¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Campaña #NoNosCallarán lucha por conseguir justicia en los crímenes contra periodistas en México

Lydia Cacho - #NoNosCallarán  Screenshot from Twitter

Captura de pantalla de la cuenta en Twitter de la periodista mexicana Lydia Cacho – #NoNosCallarán. Tomada de la cuenta en Flickr de Periodismo en las Américas con autorización.

Este post de Teresa Mioli fue publicado originalmente en el Blog Periodismo en las Américas y reproducido aquí con autorización

Un mes después de los brutales asesinatos del periodista de Veracruz Rubén Espinosa, de la activista Nadia Vera y de otras tres mujeres en un apartamento de la Ciudad de México, activistas y periodistas continúan luchando contra la impunidad y por la libertad de expresión.

El 31 de agosto, una campaña con el hashtag #NoNosCallarán se tomó todas las redes sociales y la primera plana del periódico mexicano El Universal.

Una carta dirigida al presidente Enrique Peña Nieto y a otras autoridades en la que se les pedía investigar los asesinatos de periodistas y establecer mecanismos para su protección fue impresa en una página interior del diario. Los logotipos de las organizaciones defensoras de la libertad de expresión PEN América y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), así como el de la comunidad activistadigital Avaaz, se publicaron debajo de ésta.

En una página diferente del diario habían 600 firmas de periodistas e intelectuales de 192 países, junto al hashtag #NoNosCallarán.

Sin embargo, estas firmas representan sólo una fracción de los más de 730.000 personas que han firmado esa petición en el sitio web de Avaaz.

Desde la publicación de la carta y del hashtag en El Universal#NoNosCallarán se ha utilizado en más de 500 mensajes en Twitter llegando a más de ocho millones de personas en las últimas 24 horas, de acuerdo con Keyhole. El punto máximo de actividad se logró a la 1 de la tarde de este 1 de septiembre.

Un post del periodista de Univisión Jorge Ramos fue replicado (retweeted) casi 3.000 veces: “#NoNosCallarán ni en México ni en Estados Unidos. No nos vamos a sentar, no nos vamos a ir, no nos vamos a callar”.

Estos usuarios están expresando su solidaridad con los periodistas mexicanos y haciendo valer la libertad de expresión como un derecho humano. Junto a sus promesas de que no van a ser silenciados, están etiquetando en estos comentarios al presidente Peña Nieto y al gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte.

En una editorial publicada en Aristegui Noticias, la periodista y activista Lydia Cacho expresó sus razones para nos ser silenciados. “Porque la democracia no se construye desde la sumisión #NoNosCallarán. Porque mis colegas activistas no merecían la muerte #NoNosCallarán. Porque todas las vidas humanas importan #NoNosCallarán […]”.

En la Ciudad de México, reproducciones de la conocida portada de la revista Proceso, en la que apareció una fotografía hecha por Espinosa del gobernador Duarte con el titular “Veracruz: estado sin ley”, fueron pegadas en una pared frente a la oficina del gobierno de ese estado, de acuerdo a Avaaz.

Hoy, a un mes de los asesinatos, estamos cubriendo la Oficina de Veracruz con la foto del gobernador Duarte.

El grupo de defensa de la libertad de expresión Artículo 19 también se manifestó a propósito del primer mes de estos asesinatos haciendo llamados a mejorar la investigación. La organización publicó un extenso informe que afirma que la Procuraduría de la Ciudad de México ha violado el protocolo en la investigación de los asesinatos de Espinosa, Vera, sus compañeras y una trabajadora doméstica. Acusan a las autoridades de filtrar información, revictimizar a los fallecidos y sus familias, el acotar las diferentes líneas de investigación, entre otros señalamientos.

Hasta este momento, sólo dos personas han sido detenidas por los asesinatos. Una persona fue puesta en custodia días después de los asesinatos, de acuerdo con la agencia AP. El pasado 30 de agosto las autoridades anunciaron la detención de un ex policía, según La Razón y la agencia AFP.

La carta de Avaaz no es la primera dirigida al gobierno mexicano, después de los asesinatos de Ciudad de México, en un intento por atraer la atención de todo el mundo.

El 17 de agosto, un grupo de periodistas presentó una carta firmada por más de 500 periodistas, escritores, artistas y defensores de la libertad de expresión de todo el mundo. Los firmantes pidieron una investigación oportuna de la muerte de Espinosa y de todos los periodistas asesinados en el país, así como la revisión del mecanismo de protección para periodistas.

En respuesta a la carta, la Secretaría de Gobernación emitió un comunicado reafirmando el compromiso del gobierno con la libertad de expresión y con el mecanismo de protección.

Porque estamos junto a los valientes periodistas mexicanos que se niegan a ser silenciados.

El asesinato de Espinosa, el séptimo de un periodista este año en México, puso el foque de atención en los problemas que presenta el mecanismo de protección del país. Organizaciones internacionales y defensores de la prensa han cuestionado su eficacia desde su creación en 2012 y algunos periodistas en peligro, entre ellos Espinosa, han optado por buscar ayuda en otros lugares.

México ocupa el puesto 148 entre 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 de Reporteros Sin Fronteras (RSF). Según el CPJ, 35 periodistas han sido asesinados desde 1992 por causas relacionadas con su trabajo periodístico, de estos casos, 28 han quedado impunes. El CPJ también ha registrado otros 40 casos de periodistas asesinados cuyos motivos no se han determinado.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.