¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El altercado de Donald Trump con el periodista Jorge Ramos evidenció su mensaje xenófobo

Captura de pantalla 27-8-2015 a las 9.50.47 AM

Captura de pantalla del vídeo que refleja el momento en el que un guardaespaldas de Donald Trump expulsa al periodista estadounidense de origen mexicano Jorge Ramos de la conferencia de prensa.

En una reciente conferencia de prensa, el aspirante a candidato presidencial por el Partido Republicano Donald Trump y su equipo de campaña desencadenaron una controversia cuando miembros de la seguridad expulsaron de la sala a un destacado presentador mexicano-estadounidense durante el turno de preguntas y ya fuera, un empleado de Trump le espetó «largo de mi país».

La cadena televisiva Univisión lleva mucho tiempo siendo el canal más popular entre los hispanos residentes en Estados Unidos, y se está convirtiendo en el más visto en horario de máxima audiencia del país, por delante de cadenas como ABC, CBS, FOX y NBC. El veterano periodista Jorge Ramos, que presionaba a Trump sobre sus opiniones contra los inmigrantes en el momento de ser expulsado, es su presentador estrella.

En una conferencia de prensa del 24 de agosto en Dubuque (Iowa), Ramos se puso en pie y dijo «me gustaría hablar de inmigración», a lo que Trump contestó elevando el tono de su retórica antiinmigratoria. El erudito Ramos lo interrumpió sin miramientos.

Esforzándose por mantener la concentración, Trump avisó a la seguridad para que se ocuparan de Ramos, que acto seguido fue desalojado de la sala. En este vídeo se ve la primera parte del incidente:

La primera pregunta de Ramos fue simple y directa: ¿Cómo pretende Trump deportar a 11 millones de personas de Estados Unidos?

En lugar de responder, Trump le dijo «Siéntese» y «Vuelva a Univisión». Ramos siguió preguntando cómo piensa Trump financiar el muro a lo largo de la frontera con México y justificar la deportación masiva de niños nacidos en Estados Unidos.

Mientras la seguridad acompañaba a Ramos fuera de la sala, se oyó decir al presentador: «No me toque. Soy periodista. Tengo derecho a hacer preguntas».

En un vídeo de Univisión, se ve a Ramos acosado en el pasillo por un hombre perteneciente al personal de Trump que farfulla «Univisión» despectivamente y dice «Largo de mi país».

Ramos responde que es ciudadano estadounidense, a lo que el empleado contesta «ya, lo que tú digas»

Más tarde, una joven que se identificó también como empleada de Trump se acercó a Ramos y le preguntó si deseaba volver a la conferencia de prensa, aconsejándole: «Espere a que le llamen… Estoy segura de que le llamará».

Cuando se le volvió a permitir la entrada a Ramos en la conferencia, Trump dijo ostentosamente «Me alegro de que esté usted de vuelta».

Ramos comenzó a hablar:

You cannot deport [11 million] people. You cannot deny citizenship to their children. You cannot build a wall…

No puede deportar a [11 millones de] personas. No puede negar la ciudadanía a sus hijos. No puede construir un muro…

En ese momento, Trump afirmó que «un montón de gente piensa» que deben hacerse esas cosas por medio de una ley del Congreso, y acto seguido se desvió hacia un debate sobre mujeres embarazadas que cruzan la frontera un día antes de dar a luz, utilizando el término peyorativo de «bebés ancla».

Ramos dijo: «Nadie va a construir un muro de 1900 millas», a lo que Trump replicó: «Yo soy constructor».

El promotor inmobiliario metido a estrella de reality shows se refirió a sus «edificios de 94 plantas» por encima de las interrupciones de Ramos: «Qué puede ser más complicado que construir un edificio de 95 plantas».

Después, Trump pasó a hablar de las drogas que atraviesan la frontera: «Hay fotos… Saltan vallas de esta altura. Hay vallas menos altas que yo».

Trump afirmó que la Patrulla de Fronteras no tiene permiso para detener a la gente en la frontera, y cuando Ramos consiguió preguntar si pretendía enviar al ejército, Trump cambió repentinamente de rumbo y preguntó a su vez a Ramos si estaba de acuerdo en que «hay bandas»: «¿Está usted de acuerdo en que hay algunos malos o cree que todo el mundo es simplemente perfecto?».

Después, el aspirante a candidato se puso a enumerar lugares destacados para el movimiento Black Lives Matter sin hacer ninguna conexión clara con latinos o la frontera mexicana:

«Buscaban bandas en Baltimore. Buscaban bandas en Chicago. Buscaban bandas en Ferguson».

Cuando Ramos intentó volver a su pregunta, Trump exclamó: «Ya estoy harto» y se dirigió a otro periodista.

En la edición de las 4 PM Este del programa «El gordo y la flaca», Ramos dijo a los presentadores: «Espero que sea más fácil hablar con ustedes que con Donald Trump».

En español, Ramos habló de los siguientes puntos:

«11 millones de personas. ¿Va a meter a la gente en estadios?».

«El 75% de los latinos tienen una imagen negativa de Donald Trump».

Cuando le preguntaron si había hablado sin tener la palabra, Ramos intentó explicar cómo funcionan las conferencias de prensa:

Sometimes people are called, sometimes people speak out. Nobody else was talking when I asked my question. I asked my question, he didn’t like my question and he tried to cut me off.

This was the first time in my 30 year career as a reporter that I have been removed from a press conference.

This is not Donald Trump’s country. It is our country.

If we as reporters do not take a stand and ask the difficult questions, we are not doing our job.

A veces te dicen que preguntes, a veces la gente pregunta sin que se lo digan. Cuando yo pregunté, nadie estaba hablando. Hice mi pregunta, a él no le gustó e intentó cortarme.

Es la primera vez, en 30 años de carrera como periodista, que me echan de una conferencia de prensa.

No es el país de Donald Trump. Es nuestro país.

Si como periodistas no damos un paso al frente y hacemos las preguntas difíciles, no estamos haciendo nuestro trabajo.

Cuando le preguntaron si creía que Trump tiene posibilidades de ser el próximo presidente de Estados Unidos, Ramos reconoció no tener ni idea.

It is a grave error not to take Donald Trump seriously. His ideas are very dangerous.… Many millions of Americans think the way he does, and this is what is very dangerous.

They blame immigrants…. We need to make sure that we will not accept this sitting down…. There comes a moment to confront that.

Es un grave error no tomar en serio a Donald Trump. Sus ideas son muy peligrosas… Muchos millones de estadounidenses piensan como él, y eso es lo que resulta muy peligroso

Culpan a los inmigrantes… Tenemos que asegurarnos de que no lo aceptaremos sin defendernos… Llega un momento en que hay que confrontarlo.

Cuando le preguntaron si cree que llegará a conseguir una entrevista con Trump, Ramos contestó que lo dudaba, a pesar de que Trump sea «tan bravucón».

En conclusión, Ramos dijo que «16 millones de latinos tendrán derecho al voto en las próximas elecciones, y es muy importante que salgan y voten».

Soy periodista. Mi trabajo consiste en hacer preguntas. Lo que está «totalmente fuera de lugar» es expulsar a un periodista de una conferencia de prensa por hacer preguntas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.