¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Shayloo-Jayloo: Una película salida directo del corazón de la vida kirguisa

IMG-20150701-WA0112

Foto de la filmación de Shayloo-Jayloo. Usada con permiso.

Un grupo de ciudadanos de Kirguistán, el único país en Asia Central en donde el proceso democrático todavía tiene un hogar, crearon su propia película acerca de la mezcla entre la vida de aldea y política.

Ahora quieren obtener financiación colectiva para poder tener proyecciones hasta en los rincones más recónditos de este país predominantemente rural.

La película, cuyo título Shayloo-Jayloo hace referencia a dos nociones centrales de la experiencia kirguisa, “elecciones” y “pastizales de la montaña”, se estrenaba el 24 de setiembre en dos de las ciudades más grandes del país, Bishkek y Osh.

Las elecciones del parlamento tendrán lugar una semana después, el 4 de octubre, por lo que la fecha del lanzamiento de la película no es casual. Shayloo-Jayloo es una película completamente autofinanciada y tiene un mensaje: emite tu voto y haz que sea el adecuado.

Así que los productores del filme quieren asegurarse de que el mensaje sea escuchado en el mismo lugar en el que se desarrolla la historia, en un pueblo típico kirguiso, así que para lograrlo iniciaron una campaña de financiación colectiva en Indiegogo, cuya mayor parte se destinaría a cubrir gastos de transporte y costos de proyección en locaciones rurales.

Trama

La comedia-sátira se desarrolla en un pueblo kirguiso ficticio. Su trama, según los realizadores, es la siguiente:

The main character of the film returns to his former village after 20 years of living abroad. He and his family left the country at the dawn of perestroika [economic restructuring during the Gorbachev period of the Soviet Union]. After the death of his parents, he wants to say his final goodbye to Kyrgyzstan by selling his parents’ house. In the first few minutes, the young man learns that everything has changed: for one, his village has been renamed, so taxi drivers do not know the old name of his village and cannot understand where our hero wants to go.

After arriving in the village, he learns that his house is inhabited by another family and he must go through a huge amount of bureaucratic pain to restore his right to his property. At the same time he also meets his old friends, who stayed in the village after their graduation from high school. He finds that the carefree youth he enjoyed with them as a child is in sharp contrast to the struggles the village now faces. Nonetheless, the young man falls in love with his village and its people again, and decides to take part in the forthcoming election to the aiyl kenesh (village council) in order to contribute to the struggle for a just society in this small settlement.

A new political party is thus born and the hero begins to wage battle with the powerful aiyl okmotu (village administration), whose chairman creates barriers for him by intimidating, manipulating and trying to bribe his candidates.

But the new party begins to gather unexpected popularity and candidates suddenly find themselves having to prove their “professional competence” to the villagers. Amid a chain of comic and and more serious events, our heroes manage to win the trust of the electorate and become a symbol of the struggle for democracy in a small village. And, of course, the protagonist is persuaded to stay in his village due to a certain love interest…

El personaje principal del filme regresa a su pueblo natal después de haber vivido 20 años fuera. Él y su familia abandonaron el país ante la llegada de la perestroika (la reestructuración económica durante el gobierno de Gorbachov en la Unión Soviética). Después de la muerte de sus padres, él quiere dar el último adiós a Kirguistán vendiendo la casa paterna. En los primeros minutos, el hombre se da cuenta de que todo ha cambiado; en primer lugar, el nombre del pueblo cambió así que los taxistas no conocen el nombre antiguo de su pueblo por lo que no saben a dónde quiere ir nuestro héroe.

Cuando llega al pueblo, se entera de que otra familia está habitando su casa, por lo que pasa por papeleos burocráticos para poder recuperar su propiedad. Al mismo tiempo, se encuentra con sus viejos amigos, quienes se quedaron ahí después de graduarse de la preparatoria. Se encuentra con el contraste de la juventud sin preocupaciones que vivieron y los problemas que el pueblo está enfrentando ahora. Así que, el joven se vuelve a enamorar de su pueblo y de su gente, por lo que decide tomar parte en las siguientes elecciones para aiyl kenesh (consejo de la aldea) para poder luchar por una sociedad justa en este pequeño asentamiento.

