¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tras 6 años en la cárcel, el “Padre de los blogs” iraní afirma: Internet ha cambiado — a peor

From Hosseing Derakhshan's Flickr page. Some rights reserved.

Artículo periodístico de Derakhshan de 2007. De la página Flickr de Hossein Derakhshan. Algunos derechos reservados.

¿Has oído alguna vez el dicho “vivir bajo una roca”? Probablemente en un contexto sarcástico, pero imaginatelo desde una perspectiva más literal, multiplicada por seis años, y como crítica del estado en el que se encuentra Internet actualmente. Esto es exactamente lo que hizo el periodista y bloguero iraní-canadiense, Hossein Derakhshan, la semana pasada en su ensayo en Medium Matter titulado “La web que tenemos que salvar: La web rica, diversa y libre que yo amé- y por la que pasé años en la cárcel iraní- está muriendo”.

Derakhshan, un exescritor de Global Voices,  estuvo encarcelado desde noviembre de 2008 hasta el pasado noviembre por su actividad en los blogs. Es conocido como el “Blogfather”, o “Padre de los blogs” iraní. La revolución del blogueo alcanzó a Irán a principios del 2000 y cuando se habla de ésta, a menudo se alude a Derakhshan. En su primera obra en inglés, desde que fue liberado de prisión, el ensayo de Derakhshan profundiza en cómo Internet ha cambiado desde sus días, en los que era el escritor más seguido en la web iraní. El punto decisivo del ensayo aborda problemas que muchos activistas de Internet, como la cofundadora de Global Voices Rebecca McKinnon, o la representante del consejo de Global Voices, Jillian York, y Zeynep Tufecki, han estado criticando desde hace años – que es la pérdida de poder ante corporaciones de Internet como Facebook, Twitter y Google.

Lectura obligatoria del día: de como Internet pasa de links a likes mientras estaba en la cárcel en Irán por escribir en blogs.

La principal metáfora de Derakhshan para transmitir este mensaje es la televisión, describiendo la estructura actual de Internet como “televisión-Internet”.

But the Stream, mobile applications, and moving images: They all show a departure from a books-internet toward a television-internet. We seem to have gone from a non-linear mode of communication — nodes and networks and links — toward a linear one, with centralization and hierarchies. The web was not envisioned as a form of television when it was invented. But, like it or not, it is rapidly resembling TV: linear, passive, programmed and inward-looking. When I log on to Facebook, my personal television starts.

Pero la transmisión, aplicaciones móviles, e imágenes en movimiento: Todas muestran un recorrido de una Internet-libros a una Internet-televisión. Parece que hemos ido de una forma de comunicación no lineal-  nodos y páginas web y links – hacia una forma lineal, centralizada y jerarquizada. La web no fue concebida como una forma de televisión cuando se inventó. Pero nos guste o no, rápidamente se está pareciendo a la TV: lineal, pasiva, programada y encerrada en sí misma. Cuando accedo a Facebook, mi televisión personal comienza.

El dominio de las redes sociales y su vinculo a las estructuras de control corporativo son definidas por Derakhshan como el principal peligro para las libertades en la red, a pesar del alto precio que tuvo que pagar al gobierno iraní por su derecho a expresarse libremente en la red. Derakhjham no critica la política iraní, pero sí señala la impotencia de un país como Irán en este nuevo orden “televisión-Internet”.

Being watched is something we all eventually have to get used to and live with and, sadly, it has nothing to do with the country of our residence. Ironically enough, states that cooperate with Facebook and Twitter know much more about their citizens than those, like Iran, where the state has a tight grip on the Internet but does not have legal access to social media companies.

Ser vistos es algo a lo que nos tenemos que acostumbrar y vivir con ello, tristemente, no tiene nada que ver con el país donde residimos. Irónicamente, aquellos estados que cooperan con Facebook y Twitter saben mucho más sobre sus ciudadanos que otros, como Irán, donde el estado tiene un fuerte control de Internet, pero no tiene acceso legal a las compañías de las redes sociales.

La obra resalta los aspectos más importantes que definen nuestra actual edad de Internet, y que ya han sido discutidos por numerosos analistas e investigadores. Lo que hace Derakhshan para que su ensayo resalte, es relacionar estos debates con sus propias experiencias, desde su persecución por sus actividades en la red, hasta su característica posición dentro de la evolución en la esfera de la web iraní.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.