¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los refugiados y la policía no son los únicos en desacuerdo en los Balcanes

Refugees arrive to transit camp in Opatovac, Croatia, Spetember 21, 2015. Photo by Beata Zawrzel, copyright Demotix.

Llegada de refugiados al campo de tránsito en Opatovac, Croacia, 21 de setiembre de 2015. Foto de Beata Zawrzel, derechos reservados Demotix.

El martes 22 de setiembre hubo enfrentamientos menores entre refugiados y policía en un campo de tránsito en el este de Croacia. Los funcionarios aún deben explicar la causa del altercado.

Según Sven Milekić, reportero del Balkan Insight, 33 refugiados huyeron del campo inmediatamente después de la violencia y se desconoce su paradero actual. Milekić también cita a la ONG croata Centro para Estudios de Paz, que dice que la policía croata usó gas lacrimógeno contra los refugiados, lo que dejó al menos dos niños heridos, a los que la Cruz Roja Croata brindó atención de emergencia.

Mientras tanto, líderes de varios estado balcánicos han iniciado discusiones acerca de la actual crisis de refugiados en diversos niveles, mientras la relación entre Serbia y Croacia se vuelve más tensa.

Hungarian military seen patrolling the border beside the newly built fences to control the flow of refugees crossing into Hungary. Photo by Geovien So, copyright Demotix.

Militar húngaro patrulla la frontera al lado de cercas recién construidas para controlar el flujo de refugiados que cruzan a Hungría. Foto de Geovien So, derechos reservados Demotix.

La decisión del gobierno húngaro de erigir un nuevo muro y varias cercas a lo largo de algunas de sus fronteras no ha ayudado a aliviar estas tensiones, en un intento de detener el flujo de recién llegados.

Construcción de muro en el cruce fronterizo de Beremend (foto de Eugen Husak).

[VIDEO] Desde muy temprano en la mañana, los húngaros están poniendo cercas de alambre de púas cerca de la frontera en Gola.

El primer ministro croata Zoran Milanović “advirtió” a los funcionarios serbios en una conferencia de prensa el 23 de setiembre que “actuar en contra de Croacia significaría actuar contra la Unión Europea”. Milanović explicó:

Croatia is an EU member. Serbia cannot, even if it wants, impose measures against Croatia as it has an agreement with the EU. Whatever Serbia does, or thinks to do, would be against the EU and I'm sure Serbia will not do that.

Croacia es un miembro de la Unión Europea. Serbia no puede, aunque quiera, imponer medidas contra Croacia pues tiene un acuerdo con la Unión Europea. Lo que sea que Serbia haga, o piense hacer, iría en contra de la Unión Europea, y estoy seguro de que Serbia no actuará así.

Las declaraciones de Milanović parecen haber irritado al ministro del Exterior serbio, Ivica Dačić, que respondió diciendo que Croacia “hasta ahora no ha aprendido las lecciones de los problemas”, y sostuvo que Milanović “continúa provocando a Serbia con sus declaraciones”.

El primer ministro serbio Aleksandar Vučić también llamó la decisión de Croacia de cerrar sus fronteras con Serbia temporalmente “una brutal violación del Acuerdo de Estabilización y Asociación (conocido como SAA) que Serbia suscribió con la Unión Europea, eso es absolutamente unilateral”.

Algunos analistas y miembros de la comunidad internacional están empezado a sostener que la Unión Europea está exagerando la crisis presentada por la afluencia de refugiados del Medio Oriente. Los críticos dicen que la Unión Europea no está logrando incluir a países no miembros de la UE que tienen intereses en el asunto, en los planes y resoluciones hechos para manejar la crisis, con lo que tal vez añaden combustible a la ya complicada región de los Balcanes.

Florian Bieber, analista y catedrático de Estudios del Sudeste de Europa en la Universidad de Graz, escribió un artículo para Balkan Insight, donde describe el manejo de la Unión Europea de la crisis desde una perspectiva balcánica:

The damage caused by governments in their response to refugees has been tremendous. Within weeks, borders across the region have been come more tightly controlled and closed than they have been for over a decade. […]

The response of Balkan countries along the transit route has reflected the conflicting signals coming from Germany and other core EU states, which have oscillated between welcome and rejection.

The divergent responses by these governments has put pressure on bilateral relations, in particular between Hungary and its two southern neighbors, but also between Serbia and Croatia and Slovenia.

El daño causado por los gobiernos en su respuesta a los refugiados ha sido tremendo. Al cabo de semanas, las fronteras en la región tienen un control más firme y están más cerradas de lo que han estado en más de una década. […]

La respuesta de los países balcánicos a lo largo de la ruta de tránsito ha reflejado las señales contradictorias que vienen de Alemania y otros importantes estados de la Unión Europea, que han oscilado entre la bienvenida y el rechazo.

Las respuestas divergentes de estos gobiernos han puesto presión a las relaciones bilaterales, en particular entre Hungría y sus dos vecinos del sur, pero también entre Serbia y Croacia y Eslovenia.

Fredrik Wesslau, otro experto en política exterior europea y director del Programa Europa Conjunta para el Consejo Europeo sobre Relaciones Exteriores, llamó la atención a estos asuntos en un artículo publicado apenas dos días antes de los comentarios contradictorios de funcionarios serbios y croatas. Wesslau escribió:

Between 2,500 and 3,000 refugees are estimated to be entering Macedonia and Serbia every day. As the total number of refugees in the Balkans increases, more countries are fortifying their borders. There is a domino effect at play of borders being closed and fences being erected. This is causing further tensions among the states in the region and leading to nasty quarrels among EU member states.

Se estima que entre 2,500 y 3,000 refugiados entran a Macedonia y Serbia todos los días. A medida que aumenta el número total de refugiados en los Balcanes, más países están fortificando sus fronteras. Hay un efecto dominó que está en juego con el cierre de las fronteras y la construcción de cercas. Esto está causando mayores tensiones entre los estados de la región y llevando a desagradables enfrentamientos entre los estados miembros de la Unión Europea.

El periodista independiente Jorgen Samso, que vivió un tiempo en los Balcanes justo antes del estallido de la actual crisis de refugiados, acuñó un término que bien podría captar lo que están experimentando los refugiados que atraviesan la “ruta balcánica”: el “Mix de la Frontera de los Balcanes”. Este último baile de moda, por así decirlo, se mueve de frontera en frontera, sin vuelta atrás. Samso describe para Politico la confusión agregada que los ya desesperados refugiados enfrentan ahora:

The confusion has trickled down to the refugees making their way north to destinations like Germany. Even with smartphones with access to news, social media groups and online maps the refugees were unable to keep up.

La confusión se ha filtrado a los refugiados rumbo al norte a destinos como Alemania. Ni con smartphones con acceso a noticias, grupos de medios sociales y mapas en línea, los refugiados podían estar al tanto.

Los desacuerdos entre los líderes de la Unión Europea están haciéndose más notorios día con día. Como anota Fredrik Wesslau, las cosas se van a poner mucho peor antes de que puedan mejorar, y los países afectados por la enorme afluencia de refugiados en Europa, ya sean miembros de la Unión Europea o no, están buscando que la Unión Europea dé soluciones. En este punto, las recientes decisiones de los líderes de la Unión Europea más parecen reavivar antiguas animosidades que resolver la crisis actual.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.