Así nace un nuevo partido político y el héroe comienza una batalla con el poderoso aiyl okmotu (la administración del pueblo) cuyo presidente crea barreras intimidando, manipulando e intentando sobornar a sus candidatos.

Pero de pronto el partido obtiene popularidad y los candidatos se encuentran con que tienen que probar sus “competencias profesionales” a los pobladores, así que entre eventos cómicos y serios, nuestros héroes tienen que ganar la confianza del electorado y convertirse en el símbolo de la lucha por la democracia en un pequeño pueblo y por supuesto que el protagonista es persuadido a quedarse en el pueblo debido a un interés romántico.

El avance de la película se puede ver a continuación:

Objetivos de recaudación de fondos

El casting para Shayloo-Jayloo empezó en abril y el rodaje en mayo. La filmación en las locaciones rurales duró diez semanas y luego fue la posproducción.

El grupo había recolectado 705 dólares estadounidenses, lo que es suficiente para cubrir una proyección en una locación rural. Solamente las ciudades de Osh y Bishkek cuentan con salas de cine tradicionales, así que las proyecciones se ofrecerán en “casas de cultura” regionales de distintas capacidades.

DSC_0063

Foto de la filmación de Shayloo-Jayloo. Usada con permiso.

El ambicioso objetivo de  recolección de fondos es de 20 mil dólares estadounidenses y mientras que las proyecciones son prioritarias, el grupo ha identificado otras áreas potenciales con gastos de mejoras de posproducción.

  • $500 = Una proyección en una región remota.
  • $300 = Un mes de publicidad en un camión en la ciudad de Bishkek. El grupo aspira a publicitarse en 10.
  • $500 = Una autorización más 50 centavos de dólar por cada afiche publicitario.
  • $2000 = Anuncios en la radio en 11 estaciones que cubren la ciudad.
  • $2000 = Organización de un avance de prensa.
  • $2000 = Corrección de corte y coloreado.
  • $3000 = Grabación de la música.
  • $2000 = Edición de sonido.
IMG_20150825_153122

Foto de la filmación de Shayloo-Jayloo. Usada con permiso.

Pero, ¿es en verdad Kirguistán una democracia? 

Sí y no. Para los desinformados, Kirguistán es solo otro país autoritario con el sufijo -stan, la cual es una percepción que ha ofendido, con razón, a ciudadanos y líderes.

A diferencia de Kazajistán, Tayikistán y Uzbekistán, cuyos líderes han estado frente al poder por un total de más de 70 años combinados, el cuarto presidente de Kirguistán desde la independencia de 1991 se comprometió a gobernar por un periodo de seis años, plazo que terminará en 2017. A diferencia del presidente de Turmekistán, el presidente de Kirguistán no se ha erigido una estatua de oro en su honor.

IMG-20150717-WA0017

Foto de la filmación de Shayloo-Jayloo. Usada con permiso.

Pero mientras que el país se jacta de tener el único parlamento independiente, así como los medios de comunicación más libres de la región, tiene muchos otros problemas. El poder judicial tiene la presión del ejecutivo, la corrupción está diseminada y las instituciones estatales no responden al ciudadano.

La sociedad civil, aunque vibrante, está pasando por un momento difícil mientras que el parlamento discute leyes que podrían etiquetar a organizaciones extranjeras como “agentes extranjeros” como lo hace el socio estratégico Rusia. Las minorías étnicas y sexuales se han quejado de tratamiento injusto.

Es por esta razón que parece importante apoyar iniciativas locales, como Shayloo-Jayloo, que hace que los ciudadanos recuerden de lo que realmente se trata la democracia: la gente y el poder que tiene para crear un sistema que satisfaga todas sus necesidades.

IMG-20150703-WA0001

Foto de la filmación de Shayloo-Jayloo. Usada con permiso.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.