¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El vídeo de una reportera húngara pateando a refugiados sirios indigna al mundo

Petra Laszlo, protagonista del deplorable incidente. Imagen de la web RVF con licencia CC BY-NC 4.0

Petra Laszlo, protagonista del deplorable incidente. Imagen de la web RVF con licencia CC BY-NC 4.0

La reportera húngara Petra Laszlo se ha convertido en una de las personas más odiadas de las redes sociales desde que el mundo entero pudo ver el vídeo en el que zancadillea y patea a varios refugiados sirios que huían de la policía en Röszke (Hungría).

La crisis de los refugiados ha tomado a los europeos por sorpresa. Y mientras los políticos se pierden en debates interminables sin llegar a ningún acuerdo, los ciudadanos están divididos: muchos apoyan los esfuerzos que se hacen por dar asilo a las familias que huyen de la guerra e incluso ofrecen sus propias casas para albergarlos, pero siguen siendo también muchos los que los miran con desconfianza y ven en esta «invasión» una amenaza para su sociedad, su cultura y su religión. Esta forma de pensar ha sido alentada en varios países europeos por gobiernos muy conservadores, como es el caso del presidente húngaro, Viktor Orbán, que recientemente acusó a los refugiados musulmanes de poner en peligro la «cristiandad» de Europa.

Los refugiados sirios llegan desde Turquía a través de la «ruta de los Balcanes», que pasa por Grecia, Macedonia y Serbia. Al entrar en Hungría son confinados en el campo de internamiento de Röszke, fuertemente vigilado por la policía húngara. Para la mayoría de los refugiados, la meta es Alemania, no solo por ser el país con más oportunidades de Europa, sino también porque muchos de ellos tienen allí familiares o amigos. Pero temen que se les aplique la Convención de Dublín, que obliga a los refugiados a pedir asilo en el país europeo por el que entraron. Aunque Alemania ha acordado suspender la aplicación de dicho protocolo, los refugiados desconfían de las autoridades e intentan huir para llegar por sus propios medios antes de que se les identifique.

La reportera Petra Laszlo se hallaba filmando una de estas huidas masivas de refugiados cuando se grabó el vídeo que refleja sus vergonzosas acciones, que se ha hecho viral en pocas horas. En este vídeo se ve claramente como Laszlo propina sendas patadas a dos niños que corren con sus padres y después pone la zancadilla a un refugiado que lleva un niño en brazos, provocando que caiga sobre el pequeño:

Petra Laszlo trabajaba para la cadena N1TV, vinculada a la extrema derecha y al partido nacionalista Jobbik. La agresión de la reportera ha sido excesiva hasta para un canal de estas características, que la despidió fulminantemente cuando el vídeo se hizo público. No es la única reacción que han provocado las imágenes: internautas de todo el mundo utilizaron las redes sociales para expresar su indignación con la periodista.

Desde Turquía, Eyüp Gökhan Özekin no escatimó improperios:

¡Qué mujer más inhumana y repulsiva eres! Me entristece compartir mi planeta contigo, espero que pagues por lo que has hecho.

En Bruselas, Marcel Sel recuerda a la reportera la convulsa historia de su propio país:

Recuerda, Petra Laszlo. Tus padres podrían haber estado entre estos refugiados húngaros (1956)

La popular tuitera española Señorita Puri ironiza con otros protagonistas de la actualidad:

En Grecia, dimbit es rotundo:

Te deseo una muerte lenta y dolorosa, Petra Laszlo

El periodista húngaro Szabolcs Panyi pone rostro al hombre que la periodista hizo caer con un niño en brazos:

El hombre que pateó Petra Laszlo. Resulta que fue torturado por Assad y escapó de ISIS.

En Facebook, el tono no era menos agresivo con la reportera. Las numerosas entradas sobre el incidente publicadas por las webs de noticias en sus páginas de esta red social recibieron miles de comentarios indignados:

Belle Lindsay
Pleased she is now unemployed, needs to be homeless as well. Then maybe she may know the life that many of these people are facing.

Me alegro de que ya no tenga trabajo. Ahora debería quedarse sin casa, entonces quizás conocería la vida a la que se enfrentan muchas de esas personas

Maxine Millner
I can't believe a woman would intentionally hurt young people like that…a sick disturbed individual with no empathy, sympathy or compassion. We could do without people like her in the world!

No puedo creer que una mujer haga daño intencionadamente a la gente de esa forma… una persona enferma y perturbada sin empatía, humanidad ni compasión. ¡Podemos pasar sin gente como ella en el mundo!

Rafael Eduardo Rodriguez
Que inhumana esa mujer periodista, deja mucho que desear como periodista y como persona…. Quisiera verla en la posición de esos pobres sirios y que alguien le hiciera lo mismo a ella.

Angeles Alvarez Menendez
Menos mal….ahora mándenla a Siria…a ver que le parece vivir bajo los bombardeos, o que le corten la cabeza porque es cristiana!

En medio de tantas voces en su contra, también hay quien la defiende, aunque con comentarios poco documentados:

Tito Nochez
Sí, la personas estas sufren y todo pero ¿alguien se ha dado cuenta de los destrozos que están haciendo en cada lugar que llegan? ¿Y el comportamiento tan basura que demuestran ellos ante la ayuda que la UE les ofrece? Sinceramente estas “personas” no son dignas de la ayuda que se les está dando hasta cierto punto

Este incidente también ha dejado vislumbrar las suspicacias que existen entre los socios europeos. En el diario francófono en línea 20minutes.fr, el usuario lekhmervert dejó este comentario:

Il va falloir que l'UE explique sérieusement à ces pays de l'ex bloc de l'est que nous avons des valeurs en occident. Je pense à la Hongrie et à la Pologne, par exemple qui n'acceptent aucun réfugiés par contre ils acceptent tout à fait les subventions européennes. A partir d'aujourd'hui ce devrait être réfugiés et subventions ou pas de réfugiés et pas de subventions.

La UE tendrá que explicar seriamente a esos países del antiguo bloque del Este que en Occidente tenemos valores. Pienso en Hungría y Polonia, por ejemplo, que no aceptan ningún refugiado, pero aceptan encantados las subvenciones europeas. A partir de hoy, debería ser refugiados y subvenciones o ni refugiados ni subvenciones.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.