¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Hablar de la basura podría conducir a cambios políticos en el Líbano?

The Lebanese government has resorted to dumping garbage in areas like this hillside in Monte Verde, just outside of Beirut. Image by tol3etre7etkom.

El gobierno libanés ha recurrido a tirar la basura en áreas como esta vertiente en Monte Verde, en las afueras de Beirut. FOTO: tol3etre7etkom.

Me gustaría poder explicar lo que se siente al estar disgustado por el propio país. Es un sentimiento doloroso. Aunque te sientas culpable por sentirlo, no puedes evitarlo. Estás consciente de tener una situación privilegiada y sabes que a pesar de todo, todavía tienes una vida relativamente cómoda. Sin embargo, eso no es suficiente.

Claramente algo va mal en el Líbano, y todos sabemos que somos parte de eso. No me refiero solo a los muchos problemas que enfrentamos hoy día: hablo de algo fundamental en la manera de percibirnos a nosotros mismos como país.
Hemos estado de alguna manera condicionados a una extraña mezcla de apatía e impotencia institucionalizadas. Hemos dejado de soñar más allá de los escasos metros de espacio exclusivo que hemos construido a nuestro alrededor, porque no vemos el país receptivo a la discusión de sus propios problemas. Estamos sumidos en nuestra propia locura sectaria y nunca dejamos de recordar que no estamos haciendo nada al respecto.

Así es como hemos sido condicionados, y esta es la única manera de ser que conocimos. De alguna manera, a lo largo del camino, hemos separado nuestras preocupaciones individuales del día a día de las de las personas que son distintas a nosotros, incluso cuando, la mayoría de las veces, estas preocupaciones son idénticas.

He tenido la suerte de conocer a un Líbano aún no contaminado por tal impotencia. He conocido la felicidad política, un término ampliamente definido por el antropólogo David Graeber como la capacidad de dar sentido a una situación a través de la realización de un objetivo común – un sentimiento de confianza en la gente que te rodea, una vez que todos se dedican a resolver el mismo problema.

Más recientemente, lo experimenté en mis interacciones con طلعت ريحتكم (‘Re7etkom tol3et’, que significa “Apestas”), un movimiento de base creado como respuesta a la incapacidad del gobierno en solucionar la crisis de la basura.

Luego de que los residentes de la ciudad de Naameh cerraron su vertedero, que servía a las áreas de Beirut y Monte Líbano, aproximadamente la mitad de la población de todo el país, quedamos cubiertos de basura. El gobierno supo durante años que el vertedero de Naameh alcanzaría su máxima capacidad, sin embargo, no ha hecho nada para desarrollar una alternativa, alguna solución ecológica para la eliminación de los desechos de Beirut. En lugar de ello, el gobierno ha optado por distribuir los residuos por diversos espacios vacíos, la mayoría de los cuales se encuentran junto a zonas residenciales y bosques. Las consecuencias para el medio ambiente y la salud han sido graves.

lebanon-trash2

Los servicios de eliminación de residuos del gobierno libanés han recurrido a tirar a la basura en espacios vacíos, sin tener en cuenta el entorno inmediato. FOTO: Joey Ayoub/Hummus for Thought.

El movimiento Tol3et re7etkom se dedica a crear soluciones sostenibles presentadas por expertos en medio ambiente y centradas en el retorno a un sistema municipal de gestión de la basura, junto con la puesta en práctica del reciclaje a nivel nacional. Hace unos días, me reuní con el equipo organizador del movimiento. Éramos de diferentes grupos etáreos, en su mayoría hombres y mujeres jóvenes, y de diversos grupos étnicos. La mayoría teníamos experiencia en movimientos que abogan por cambios en el país, pero algunos eran novatos en el tema. Y aunque tuviéramos diferentes antecedentes políticos, entendíamos intuitivamente que esta causa requería la participación de todos.

Así que empezamos a hablar, y al final llegamos a una conclusión simple: que la situación actual está bastante clara. La actual crisis de la basura, una vez más, ha dejado al descubierto que la banda poco organizada de los señores de la guerra convertidos en políticos que llamamos nuestro gobierno, es esencialmente inútil. Han sido incapaces de solucionar una crisis relativamente simple, aunque han tenido años para buscar una solución. Nunca tomaron ninguna iniciativa, por razones bien conocidas por la mayoría de los libaneses, y han estado haciendo lo que mejor saben hacer: posponer la acción hasta que una catástrofe golpee el país.

Sabemos cuál es la causa del problema, sabemos cómo resolverlo, y sabemos lo que sucederá si no somos capaces de hacerlo. El tol3et re7etkom demanda que el gobierno implemente una solución ecológica inmediata para solucionar el problema de la basura que revierta el daño causado como resultado de la basura arrojada en las reservas naturales, pozos, y cerca de las áreas residenciales. El movimiento pide que todas las propuestas de la gestión de basura presentadas sean examinadas por expertos en medio ambiente y que se incluyan solamente las prácticas sostenibles. Y por último, el tol3et re7etkom exige que todos los responsables por esta crisis rindan cuentas, y que se realice una investigación transparente con respecto al dinero perdido y/o robado.

Es una verdadera alegría ver a la gente trabajar sin descanso por algo en lo que realmente creen. Sabemos a lo que nos enfrentamos, pero también sabemos que hay que hacer algo. Tenemos que mantener el impulso. Y ya estamos viendo ocurrir cambios reales. Cada vez más municipios están empezando a adoptar sus propias alternativas sostenibles, reemplazando a nuestro ineficiente sistema actual. Nuestro trabajo es seguir presionando, por el bien de todos.

Para obtener más información sobre las actividades del tol3et re7etkom, consulte a su página de Facebook y a la Campaña INDIEGOGO.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.