¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Puede ser la experiencia electoral de Guyana una lección para el Caribe?

OAS Team Observes General Elections in Guyana on May 11, 2015. Photo by the OAS, used under a CC BY-NC-ND 2.0 license.

Un equipo de la OEA observa las elecciones generales de Guyana del 11 de mayo de 2015. Foto de la OEA, utilizada bajo una licencia CC BY-NC-ND 2.0.

Las elecciones generales de Guyana tuvieron lugar en mayo y algunos blogs del Caribe aún insisten en que los comicios (y sus resultados) no han tenido el nivel necesario de atención del resto de la región.

Tras haberse asentado el polvo político, el país supo que tomaría posesión un nuevo presidente, así como una nueva entidad ha tomado el poder: APNUAlianza por el cambio, un concepto más moderno que ha cruzado las fronteras de raza y clase.

En noviembre del año pasado, el entonces presidente Donald Ramotar del Partido Popular Progresista suspendió al parlamento nacional por seis meses (interrumpiendo su funcionamiento pero sin llegar a disolver el organismo) para evitar una moción de censura. Se habló mucho de dictadura, se decía que la decisión iba en contra de la constitución nacional, así como también preocupaba la polarización de los votantes en un país que tiene una amarga historia de políticas raciales.

En un artículo como escritora invitada de Barbados Underground, la ciudadana de Saint Kitts y Nevis, Donya Francis, se mostró perturbada no sólo por el tiempo que llevó informar los resultados oficiales de las elecciones, sino por la falta de presión de los gobiernos regionales sobre el país:

What happened in Guyana after the elections? Where were the results? Is this going to be a trend that the Caribbean will be following? […]

The silence from the other Caribbean leaders on the late announcement of the results was very appalling.

¿Qué pasó en Guyana después de las elecciones? ¿Dónde estaban los resultados? ¿Se trata de una tendencia que va a seguir el Caribe? […] El silencio del resto de los líderes del Caribe sobre el demorado anuncio de los resultados ha sido muy alarmante.

Recordando que se había dado una situación similar en su país natal en febrero de 2014, agregó:

The Caribbean electoral systems need to be relooked at and be fixed immediately. They are failing the democratic nature of the region.

Los sistemas electorales del Caribe necesitan ser revisados y corregidos de inmediato. No se condicen con la naturaleza democrática de la región.

No obstante, ciertos miembros de los medios han prestado atención. El periodista y bloguero Vernon Ramesar entrevistó a su colega Wesley Gibbings sobre la “situación pos-electoral de Guyana”, y afirma que ha sido “una historia interesante para la región”:

Ambos señalaron que el sistema electoral de Guyana tenía una estructura ligeramente distinta a la del resto de los países del Caribe de habla inglesa, en cuanto a que permitía un presidente ejecutivo; la mayoría de los otros territorios regionales siguen el sistema Westminster, en donde el gobierno es encabezado por el Primer Ministro.

Gibbings explicó que, en Guyana, hay dos sistemas que funcionan en conjunto: un sistema de lista (que representa 40 de los 65 escaños parlamentarios) y un sistema de representación regional (que comprende los otros 25 escaños): en esencia, son dos elecciones en una. “Técnicamente”, dice Gibbings, “es una elección presidencial”.

Habida cuenta de ello, no es sorpresa que Ramotar fuera depuesto, debido a la reacción pública a su suspensión del parlamento. En el sistema guyanés, un gobierno minoritario es algo posible, dado que la pluralidad es lo que cuenta, y ésa es exactamente la realidad que salió a la luz tras estas elecciones. En un irónico giro del destino, sin embargo, el actual gobierno bien puede verse enfrentado a los mismos desafíos que el anterior, que casi nunca pudo aprobar presupuestos o leyes, pues la mayoría opositora (combinada) acostumbraba a votar en contra. Gibbings se refirió al elemento de la coalición APNU como “esencialmente el Congreso Nacional del Pueblo (PNC) [el último en oposición] con distinto sombrero”.

En el pasado Guyana ha votado tradicionalmente por criterios étnicos, con votantes de ascendencia india que apoyaban al Partido Popular Progresista y afroguyaneses que emitían sus votos principalmente en favor del PNC. Existen patrones étnicos de votación similares en Trinidad y Tobago, uno de los vecinos más cercanos de CARICOM, pero al parecer, la tendencia está cambiando en Guyana.

Gibbings hizo, además, una observación crítica que arroja luz sobre por qué los resultados podrían haber llevado tanto tiempo para darse a conocer al público:

The electoral laws […] have not been changed since the 1992 election, which is considered to have been the first free and fair elections since the elections of the 60s in Guyana. Within that time, technology, for example, has changed – so that the current regulation that speaks to the receipt of statements of poll for the results dictate that that information cannot be relayed electronically.

Las leyes electorales […] no han sufrido cambios desde las votaciones de 1992, que se consideran las primeras elecciones libres y justas desde las elecciones de Guyana de los años 60. Dentro de ese periodo, la tecnología, por ejemplo, ha cambiado, de manera que la actual regulación que habla de la recepción de los resúmenes de votación para los resultados dictamina que dicha información no puede ser transmitida de manera electrónica.

Sin embargo, uno de los aspectos más interesantes de la entrevista entre Ramesar y Gibbings es que analizaron la serie de hechos desafortunados que transcurrieron en el parlamento guyanés después de que la oposición intentó pasar la moción de censura. Gibbings planteó el paralelismo con Saint Kitts y Nevis y Ramesar resaltó que Trinidad y Tobago ha tenido varias instancias de intentos de mociones de censura en el parlamento. El común denominador parecía ser la presencia de gobiernos de coalición. Con las próximas elecciones generales de Trinidad y Tobago pautadas para este mismo año, un blog local que publica en dialecto consideró que “lo que ocurre cerca de casa podría tener implicaciones”:

What in de public domain about de Guyanese election is dat it take de better part of five days after votin done tuh have ah formal announcement of who win. Earlier tuhday, Saturday, ah new president get sworn in. He name David Granger. Even while dat was happenin de now former president, Donald Ramotar was issuin ah statement dat included dis gem:

‘Once again we are being removed from office, not through the will of our people, but by electoral manipulations.’ […]

Bottom line? Bacchanal Guyanese style. […] Can what happenin in Guyana happen in T&T?

Lo que es de dominio público sobre las elecciones de Guyana es que tomó casi los cinco días posteriores a los comicios tener el anuncio formal de quién ganó. Hoy sábado, más temprano, un nuevo presidente tomó posesión. Se llama David Granger. Aun mientras esto pasaba, el ahora ex presidente Donald Ramotar emitía una declaración donde incluía esta afirmación:

‘Una vez más, nos expulsan del cargo, no por la voluntad del pueblo, sino por manipulaciones electorales’. […]

¿El resultado? El estilo bacanal guyanés. […] Lo que pasa en Guyana, ¿puede pasar en T&T?

Finalmente, el bloguero dedujo que no puede pasar, pues en su opinión, el electorado de Trinidad y Tobago era “más maduro”. Sin embargo, concedió que la oposición actual bien podría ganar las próximas elecciones, y afirmó:

Democracy indeed alive an well in T&T albeit Trini style.

Somebody should print dat orn ah tee shirt before elections. It go sell.

La democracia, de hecho, está viva y sana en T&T pese al estilo trinitense.

Alguien debería imprimirlo en una camiseta antes de las elecciones. Se va a vender.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.