Recordando el gran incendio de Esmirna, hace 93 años

USS Litchfield (DD-336) at Smyrna on 13 September 1922: The ship helped evacuate refugees from the fire that started raging that day. Image by International Newsreel [Public domain], via Wikimedia Commons.

USS Litchfield (DD-336) en Esmirna el 13 de setiembre de 1922: el barco ayudó a evacuar refugiados del incendio que empezó a asolar ese día. Imagen de International Newsreel [dominio público], por medio de Wikimedia Commons.

Había una vez una ciudad mítica en la costa de Asia Menor —la grandiosa ciudad de Esmirna, una de las metrópolis más ricas, cosmopolitas y étnicamente diversas. Pero el 13 de setiembre de 1922, victoriosos soldados turcos prendieron fuego a los barrios armenio y sirio de Esmirna y los asolaron con violaciones, saqueos y asesinatos en masa.

El Gran Incendio ocurrió cuatro días después de que las fuerzas entraran en Esmirna el 9 de setiembre de 1922, dando así fin efectivamente a la Guerra Greco-Turca en el campo. El incendio posterior destruyó completamente los barrios griegos y armenio de la ciudad, y diversos relatos históricos siguen debatiendo quién fue exactamente responsable del incendio. Refugiados griegos y armenios se apiñaron en la zona costera tratando de escapar del fuego, mientras las tropas y soldados irregulares turcos cometían masacres contra ellos.

La Expedición y Catástrofe de Asia Menor, así como la limpieza étnica de la población griega que que vivía ahí desde hacía miles de años, tuvo un enorme impacto en la psiquis griega. La Catástrofe de Esmirna (término que los griegos usan generalmente para referirse a la masacre y el incendio) se considera el peor incidente de la historia griega moderna, y las dificultades que atravesaron los refugiados detuvieron las relaciones greco-turcas durante muchas décadas. Los turcos lo conocen como Kurtuluş Savaşı, la Guerra de Independencia.

El Centro de Recursos del Genocidio Griego, con el fin de crear conciencia sobre el exterminio de los griegos en el Imperio Otomano entre 1914 y 1923, tuiteó este famoso video que captó el incendio:

El supremo triunfo de Kemal (Ataturk, fundador y primer presidente de la República de Turquía, N. del T): quemar Esmirna hasta sus cenizas.

El New York Times informó al momento del incidente en 1922:

Excerpt from NYT, Sep 15, 1922. Screenshot from New York Times archive

“Incendio de Esmirna, 14 estadounidenses desaparecidos, mil masacrados con liberación de la ciudad por parte de los turcos; Kemal amenaza con marchar a la capital”. Extracto del New York Times, 15 de septiembre de 1922. Captura de pantalla del archivo del New York Times.

LiFO, portal de noticias y de moda, conmemoró el día con una sección de cobertura especial en griego sobre la Catástrofe de Esmirna, y describió que causó “la mayor ola migratoria de la historia griega”.

Miles de refugiados huyeron principalmente a Grecia, tratando de empezar una nueva vida en medio de prejuicios, insultos y duras condiciones de vida, como informaron testimonios personales de familiares de los refugiados:

Η μητέρα μου, ο πατέρας μου, ο παππούς μου, η γιαγιά μου ήρθαν κυνηγημένοι από τη Μικρά Ασία. Έφυγαν κουρασμένοι και ταλαιπωρημένοι. Άφησαν τα καλά τους, τις περιουσίες τους. Η μητέρα μου ήταν νιόπαντρη και ήρθε με μία σακούλα ρούχα. Όλος ο κόσμος τους κυνηγούσε. Τους αντιπαθούσαν και τους αποκαλούσαν τουρκόσπορους. Πίστευαν πως θα τους πάρουν τις περιουσίες. Τους έδωσαν έναν συνοικισμό όπου έμειναν 80 οικογένειες. Πάμφτωχες. Επειδή όμως ήταν εργατικοί, τακτοποιήθηκαν όλοι. Όσοι είχαν έρθει από τη Μικρά Ασία, ήταν καλοί άνθρωποι. Αξιοπρεπείς. Στην Ελλάδα δεν τους χώνεψαν. Η Μικρά Ασία ήταν ο πολιτισμός της Ελλάδας, αλλά τους κυνήγησαν”, θυμάται.

