¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Uno de los mejores estudiantes de Bahréin va a la cárcel en vez de a la Escuela de Medicina

Mustafa Mohammed Ismael, right, with his brother Ali, at his graduation ceremony

Mustafa Mohammed Ismael, a la derecha, con su hermano Ali, en su ceremonia de graduación.

Es la época del año en la que los estudiantes de instituto se gradúan y se preparan para ir a la universidad elegida. Pero para algunos estudiantes de Bahréin, específicamente chiitas, activistas y opositores del gobierno, el camino que les espera no es tan brillante.

Uno de estos malogrados estudiantes es Mustafa Mohammed Ismael, quien está en la cárcel en vez de persiguiendo su sueño de estudiar medicina. Mustafa se graduó en el instituto como el mejor de su clase con una nota promedio de 98,8 por ciento.

@HusaainMinus comparte la terrible experiencia de Mustafa en Twitter:

El estudiante Mustafa se ganó los honores con un promedio de calificaciones del 99 % y como es chiita se le concedió una beca para la prisión de Bahréin

El 15 de agosto de 2013, Mustafa, que ahora tiene 18 años, salía de la casa de su abuelo en Nuwaidrat cuando fue detenido por la patrulla de seguridad. Fue acusado de reunión ilegal e inicialmente sentenciado a seis meses. Más tarde, el Tribunal de Apelación redujo su sentencia a tres meses y le puso en libertad bajo fianza 24 días después.

La familia de Mustafa contó al periódico Al Wasat que su abogado Mohammed Al-Muttawa intentó varias veces convencer a las autoridades para reducir los cargos a una multa, de modo que pudiese continuar sus estudios, pero fracasó.

Sus certificados del instituto muestran un rendimiento excepcional en todas las asignaturas durante tres años con ninguna nota inferior al 93,5% sobre 100%. Las fotografías inferiores detallan las calificaciones de Mustafa.

Decidió entregarse el 10 de julio para completar su sentencia (2 meses y 6 días) durante las vacaciones de verano, esperando ser liberado el 16 de setiembre. En una carta que escribió antes de entrar en prisión, dijo: “En la prisión paso noche y día … un producto de mi éxito y excelencia académica.” Continuó expresando lo desesperado que se sentía cuando le arrestaron por primera vez, y luego el destello de esperanza que recuperó después de ser liberado, explicando que continuó trabajando duro para alcanzar su meta. Sin embargo, su sueño de convertirse en médico y servir a su país es recompensado con el encarcelamiento.

Mustafa, right, kissing his mother's forehead at the end of his graduation ceremony. His brother Ali, far left.

Mustafa, a la derecha, besando la frente de su madre al final de su ceremonia de graduación. Su hermano Ali, a la izquierda.

La decisión de Mustafa de entregarse fue estimulada por los miembros de su familia, dijo su hermano Ali a Global Voices Online, para evitar complicaciones futuras y el riesgo de ser arrestado en cualquier momento en medio de sus estudios universitarios. Ali dice que si su hermano no se hubiese entregado, se habría enfrentado a dificultades al ir a cualquier sitio o al pasar puntos de control, ya que hay una orden de detención contra él. Su razonamiento era que cuanto antes fuese a prisión, antes podría salir y retomar su vida.

“During high school, Mustafa felt so disappointed and unmotivated. His GPA dropped a few points, but family support helped him get through it. He was always at home avoiding to go out so he could complete his high school diploma without interruption or being arrested.”

“Durante el instituto, Mustafa se sentía muy decepcionado y desmotivado. Su promedio de calificaciones cayó unos pocos puntos, pero el apoyo de la familia le ayudó a superarlo. Siempre estaba en casa evitando salir para poder conseguir su diploma del instituto sin interrupciones o sin ser arrestado”.

Mustafa no es el único arrestado en su familia. Su hermano Qasim, también estudiante, fue arrestado el 1 de enero de 2012, y está cumpliendo una condena de cinco años en prisión por el caso de “Rayat Alezz”. Su padre Mohamed Ali es un activista político cumpliendo 15 años en prisión desde el 24 de marzo de 2011 acusado de “conspirar para derrocar al gobierno”. Es uno de los 13 líderes destacados que quedan en prisión por su papel durante la sublevación popular de Bahréin en febrero de 2011.

Mustafa está ahora detenido en la prisión del Dique Seco esperando a que su hermano le traiga noticias acerca de su beca y de la admisión en universidades en el extranjero, teniendo en cuenta que su madre es la única que mantiene a la familia en este momento.

Bahraini top student Mustafa Mohammed Ismael delivering a speech at his graduation ceremony

Uno de los mejores estudiantes de Bahréin, Mustafa Mohammed Ismael, dando un discurso en su ceremonia de graduación

Fue candidato al Programa Internacional de Becas del Príncipe de la Corona (CPISP) y alcanzó las últimas etapas pero no lo consiguió. El programa de becas sirve a la visión del Príncipe de la Corona Sheikh Salman bin Hamad Al-Khalifa como se indica en el sitio web del programa “para desarrollar a los jóvenes bareinís de todos los ámbitos para que tomen posiciones clave en los sectores públicos y privados de Bahréin en el futuro”.

A pesar de su excelencia académica y sus calificaciones, sus opciones son limitadas, dado que completando su sentencia, será liberado un poco después de la fecha de inicio de algunas universidades. Mustafa tiene que buscar opciones que pueda elegir después de su liberación a mediados de setiembre.

Su hermano Ali explicó a Global Voices que el Ministerio de Educación le había ofrecido otra beca a Mustafa, pero para estudiar Ingeniería Mecánica, lejos de la Medicina general.

“Once he is released, hopefully before he has to complete his sentence, he will try to switch the scholarship to a stipend and use the money towards studying what he wants. However, we are worried he will be banned from travel after his release.”

“Una vez liberado, esperemos que antes de que complete su sentencia, intentará cambiar la beca por un estipendio y usar el dinero para estudiar lo que quiere. Sin embargo, nos preocupa que se le prohíba viajar después de su liberación”.

Mustafa no es el único en lo que se trata de lo que muchos han descrito como el “proceso discriminatorio” de la distribución de becas en Bahréin. Un debate acalorado está teniendo lugar en Bahréin acerca del criterio para la selección de los destinatarios de las becas. Según activistas y ciudadanos de Bahréin, el historial del gobierno sugiere que se discrimina a los estudiantes chiitas a la hora de conceder becas, especialmente a aquellos que han expresado opiniones contrarias a las del gobierno. Sus opiniones y frustraciones fueron recogidas bajo una activa etiqueta de Twitter en árabe que se traduce como “la masacre de las becas“.

Según las estadísticas del Centro de Derechos Humanos de Bahréin (BCHR) de febrero de este año, hay unos 400 niños en prisiones de Bahréin retenidos por cargos de motivos políticos. La mayoría de ellos han sido sometidos a malos tratos y tortura.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.