independiente armado Baloch.

El 23 de setiembre de 2013, un devastador terremoto arrasó Awaran y mató a unas 500 personas, dejando sin casa a otras 200 000, y aumentando así aún más la difícil situación económica de Awaran. La gente de Awaran decía al The Balochistan Point que lo que piden es que el gobierno reconstruya la carretera de Turbat para que puedan así volver a conectarse con el mundo exterior.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.