Mi madre, mi padre y mis abuelos llegaron a Grecia, perseguidos de Asia Menor. Se sentían cansados y exhaustos. Dejaron su patrimonio atrás, todos sus bienes. Mi madre estaba recién casada y llegó solamente con una bolsa de ropa. Todos [en Grecia] los perseguían. A nadie le gustaban y los llamaban “tourkosporoi” [“retoños de turcos”, considerado un insulto]. La gente creía que [los refugiados] iban a robarles su propiedad. A los refugiados les dieron un pequeño campo para 80 familias. Paupérrimo. Pero eran muy trabajadores, así que todos se instalaron. Todo aquel que venía de Asia Menor era una buena persona. Decente. En Grecia no le gustaban [a nadie]. Asia Menor era la civilización de Grecia, pero los perseguían.

Y sigue:

Η πυκνότητα του πληθυσμού την περίοδο 1922-23 είναι πολύ μεγάλη και οι αρμόδιες υπηρεσίες ανεπαρκείς. Έτσι, αρχίζουν να καταγράφονται τα πρώτα κρούσματα τύφου, ιλαράς, οστρακιάς, μηνιγγίτιδας, ευλογιάς, δυσεντερίας και χολέρας. Η Αθήνα και ο Πειραιάς αλλάζουν πρόσωπο. Στις 15 Νοεμβρίου η εφημερίδα «Πρωτεύουσα» σημειώνει: «Οι δύο Δήμοι, που δεν εγνώρισαν ποτέ την υγιεινήν, δεν έχουν επαρκές νερό και τα δημοτικά λουτρά είναι άγνωστα. Οι δύο πόλεις είναι κτισμέναι επί μυριάδων βόθρων, οι οποίοι έχουν υπερπληρωθή. Τα ακάθαρτα νερά ρέουν εις τους δρόμους […] Ουδέποτε άλλοτε η ζωή της Αθήνας έγινε δυσκολωτέρα και η υγεία επισφαλεστέρα. Η φθίσις οργιάζει παραπλεύρως των άλλων ανθρωποκτόνων νόσων. Τι πρέπει να κάμωμεν; […]»

La densidad poblacional durante los años 1922 y 1923 fue muy alta y los servicios estatales responsables no eran los adecuados. Pronto, hubo incidentes de tifoidea, sarampión, fiebre escarlatina, meningitis, viruela, disentería y cólera. Las caras de Atenas y El Pireo cambiaron. El 15 de noviembre, el periódico “Protevousa” [“Capital”] anotó: “Las dos municipalidades, nunca muy familiarizadas con la higiene, no tienen agua adecuada y los baños públicos son inexistentes. Las dos ciudades están construidas encima de cloacas que se desbordan. Las aguas servidas fluyen por las calles […]. Nunca antes la vida en Atenas había sido más difícil ni la salud había estado en peligro. La tuberculosis está descontrolada, junto con otras enfermedades mortales. ¿Qué deberíamos hacer? […]”

Refugiados griegos de Asia Menor en los años 1920 alojados en las galerías del Teatro Municipal de Atenas. En cada palco, una familia.

Los refugiados de Anatolia llegaron hasta países del Medio Oriente para salvar sus vidas. Parece que las rutas de migración siguieron siendo las mismas a lo largo de los siglos, independientemente de si la dirección era este u oeste.

Refugiados griegos en Alepo, Siria. Fuente: Biblioteca del Congreso.

Grecia tiene una manera única de “olvidar” su pasado. El auge de movimientos de extrema derecha y discurso y comportamiento de odio racista ha sido bastante visible en los últimos años.

Este lema antiracista y prorefugiados se ha visto mucho como graffiti en las paredes de Atenas y otras ciudades griegas:

“Nuestros padres [fueron] inmigrantes.
¿[Somos] racistas?”
Graffiti ampliamente difundido en las paredes de Atenas.

