¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los moscovitas protestan por la colocación de un monumento gigante a San Vladimiro

A large number of Muscovites think the proposed location of a new St. Vladimir statue could be a safety hazard. Image edited by Kevin Rothrock.

Un gran número de moscovitas opinan que la ubicación que se propone para una nueva estatua de San Vladimiro podría ser un riesgo para la seguridad. Imagen editada por Kevin Rothrock.

La semana pasada, varios cientos de estudiantes y vecinos se concentraron en la Universidad Estatal de Moscú para protestar por la construcción de una estatua gigante del monarca del siglo X, San Vladimiro, sobre uno de los puntos más altos de la ciudad.

Las Colinas de los Gorriones (Sparrow Hills) de Moscú se elevan sobre la ribera derecha del Río Moscova, adyacente al campus de la Universidad Estatal de Moscú, y se las conoce por ofrecer una magnífica vista panorámica de la capital rusa. Si el Ministerio de Cultura y la Iglesia Ortodoxa Rusa logran su cometido, las colinas pueden llegar a ser conocidas también por la estatua de 25 metros de altura en honor a la principal figura religiosa de la historia rusa.

San Vladimiro, el gran príncipe del Rus de Kiev que se convirtió al Cristianismo en nombre de toda Rusia en 988, se ha vuelto una figura histórica favorecida en los últimos años gracias a un Kremlin cada vez más cercano a la Iglesia Ortodoxa Rusa. Tras la anexión de Crimea a Rusia, el presidente Vladimir Putin subrayó la “importancia sacra” de la península para Rusia por ser el lugar donde fue bautizado el Gran Príncipe Vladimiro para traer el Cristianismo a Rusia. Este año, para conmemorar el milenio de la muerte de San Vladimiro el gobierno ruso planea gastar alrededor de 20 millones de dólares, informó RBC.

Monumento a Vladimiro el Grande. La altura es de 24,32 metros y su peso total es de aproximadamente 330 toneladas.

No obstante, muchos moscovitas se han resistido a la idea de levantar una imponente estatua del Príncipe Vladimiro sobre Sparrow Hills. Más de 64.000 personas han firmado una petición para solicitar a la municipalidad la cancelación del proyecto y la organización de una selección pública del lugar más adecuado para el nuevo monumento.

La petición presenta dos inquietudes primordiales sobre el plan actual. En primer lugar, argumenta que la estatua sería una amenaza a la seguridad pública, pues Sparrow Hills es una zona geológicamente inestable y cualquier construcción grande podría causar deslizamientos que afectarían las áreas circundantes y podría herir a las personas que se encuentren cerca. La petición también afirma que el proyecto contradice la legislación federal y regional sobre protección del patrimonio cultural, viola las leyes ambientales y no cumple con los procedimientos reglamentarios para la inclusión de los ciudadanos de la zona en las decisiones sobre planeamiento urbano.

El emplazamiento para la construcción de la estatua, que se planteó durante la última semana de mayo, ha sido escenario de numerosos piquetes y protestas este verano. El 5 de junio, a una pequeña multitud de estudiantes y vecinos que se habían reunido para oponerse al monumento se le sumaron otros tantos, entre motociclistas de los Lobos de la noche y activistas ortodoxos del grupo Forty by Forty para apoyar la causa.

En la protesta, una estudiante de la universidad estatal de Moscú que se opone al monumento explicó algunas de las inquietudes de su grupo a TV Rain, que también entrevistó a un activista cristiano ortodoxo que destacó la necesidad de honrar la historia religiosa rusa (a pesar de mostrar él mismo una escasa comprensión del tema) mientras acusaba a todos aquellos que se oponían al monumento de apoyar los “derechos homosexuales”.

Muchos moscovitas, además, han hecho piquetes en el área de emplazamiento, entre ellos Lyubov Sobol, abogada de la Fundación Anticorrupción de Alexey Navalny. Sobol afirma que también ha presentado denuncias oficiales ante las autoridades pertinentes sobre diversas violaciones de la ley relacionadas con la obra.

Mientras sigamos callados, las autoridades seguirán saqueando  #ЗащитимВоробьевыГоры (Protegemos Sparrow Hills)

En un aparente triunfo de los opositores al plan de Sparrow Hills, los funcionarios públicos de la ciudad anunciaron el 9 de junio que la locación de la estatua sería revisada en la próxima sesión de la Duma de la ciudad de Moscú del 14 de julio. La decisión surgió después de que la Sociedad Histórico-Militar Rusa, que patrocina el proyecto, propusiera una evaluación de los “riesgos” asociados a la locación de Sparrow Hills. Al parecer, las nuevas locaciones que están analizando para la estatua incluyen la Plaza Europa.

“Es posible que se trate sólo de una finta para aplacar a la gente y que la estatua se siga construyendo, pero quizás realmente cambien su ubicación”, declaró Lyubov Sobol a RuNet Echo. “Creo que esto último es probable. Las autoridades temen mucho que los líderes de la oposición se unan a las protestas locales. Las autoridades temen ser minoría y quedar como fanáticos que nadie apoya, y es por ello que tratan de ‘silenciar’ la situación de cualquier manera posible”, continuó Sobol, citando los exitosos esfuerzos ciudadanos del año pasado para salvar de la demolición la histórica torre de radio Shukhov como un posible paralelismo. “Tengo la esperanza de que ganaremos”, aseguró.

No obstante, a pesar de la pausa para la evaluación, el emplazamiento de Sparrow Hills no ha sido desmantelado. De hecho, la alcaldía ha manifestado que continuarán las obras para fortalecer el desnivel del área de Sparrow Hills donde habría de construirse la estatua, indistintamente del lugar definitivo donde se la ubique, y que, de hecho, esto no tiene que ver con su construcción. En su blog, Sobol argumenta que esta es una evidente maniobra de los contratistas para conservar los millones de dólares asignados inicialmente a este trabajo cuando la estatua iba a ubicarse allí.

Mientras tanto, los moscovitas continúan con sus esfuerzos por proteger a Sparrow Hills. Una protesta de comienzos de esta semana atrajo a una pequeña multitud de vecinos, científicos, legisladores municipales y, al parecer, a algunos motociclistas que se quejaban de que las últimas payasadas de los Lobos de la noche habían desprestigiado a todos los amantes de las motocicletas.

Los motociclistas se han unido a la protesta local para proteger Sparrow Hills.

Incluso se ha puesto de moda entre los jóvenes moscovitas acercarse a tomar fotos en el punto de vista panorámico, ahora bloqueado por el emplazamiento, para unirse a la campaña.

Una fila para las fotos con el cartel de apoyo a #ЗащитимВоробьевыГоры (Protegemos Sparrow Hills)

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.