¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cibernautas ven más farsa que ‘fuerza’ en el nuevo partido político de Trinidad y Tobago

"Balisier House prepares"; photo by C*POP, posted by Georgia Popplewell and used under a CC BY-NC-ND 2.0 license.

“Preparativos en Balisier House”; fotografía por C*POP, publicada por Georgia Popplewell y usada bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0.

El camino a las elecciones generales del 2015 en Trinidad y Tobago está resultando una de las más peculiares muestras de contiendas políticas. Hasta ahora, Jack Warner, el infortunado ex vicepresidente de la FIFA que alguna vez fue el niño mimado de la actual administración, ha revelado todo tipo de información comprometida acerca de la primera ministra, Kamla Persad-Bissessar, y su entorno político.

Con la fecha de las elecciones programada para el 7 de setiembre, los trinitenses se preparan para lo que puede convertirse en la temporada electoral más sucia jamás vista. Mientras la contienda parece haber comenzado entre los dos principales políticos de la república de las islas gemelas — el de la primera ministra, Congreso Nacional Unido (que encabeza la actual coalición gobernante) y el opositor, Movimiento Nacional del Pueblo, las bombas políticas de Warner funcionan como frenos para la dinámica electoral.

Por lo tanto, el escepticismo del público fue comprensible, cuando, dos meses antes de las elecciones, surgió un nuevo partido, liderado por el expresidente del senado, Timothy Hamel-Smith, y con el desafortunado nombre de Movimiento Tercera Fuerza. Lo integran la Alianza Nacional para la reconstrucción, partido político que gobernó Trinidad y Tobago en el período 1986-1991 pero que desde aquel entonces no ha logrado mantener algún nivel de relevancia, y un grupo autodenominado Alianza de independientes, conformado en su mayoría por ex miembros del Congreso del pueblo (otro partido de la coalición gobernante) y del Congreso Nacional Unido.

El debut del grupo fue involuntariamente cómico. Muchos cibernautas usaron la predilección trinitense por pronunciar “th” como “t” para rebautizar al grupo “The Turd Force”, y bromearon acerca de sanitarios y dificultades para evacuar. Al logo no le fue mucho mejor con las críticas; la usuaria de Facebook Rhoda Bharath compartió esta fotografía en su timeline:

Rhoda pic

Un meggie es básicamente un gesto burlón con los dedos con el propósito de que el destinatario se sienta menospreciado; el sol naciente es el logo del partido Congreso Nacional Unido.

Otros no pudieron evitar encontrar un paralelismo con Star Trek:

spock

Un pobre diseño, una gran falla técnica que ocasionó que las búsquedas en Google del nuevo partido redireccionaran a los usuarios a la página del Congreso Nacional Unido, se sumaron a la catarata de porquería que rodeó al Movimiento Tercera Fuerza. En un post público en Facebook, Carbon the Element posteó un video de los resultados de búsqueda, anticipándose a que el enlace pronto estaría inactivo:

#3rdFarceTha hubris is strong with this farce… They won't even update their DNS or maybe pay Godaddy/Hostgator the small $$$ for hosting. They in a folder prolly on their ‘home website’.From “don't split the vote” to “what can we do to split the vote?” – one party talking bout manifestos and plans the other party is doing all it can to steal the election because they bought it the last time…

Posted by Carbon TheElement on Saturday, July 4, 2015

Usando la etiqueta #3rdFarce, comentó:

Tha hubris is strong with this farce… They won't even update their DNS or maybe pay Godaddy/Hostgator the small $$$ for hosting. They in a folder prolly on their ‘home website’.

La arrogancia se fortalece con esta farsa… Ellos ni siquiera actualizarán su dominio DNS o quizás le paguen poco a Godaddy/Hostgator por el alojamiento. Ellos probablemente comparten una carpeta en su ‘página web’.

El partido rápidamente declaró, vía un comunicado de prensa, que había sido víctima de un “ciberataque en el que unos bromistas crearon sin autorización un nombre de dominio que simula ser el del Movimiento Tercera Fuerza, y que remite con propósitos maliciosos al sitio de otro partido político”.

Independientemente de si es cierto o no, el partido ahora ha tenido que salir a desmentir a quienes lo acusan de ser un títere del partido gobernante, destinado a dividir el voto el próximo 7 de setiembre, en una elección que ya se muestra demasiado reñida para arriesgar un pronóstico.

El presidente del Movimiento Tercera Fuerza, Timothy Hamel-Smith también recibió críticas del líder de la oposición respecto a la polémica reforma del artículo 34 de la ley penal de 2012. La cláusula supuestamente destinada a dejar sin efecto procesos que no han sido juzgados dentro de los 10 años siguientes a la presunta comisión del hecho. Aunque los delitos violentos están exentos, la enmienda permitió que los dos empresarios — también aportantes al partido gobernante –que enfrentan cargos por lavado de dinero y estafa y tienen pendiente un pedido de extradición de EE. UU., recuperaran la libertad. El Dr. Keith Rowley le recordó a la ciudadanía que cuando se le solicitó que investigara las circunstancias en torno a la inclusión de la nueva cláusula, Hamel-Smith, que se desempeñaba como presidente en aquel momento, no logró encontrar “nada fuera de lo común”. Posteriormente la cláusula añadida al artículo 34 fue derogada.

En otro curioso giro, el grupo impulsa reformas en los contratos públicos y en el financiamiento de las campañas políticas en su plataforma, pero se ha negado a divulgar la identidad de sus aportantes. No sorprende entonces que para muchos cibernautas, el nuevo partido parece más de lo mismo en la política de Trinidad y Tobago.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.