En los últimos meses, con la crisis de refugiados que afecta mayormente a las islas griegas en el este del Mar Egeo, muchas personas han tratado de hacer ver a los que se quejan por la afluencia de refugiados que se agolpan en los puertos y calles de las islas que sus antepasados estuvieron alguna vez en la misma posición.

Griego, recuerda…
[En la foto: Esmirna 1922, Siria 2015]

Mi abuela de Esmirna me dijo que estuvo agarrando la mano de su hermano durante tres noches en 1922, hasta que quedó morada.

7 Comentarios

  • Señor Director:
    Sería conveniente recordar que el tratado de Sévres convirtió al viejo imperio otomano en pedacitos.
    La vieja Turquía había perdido cuatro guerras consecutivas, contra Albania, Italia, los estados balcánicos y las potencias de occidente.
    ¿ Podría afrontar una quinta enfrentando al ejército griego, al primer ministro inglés Lloyd George, a uno de los mejores empresarios de armas del mundo, de la casa Vickers, Basilio Zaharoff y al mismo sultàn turco vendido a los poderes de occidente?.
    El mismo primer ministro otomano Damd Ferit estaba a favor del poder británico.
    Cuando aparece la primera reacción de Mustafá Kemal ante el descuartizamiento del país Winstaon Churchill dijo que sólo era “un jefe de bandidos”.
    Los ingleses , que tenían conciencia de que se enfrentaban a un país destrozado, enviaron al general norteamericano Harbord como mediador antes que lanzar una ofensiva aniquiladora,
    Harbord, viendo sobre el terreno turco el espanto de una guerra perdida, con una miseria que espantaba al corazón más duro le preguntó a Mustafá Kemal si no pensaba que su país estaba vencido.
    Las palabras del caudillo turco , dichas sobre una montaña de despojos sangrantes, asombran.
    “El único pueblo vencido es el pueblo muerto; una vez que ha muerto no tiene sentido hablar de victoria o derrota”.
    Detrás de Mustafá Kemal, tantas veces alabado, había un pueblo extraordinario. No hay conductor, por capaz que fuera, que venza los obstáculos que derribó si no lo acompaña una fuerza humana notable.
    Por eso derrotó a una red de enemigos formidables.
    Por eso erigió una capital en dónde, son palabras de Claude Fárrere, solo podía construirse un asilo para suicidas.
    Años después un eminente pensador e historiador francés, precursor de la Unión Europea, Eduard Herriot, pudo contemplar la magnífica ciudad capital levantada sobre un villorio enfermo de pobreza y desolación.
    Los griegos creyeron que tenían el vigor de los espartanos y la riqueza intelectual de los atenienses. Los turcos eran ” los enfermos de Europa y Asia”.
    La bandera griega ya flotaba en los antiguos fuertes de Bizancio.
    Lloyd George deshizo el parlamento otomano a sablazos y mandó a sus integrantes a los oscuros calabozos de Malta.
    Después abrió el camino de Izmir para las legiones griegas.
    Para la lógica estaba ganada la batalla.
    Hasta los argentinos aprobaron el inicuo tratado de Sévres, creyendo que encumbraba el reino de la razón, aunque privase a los turcos hasta del dominio de sus cementerios.
    Tal vergüenza es todavía objeto de defensa.
    Cuando los turcos, después de destrozar a los griegos en Dumlúpinar, marcharon sobre Izmir proclamaron, como si no estuvieran derrotados, “que no entregarían la ciudad intacta”.
    No cabe dudas que cumplieron su promesa.
    Los argentinos, que perdieron primero Malvinas luchando y el Cabo de Hornos sin hacerlo , no pueden cuestionar a los turcos.
    Lo mejor que pueden hacer es admirarlos.
    Antonio Carlos Regadío, profesor de Historia.

    • Xixili Ortiz

      Sr.Antonio Carlos Regadío:
      Argentina perdió la guerra ( tan desigual, los soldados argentinos eran adolescentes, recuerda eso?) porque la ministra Thatcher ordenó el hundimiento del Belgrano que dicho sea de paso estaba fuera del área de combate.Una maldita sinvergüenza!
      Probablemente la hubieran perdido igual, una guerra “creada” por desquiciados que enviaron á la muerte á muchos jóvenes inexpertos, pero que aún así dieron todo por mi país.
      Más respeto al hablar de ellos por favor.

