¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Saeed Kamali Dehghan sobre la cobertura de Irán para The Guardian

Saeed on vacation [waiting to verify caption].

Saeed en Ginebra el año pasado para cubrir las negociaciones nucleares entre los P5+1 e Irán. Foto cortesía de Saeed Kamali Dehghan, utilizada con autorización.

Esta es la cuarta de una serie de entrevistas con periodistas y escritores iraníes que han dedicado sus carreras a la comunicación de las complejidades y contradicciones de Irán para aquellos fuera del país. Leer aquí la serie completa. 

Con más de 800 artículos a su nombre relacionados con Irán, Saeed Kamali Dehghan es el primer periodista de The Guardian dedicado a cubrir Irán y es también unos de los pocos ciudadanos iraníes empleados por una gran institución de medios de comunicación de lengua inglesa.

Gran parte de su reportaje se relaciona con las violaciones de los derechos humanos de Irán, pero como explicó en una entrevista telefónica, “el problema más común en muchas organizaciones de medios del occidente es que perciben a Irán como negro y blanco e Irán no es así. Es un espectro, un arco iris”.

Por lo tanto, mientras que Saeed cubre problemas como el uso de un cable Wikileaks fabricado para calumniar a un reportero especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Irán, otra de sus recientes historias fue sobre la moda y las start-ups de tecnología de Irán ganando posicionamiento. “Necesitamos más historias humanas sobre Irán”, exclamó.

Saeed's Guardian profile page has over 700 articles. Screenshot of The Guardian website.

Las listas del perfil de Saeed en The Guardian posee más de 700 artículos. Captura de pantalla del sitio web de The Guardian.

Es un momento interesante para un periodista que cubre a Irán debido a la actual administración moderada y ahora celebrada y elogiada por muchos y a los cambios como el re establecimiento de las relaciones con los países del occidente y el acercamiento de Irán con la perspectiva de obtener un final a las sanciones.

Saeed considera que el gobierno de Rouhani ha realizado algunas cosas buenas durante los dos años de poder, pero también ha fallado al cumplir con algunas de sus promesas. “Él cumplió con un aspecto en términos de un acuerdo nuclear y la inflación bajo las sanciones”, exclamó. “No ha realizado lo suficiente con respecto a los derechos humanos y a la liberación de aquellos que todavía se encuentran bajo arresto. . . . Si el gobierno de Rouhani está realizando un buen trabajo en alguna parte, deberíamos decirlo; pero si está realizando un mal trabajo en algún otro lugar, también deberíamos decirlo”.

Cita el ejemplo de una declaración de la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán (CIDI) unas semanas atrás condenando al gobierno de Rouhani por amordazar a los medios de línea dura. “[La CIDI] se encontraba en lo correcto al resaltar que el Gobierno intenta reprimir a los oponentes del acuerdo nuclear”, exclama Saeed. “El discurso libre es para todos, incluso para aquellos que no nos agradan”.

Como un periodista iraní que cubre a Irán, Saeed reconoce que puede requerir algo de esfuerzo reprimir los sentimientos y las creencias de uno mismo. “Como iraní, tengo gran aprecio por el país, pero cuando escribo una noticia, retrocedo e intento ser imparcial. Pero tengo permitido expresar mi opinión cuando escribo páginas de opinión y también he realizado ese tipo de cosas. Escribí acerca de porqué Canadá se equivoca sobre Irán, lo cual luego condujo a que el Ministerio extranjero canadiense me acusase en Twitter de trabajar para las autoridades iraníes. He sido atacado por algunas personas que me acusan de trabajar para los iraníes y por otros que me acusan de trabajar para los británicos. ¡Espero que sea una señal de que estoy realizando mi trabajo correctamente”!

Uno de los asuntos en los cuales Saeed no dudó en tomar una postura fue sobre su apoyo por el reciente acuerdo nuclear entre el P5+1 e Irán el 14 de julio de 2015.

“Le doy crédito a Obama por la paz que hoy tenemos en la relación entre EE. UU. e Irán debido a este acuerdo nuclear. También le doy crédito a Rouhani y Zarif; aunque, con otro presidente quizás no hubiese sucedido. Obama exclamó en su discurso que solo porque algunos iraníes hayan deseado “la muerte a Estados Unidos”, no significa que todos los iraníes sostengan lo mismo, lo cual es correcto. Él no ha visitado Irán, pero comprende la complejidad de las políticas iraníes de un modo que muchos no logran hacer en la prensa de Estados Unidos”.

La carrera profesional como periodista de Saeed comenzó en el año 2006 con lo que él considera un momento característico para un joven estudiante universitario de ingeniería que nunca ha abandonado su país, Irán.

