¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La forma en que el twerk destruyó un pequeño negocio ruso

Image edited by Kevin Rothrock.

Imagen editada por Kevin Rothrock.

El escándalo creado por las adolescentes vestidas de abejas en Orenburgo está de regreso, y esta vez, ellas están contoneando sus traseros en la etiqueta de una crema orgánica anticelulitis. Este producto para la piel (convenientemente llamado “Twerk!”), fue creado por una pequeña compañía de cosméticos llamada Dash_Dash—o por lo menos todavía se llamaba así la mañana que un político ruso le pidió a investigadores federales que abrieran un caso en contra del fabricante de la crema alegando, que por medio de la publicidad del producto, se estaba cometiendo un “acto depravado” en contra de jovencitas menores de 16 años (lo cual es castigado con hasta tres años de cárcel).

El hombre que llevó  la crema para la piel “Twerk!” a la atención de la policía es Vitaly Milonov, el instigador y arquitecto en jefe de la prohibición rusa de la “propaganda gay.” Milonov, un ferviente luchador por los valores conservadores, es uno de los concejales de la ciudad de San Petersburgo y miembro de Rusia Unida, el partido político líder del país.

Yelena Popova, la copropietaria de la tienda en línea Click-boutique, en donde la crema se vendía, declaró al periódico Izvestia que su compañía no es responsable por el  embalaje y diseño que los fabricantes del cosmético han elegido. Popova también indicó que las etiquetas con las chicas meneándose disfrazadas de abejas fueron creadas usando un dibujo, no una fotografía, refutando otras afirmaciones de que las etiquetas de Dash_Dash hayan quebrantado las leyes de derechos de autor o violado la privacidad de los individuos.

Milonov dijo que el quiere que Click-boutique sea investigada, nada más y nada menos que como cómplice. “Se debe entender,” explicó, “que la venta de narcoticos no es un crímen solamente cuando un muyahidín afgano los planta cerca de una base militar norteamericana, la gente que los vende también es responsable”.

Horas después de hablar con Izvestia, Click-boutique descontinuó todos los productos fabricados por Dash_Dash, borrándolos de su sitio por completo.

Dasha Danyushevskaya, la fundadora y cabeza de Dash_Dash, no respondió a la solicitud de RuNet Echo para que emitiera un comentario, pero sí discutió el problema en una publicación en los medios sociales varias horas antes de que la historia fuera publicada por los medios de comunicación; ella pidió a sus amigos no discutir el problema con nadie. “Todo esto es culpa de Izvestia, esas increíbles ratas”, escribió.

La cuenta de Facebook de Dash_Dash fue borrada, y la página de la compañía en VKontakte es ahora privada.

Viral video of the Orenburg twerking dancers (left) and the "Twerk!" cream label (right).

Video viral de las bailarinas de twerk de Orenburgo (izquierda) y la etiqueta de la crema “Twerk!” (derecha).

Sin embargo, un anuncio de de la crema “Twerk!”, que incluye una imagen de la etiqueta, está todavía archivada en el caché de Google. En esa imagen se puede apreciar claramente que la etiqueta de la crema es una imagen recortada del video viral de YouTube del twerk de las adolescentes de Onemburgo. Popova probablemente confundió la foto con una ilustración debido a su pixelación y baja resolución.

Milonov expresó preocupación de que este tipo de empaque sea un símbolo del problema que el comercio eléctronico representa alrededor del mundo. “Con la ayuda de la red”, explica, “actualmente es posible vender imitaciones, falsificaciones y productos peligrosos calladamente. Pueden vender cremas anticelulitis que harán que se te caigan las piernas o que se te desprenda la piel”.

Mientras todavía estaba a la venta, el precio de una lata de la crema “Twerk!” era de 990 rublos (unos $20). Dash_Dash prometía que el [producto] iba a “suavizar la piel y erguir los lazos espirituales,” Burlándose del compromiso de los conservadores rusos de defender el bienestar metafísico del país.

Desafortunadamente para la compañía de cosméticos, este es un tipo de “erguimiento” que Vitaly Milonov no puede tolerar.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.