  • Sr Regadío
    Usted resume la valentía de kemal ataturk, aduciendo que donde no había mas que miseria, fundo una ciudad pujante.

    Usted conoció o al menos vio fotografías de Esmirna antes del incendio que kemal ordeno en 1921?

    Es curioso que usted ni se haya referido a los griegos y armenios que Kemal asesino de las formas mas macabras imaginables, le paso algunas, a mi abuelo le cortaron el estomago con una cimitarra, a su hermano lo colgaron de un trípode turco, eran famosos en la época, a mi tía Vergine de 14 años la violaron hasta dejarla inconsciente.
    Mi abuela y sus 7 hijos vivieron durante 3 meses en un sótano de una familia judía que los albergo corriendo riesgo de vida, cuando finalmente pudieron salir mi abuela había bajado a 45 kg de peso, pesaba 70 antes de bajar.
    estos relatos fueron vertidos por mi padre, mi tía, mi abuela y mis tíos, mi padre hasta su ultimo dia tuvo delirios de persecucion, mi tia murio demente.

    Finalmente, si me equivoco le pido disculpas, pero dudo que sea usted profesor de historia, salvo que haya estudiado en Turquía.
    Que dios lo bendiga, yo no puedo…
    Miguel Baghdasarian

    • Xixili Ortiz

      Sr.Miguel, me duele el alma al leer su relato.No hay palabras.
      Lo abrazo á la distancia y que Dios tenga en paz y descanso á su familia y compatriotas que sufrieron esa calamidad.

  • alberto herrera aguilar

    Los griegos tampoco se portaron como los buenos de la historia. Hay evidencia bastante de que los griegos realizaron las mayores matanzas aun antes de los turcos

    • Evanthi

      Jugando a la ley del empate? como en dictadura.
      La masacre de griegos y armenios le dieron un origen religioso, a todo aquel que se convirtiera a musulman seria perdonado aunque fuese de origen griego. Que es eso? FANATISMO, ideologia, dogma sectario.

      En esta masacre se inspiro luego Hitler para consumar la masacre de los Judios.

      Los alemanes aprendieron de los turkos lel asesinato via camara de gas, los turkos llevaron a sus victimas a una zona que contiene gas natural y que fluye desde las montañas , alli los encerraban en cuevas y taponaban entradas, miles de personas murieron gaseadas. En el holocausto judio participaron juntos alemanes y turkos y en ambas masacres alemanes , lo se porque hay testimonios de victimas judias, griegos y sirios de la presencia de soldados en ambos genocidios, tengo un tio griego tomado detenido en Grecia durante la invasion por los alemanes y transportado a Alemania como prisionero de guerra , fue sobreviviente del campo de concentracion de Dachau, alli reconocio a varios generales turkos que participaron del genocidio turko .Los turkos recibieron de parte de los alemanes ayuda monetaria y logistica para la construccion de sus vias de tren hacia territorio ponto. ese fue el trato de ambos , eliminar todo lo que se pusiera a su paso. Turkia tuvo mucha participacion en el genocidio de los judios en Alemania , porque abastecio a Alemania de metal para la construccion de tanques y armamento . No me lo conto nadie, son testimonios de los unicos sobrevivientes de mi familia , la mayoria fue asesinada en ese genocidio del cual el mundo parece hacer caso omiso y como si nunca hubiese existido. Los descendientes del Pueblo ponto en el mundo NO OLVIDAMOS , estamos aqui, EXISTIMOS.

  • Luis Díaz

    Me entristece ver que los humanos no somos capaces de aprender de las lecciones que nos enseña la historia. En las guerras solo hay perdedores: la población que las sufre.
    Hoy se siguen cometiendo las mismas atrocidades.
    Hoy se siguen beneficiando los de siempre: políticos y empresas de armamento.
    Hoy siguen muriendo los mismos. En nombre de intereses económicos o exaltados por el nacionalismo o la religión. Dos mentiras inventadas por las élites para dividir y enfrentar.

    No aprendemos.

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.