“Un día en el año 2006, levanté el teléfono y llamé a Inglaterra por primera vez en mi vida. Llamé al conmutador del Guardian. El diario iraní Shargh estaba clausurado por el gobierno y quería saber si podía escribir acerca de él. Fui transferido al despacho de exteriores a quienes les expliqué que era un periodista iraní. Me dijeron que les envíe mi artículo.

“Al día siguiente, busqué en la página web para ver si el artículo había sido publicado, pero no estaba. Para ese entonces, mi inglés requería de mucha edición y pensé que no les había gustado y me olvidé de eso. Unas semanas después, por casualidad descubrí que, de hecho, unos días después de mi entrega, había sido publicado en papel y en línea y todavía se puede encontrar ese primer artículo en mi perfil del sitio web de The Guardian”.

Por más que él no comenzó con la intención de convertirse en un escritor político, la política, dice, “rápidamente se convirtió en la única cosa que deseaba hacer. Era todo lo que estaba sucediendo alrededor mío”.

Entre el 2006 y el 2009, Saeed escribió con regularidad para The Guardian, aunque como colaborador y no como miembro del equipo. Pero en junio de 2009, cuando Irán estalló en protestas en la ampliamente disputada elección presidencial, la carrera de Saeed despegó.

“Tan pronto como el arresto postelectoral ocurrió, mi firma comenzó a aparecer en las páginas principales. En tan solo un mes realicé alrededor de 50 entrevistas en vivo a medios internacionales con respecto a lo que estaba sucediendo. Fue un momento desafortunado y me encontraba triste al ver todos los arrestos y medidas severas llevadas a cabo. Pero como periodista joven que escribe sobre un momento extraordinario en mi país, esto fue trascendental para mi trayectoria”.

Posteriormente, Saeed fue coproductor en For Neda, un popular documental de HBO lanzado en el año 2010 sobre el reciente y famoso asesinato de la manifestante Neda Agha Soltan. Él se fue de Irán alrededor del período en el que muchos periodistas estaban enfrentando la persecución por sus coberturas de las protestas y se mudó a Londres donde finalizó el máster en periodismo y se unió a The Guardian como reportero.

Saeed Dehghan's desk in The Guardian newsroom in London. PHOTO: Saeed Dehghan, used with permission.

El escritorio de Saeed en la sala de prensa de The Guardian en Londres. FOTOGRAFÍA: Saeed Kamali Dehghan, utilizada con autorización.

Preguntado porqué elegió escribir para un periódico de lengua inglesa en vez de para uno persa, Saeed citó la larga historia y estructura de propiedad y responsabilidad de The Guardian.

“Es un periódico con 194 años de historia y no pertenece a nadie”, exclamó. “Pertenece a sí mismo por creencia y posee una estructura muy única y me encuentro muy orgulloso de eso. Estoy muy feliz de trabajar para un periódico que cuenta con tan larga historia de ser realmente independiente. Los reyes y primeros ministros han venido y se han ido de este país y del mundo y The Guardian ha estado allí para verlo todo”.

Saeed considera que más periodistas iraníes deberían estar escribiendo para la prensa de lengua inglesa y llevar esa experiencia de vuelta a casa. “Sí, contamos con un periódico como Etelaat que cuenta con alrededor de 80 años y otro como Kayhan con una historia de longitud similar; pero influenciados por los eventos políticos del país, ellos han atravesado cambios significativos y han perdido su consistencia. Nunca ha habido una consistencia en su trabajo como la que vemos en occidente en The Guardian o en New York Times o en New Yorker. Y por el modo en el que algunos funcionarios iraníes y medios hablan sobre The Guardian como si fuese un periódico político, está claro que algunos de ellos no saben que hay periódicos en el mundo que han estado dispuestos a mantener su independencia por un largo período”.

Sin embargo, Saeed presencia algunas mejoras positivas en los medios iraníes en los últimos tiempos, como los funcionarios iraníes escribiendo para la prensa extranjera. “Rouhani escribió para una publicación en Washington y recientemente, Zarif escribió para The Guardian. Los funcionarios iraníes también comenzaron a interactuar más con la prensa extranjera y ese tipo de cosas son buenas para Irán”.

Él comentó que Irán también esta permitiendo más prensa extranjera en el país y permite que escritores extranjeros experimenten Irán de primera mano, lo que debería resultar en una interpretación mas exacta y matizada del país.

“Observo los editoriales escritos por la prensa extranjera al comienzo del acuerdo nuclear y mi percepción fue que aquellos periódicos que poseen una presencia física en Irán fueron mucho más comprensivos con respecto al acuerdo, pero aquellos que no la tuvieron, no lo fueron”, exclamó Saeed. Probablemente, al no admitir a los periodistas, Irán está generandose muchos más perjuicios”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.