¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Muchos japoneses están sorprendidos de que su país acepte tan pocos refugiados

Tokyo Skyline With Mount Fuji.

Panorama de Tokio con el Monte Fuji. Fuente: Wikimedia.

Un reciente artículo en inglés en el periódico británico the Guardian sobre Japón se ha compartido cientos de veces en las redes sociales japonesas.

Muchos comentaristas japoneses están impactados, según el periódico the Guardian, porque Japón está planeando aceptar pocos refugiados sirios.

La reacción típica de los usuarios japoneses en Twitter fue de verguenza:

Estoy avergonzado.

Mientras, otros usuarios de Twitter argumentaban que Japón tenía la obligación de ayudar a los refugiados:

Japón, el país que acoge pocos refugiados. Japón se lava las manos al afirmar que el problema está [en un país lejano], pero aceptamos a muy pocos refugiados. Mientras que es tentador decir que Japón se ha preocupado por la Legislación por la Paz y Seguridad y que todo el mundo ha enfocado su energía a enfrentarse a estas leyes no constitucionales, esto no deja de ser una excusa.

Cualquiera que apoye la democracia parlamentaria basada en la constitución no debería nunca ignorar la angustia de los refugiados.

En Twitter el actor Ryuchi Sato dijo:

Más de 4 millones de sirios han abandonado sus hogares. Alrededor de 340.000 han llegado a Europa. Alemania ha prometido acoger a 500.000 refugiados, Francia a 24.000, Reino Unido a 20.000 (en unos cinco años), EE. UU. a 10.000 (durante el próximo año), Australia a 12.000, Venezuela a 20.000, Brasil, Argentina, Uruguay y otros países también han aceptado acoger a los refugiados.

Entonces, ¿cuántos refugiados acogerá Japón? Unos tres.

Tradicionalmente, Japón ha aceptado pocos refugiados en comparación con otros países miembros de la Organización para la cooperación y el desarrollo económico. En marzo de 2015, la revista The Economist ya había señalado que:

Last year [2014], the number of refugees, asylum-seekers and internally displaced people topped 50m worldwide for the first time. In Japan there were more asylum applications than at any time since the country signed the UN refugee convention in 1981.

El pasado año [2014], el número de refugiados, los que solicitan asilo y los desplazados internos superaron los 50 millones por primera vez en el mundo. En Japón había más solicitudes de asilo desde que el país firmó la Convención de los Refugiados de la ONU en 1981.

Según el artículo más reciente del periódico “The Guardian” que actualmente circula por las redes sociales japonesas, en 2014 Japón aceptó solo 11 personas de asilo político de 5.000 solicitantes.

Además, según el artículo de “The Guardian”:

Of 60 Syrians already living in Japan who had applied for refugee status, three had been successful and another 30 or so had been given permission to stay long-term for humanitarian reasons.

De 60 sirios que ya viven en Japón, quienes han pedido que se le reconozca el estado de refugiados, tres han tenido suerte y otros 30 o más han conseguido el permiso para permanecer en el país por más tiempo debido a razones humanitarias.

Hiroaki Ishi, el director ejecutivo de la Asociación japonesa de Refugiados, fue citado en una entrevista de un periódico de Mainichi llamando a Japón “el país cerrado” para los refugiados:

Hirokaki Ishii, director ejecutivo de la Asociación de los Refugiados afirma que “si tenemos en cuenta el apoyo financiero que se ha proporcionado hasta este momento, podemos decir que Japón es indiferente para los refugiados. Hacemos un llamamiento al gobierno japonés para suavizar su posición por razones humanitarias”.

Otros observaron cómo este asunto se está transformando en un problema lejano. Nobuto Nosaka, que como alcalde de Setagaya, Tokio, tiene el dedo en el pulso de lo que la gente realmente piensa, señaló a esa caracterización en un tuit enlazando a un artículo de su autoría en el The Huffington Post Japón:

A pesar de que los sirios solicitan asilo aquí, en Japón este asunto se denomina “la crisis europea de Refugiados”. Esta crisis está siendo tratada como un problema ajeno.

En otro artículo para el HuffPo, Nosaka arguye que Japón debe responder de una forma significativa a la “desgracia” que sucede en Siria.

También señaló que la postura de Japón en la aceptación (o, más precisamente, en el rechazo de aceptar) refugiados se remonta al menos a la era de la #gente en botes” de la guerra de Vietnam a finales de 1970. En ese momento, según Nosaka, Japón aportó financiación y experiencia para ayudar a construir campamentos en Indonesia para los refugiados que huían de Vietnam, y también proporcionó recursos para el reciclaje y el reasentamiento en otros países.

Sin embargo, ahora, Japón es un “país cerrado” para los refugiados.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.